El aire, lo más afectado por la central

El mes pasado llegaron las turbinas al predio del Parque Industrial

La estación térmica que se construye en el Parque Industrial generará ruidos, gases y agua residual. No obstante, no está prevista la acumulación de desechos peligrosos

El mes pasado llegaron las turbinas al predio del Parque Industrial

La central térmica que se está construyendo en el Parque Industrial de Villa María tendrá un impacto negativo en el aire, más que en otra superficie del entorno.

Así lo detalla el estudio de impacto ambiental presentado por la empresa UENSA Energy -responsable de la planta- ante la Secretaría de Ambiente de la Provincia. A la investigación la realizó la firma Ingeniería Ambiental y Laboral SA, por encargo de UENSA.

En la introducción del capítulo seis, el escrito aclara que las afectaciones que produce una central de este tipo “dependen de la tecnología y el combustible que esta emplee”. “Sin embargo -agrega el estudio- se podría afirmar que el mayor impacto ambiental viene dado por la emisión de gases y materiales particulados a la atmósfera producidos por el proceso de combustión y la generación de ruido, seguido por el manejo de residuos sólidos peligrosos, tales como aceites, refrigerantes y combustibles entre otros y los impactos sobre el agua en cuanto a demanda y a la emisión de efluentes”.

Si bien la planta generadora de electricidad aún no está en funcionamiento, ya que se encuentra en la etapa de construcción, las posibilidades de contaminación que se prevém para este tipo de establecimientos tiene que ver con antecedentes similares.

En los párrafos siguientes, el escrito reconoce que “el impacto ambiental potencial más relevante que pueden causar los procesos de generación eléctrica con base en turbogeneradores esta dado por el deterioro de la calidad del aire”.

Seguidamente, aclara que la magnitud de ese posible daño del entorno natural puede tener magnitudes variables, dependiendo de “las condiciones de fondo del área donde se emplaza el proyecto, el combustible utilizado en el proceso, la tecnología de generación empleada, la emisión de contaminantes, los sistemas de control, eficiencia y prácticas operativas y las condiciones climáticas y topográficas del área.

La combustión y la generación de gases son las actividades que más afectan el ambiente en este tipo de centrales.

Otro elemento con fuerte presencia de afectación son las aguas residuales, “propias de los procesos de enfriamiento y de lavado de equipos dados para el funcionamiento de la turbina de gas”.

“El suelo y sobre todo las aguas subterráneas en las inmediaciones pueden llegar a sufrir algún tipo de alteración, mayormente por la fuga de sustancias contaminantes provenientes, ante todo, de fugas de aceite y líquidos oleosos, almacenamiento inadecuado de aceites y combustibles y/o almacenamiento inadecuado de residuos peligrosos”, indica el informe presentado por UENSA ante Ambiente de la Provincia.

Asimismo, se deja claro que no está previsto el manejo de cantidades apreciables de residuos peligrosos. Entre los problemas sanitarios se menciona la respiración de gases de combustión, ruidos y vibraciones que pueden afectar al ser humano. “De un correcto manejo ambiental dependerá la minimización de los impactos, lo que se verificará en forma sistemática”, anuncia el estudio de impacto ambiental.

Además, se generarán campos magnéticos que permitirán establecer zonas de mayor incidencia de los daños.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus