“El ajuste que se hace con los jubilados indigna, se meten con el sector más débil”

Nació en Villa María, el 10 de junio de 1961. Es trabajador de Epec. Casado, tres hijos. Comenzó a militar en el PJ a fines de 1982. Fue presidente de la Juventud Peronista Departamental e integrante del congreso provincial de la JP. Cuando Carlos Menem decide el indulto, se aleja de la estructura partidaria y se dedica de lleno a la actividad gremial en el Sindicato de Luz y Fuerza.

Hasta 2006 ocupó cargos en la comisión directiva de dicho gremio.

Acompañó a Luis Juez en su espacio del Frente Cívico y llegó a una banca a nivel provincial, mandato que culminó en 2011.

Hoy mira la política desde afuera.

Escribe Nancy Musa

Es un cuadro político, de esos que en el transcurso del tiempo se fueron opacando bajo las luminarias del marketing y la pos verdad. El sigue su camino con su bagaje de convicciones, con los valores que aprendió de su viejo, con la formación doctrinaria, sin esperar cargos ni premios por el trabajo realizado en la arena política. Es un guerrero, lo demostró la noche del 14 de abril de 2008 cuando fue atacado a balazos en su domicilio y dio su gran batalla para sobrevivir.

El “Caño” Roganti es un peronista de cuna, no apegado a las estructuras, tiene una mirada amplia sobre la realidad, analiza cada información y expresa su pensamiento en forma espontánea.

Hoy, es un trabajador que lucha para llegar a fin de mes, que se enriquece con la lectura sobre temas políticos, que espera que el autor intelectual del atentado a su persona rinda cuentas ante la justicia y que sueña con ver feliz a su familia.

 

Usted que viene de la actividad gremial ¿qué análisis hace sobre el proyecto de reforma laboral impulsado por el gobierno nacional?

Esto tiene que ver con el modelo que lleva adelante el actual gobierno, que tiene un gran contrato electoral con la sociedad que quedó demostrado en las últimas elecciones. Lo que sucede es que hubo mucha mentira de parte del gobierno para llegar al consenso en las urnas.

Estas cuestiones, no solamente que no fueron planteadas sino que fueron negadas previamente a las elecciones. Y son imposiciones de los organismos internacionales de crédito por el retorno de Argentina a estos organismos, entre ellos el Fondo Monetario Internacional.

Ese tipo de ajuste ya fue llevando adelante en otra época del país, en los años 90, y lejos de lograrse los objetivos, terminamos en una gran crisis que desembocó en 2001.

Con los años que uno tiene, debe decir que este es un proceso muy similar a la década del 90 y puede terminar de igual manera, con los mismos resultados.

La precarización laboral está demostrado que nunca ha generado empleo, todo lo contrario, ha agudizado la crisis.

 

¿Y con respecto a la reforma previsional?

El ajuste que se lleva a cabo a los jubilados indigna, porque se meten con el sector de la sociedad más débil, al que habría que proteger más. Y con el agravante que no es sólo el gobierno nacional sino que tiene el aval de casi todos los gobernadores, excepto el de San Luis Rodríguez Saá.

La CGT nacional parece mirar para otro lado con el ajuste previsional, no lo está planteando con el rechazo que requiere el tema, ellos deberían estar de cabeza con el reclamo y hacen todo lo contrario, con las omisiones que tienen parecen estar acompañando este ajuste.

 

De acuerdo a su visión ¿qué le pasa al gremialismo argentino?

El gremialismo argentino tiene un problema estructural que está relacionado con un modelo sindical que permite que los dirigentes se perpetúen en los cargos. No quiero generalizar, hablo de los dirigentes nacionales, donde hay honrosas excepciones.

Pero hay un gran sector de la dirigencia que se perpetúan en los cargos y tienen un alto grado de impunidad para realizar ciertas acciones que nos llevan a tener dirigentes totalmente enriquecidos y trabajadores empobrecidos.

Este es el problema.

 

¿Están condicionados?

Sí, los dirigente sindicales están muy condicionados porque está funcionando una justicia, que desde mi punto de vista está muy alineada con el gobierno nacional, y los dirigentes que tienen la cola sucia están en una situación en que ver correr riesgo su impunidad.

Es la teoría que se manejan del dedo y el gatillo, es decir el gobierno a través de la Justicia tiene la posibilidad de generar causas que coloque en una situación comprometida a estos dirigentes.

Y eso pesa en la mesa de negociaciones, esa es la explicación que yo le encuentro a ciertas actitudes con relación con el ajuste a los jubilados o a la reforma laboral.

 

¿Después de tantos años de lucha, se puede perder así de golpe derechos conseguidos o generará alguna reacción social?

Creo que son procesos, los derechos de los trabajadores hay sectores que van a seguir luchando pero son procesos que no pasan sólo en el sindicalismo sino también en la sociedad con la situación política.

Hoy, la sociedad está acompañando un proceso en donde le dicen que hay que estar peor para mañana estar mejor. Y la sociedad parece tenerlo como una cuestión positiva, yo no creo que sea así, para nada.

Pero el mensaje de los medios de comunicación que hoy, en su mayoría, son oficialistas es ese. Y vuelvo a decir que esto no dio resultado, pienso que estamos peor y con la perspectiva de estar mucho peor.

 

¿Las denuncias de corrupción pueden haber sido un disparador para que la sociedad acepte el mensaje del ajuste?

En todas las actuaciones que tuve, tanto en el gremio como en la política, he sido muy claro con lo que pienso de la corrupción y lo que debe realizar la Justicia.

Si hay un hecho de corrupción producido por un funcionario público y debe ser juzgado y eventualmente condenado como corresponde.

Ahora, cómo funciona la Justicia encargada de esclarecer y juzgar los hechos de corrupción es bastante cuestionable.

 

¿Por qué lo dice?

Porque toda la jurisdicción de los hechos de corrupción que hoy se están ventilando están en el plano federal, en Comodoro Py. Los doce jueces federales, que antes eran seis y fueron ampliados a seis más en la época de Menem. En esa ampliación está Claudio Bonadío que pasó de la Casa Rosada directamente a Comodoro Py sin escala. El era secretario Legal y Técnico de Carlos Corach, uno de los jueces de la servilleta de Corach.

Esta justicia federal es pro cíclica a los funcionarios de turno, a los que están en el poder no los investiga, los sobresee rápidamente como está pasando ahora y a los que se alejaron del poder tienen la posibilidad de pasarlos por encima que es lo que estamos viendo ahora.

Hoy están deteniendo a ex funcionaros, pidiendo la detención y desafuero de Cristina y me parece que tiene que ver con esta cuestión pro cíclica.

En algunos casos, hay jueces que se auto protegen con esta medida. El caso de De Vido que me parece bárbaro que se investigue, se juzgue o se condene, pero la medida de prisión preventiva dictada por el juez Lijo tiene que ver con su situación porque su hermano Fredy Lijo es un operador conocido por la Justicia y es un juez que ha mejorado ostensiblemente su situación económica.

 

¿Es una situación aprovechada por el gobierno?

Esto indudablemente le sirve al gobierno actual , es posible a partir de los flancos que ha dejado el kirchnerismo, que son muy evidentes, pero en todos los casos tiene que darse un debido proceso y con las garantías que tiene cualquier ciudadano.

Pero está siendo muy utilizado por el gobierno nacional, está demostrada la vinculación que tiene con los jueces federales, es conocido y denunciado por propios integrantes de Cambiemos, la relación de Angelici como operador de la Justicia.

Lo ha dicho Elisa Carrió.

Hay cosas que llaman la atención y esto hay que aclararlo porque el que dice esto pasa a ser tildado de kirchnerista y que defiende la impunidad.

En mi caso nunca fui kirchnerista, soy peronista de toda la vida incluso estando fuera del PJ, pero debo decir que este gobierno tiene que demostrar resultados de gestión, ya van dos años, y no estar permanentemente generando cortinas de humo para poner la cabeza de la sociedad en cuestiones que tienen que ocupar cierto lugar nada más.

Porque mientras están sucediendo estas razias de detenciones de funcionarios, se está saqueando salvajemente a los jubilados, se está avanzando en la reforma laboral, la inflación no se para, hay una bicicleta financiera enorme donde se están fugando infinidad de dólares del país, no veo que funcione la economía como corresponde y se viene también un ajuste en el sector público, aquí lo vivimos en la Fábrica de Pólvoras, donde están en riesgo más de cincuenta familias, esto sucede mientras se plantan estas cortinas de humo.

No hay casualidades, como no las había cuando antes se sobreseían a los funcionarios del gobierno anterior por los mismos jueces que hoy están ordenando la detención.

La Justicia Federal de Comodoro Py está funcionando siempre tarde con el gobierno de turno.

Durante su mandato no los investigan, le dictan sobreseimiento y cuando se alejan del poder actúan en sintonía con el nuevo gobierno. Es lo que estamos viendo.

 

Un sector de la sociedad dice que estamos lejos de tener una República ¿usted qué piensa?

No, el Estado de derecho existe, por los menos en el aspecto formal, ahora de acuerdo a las medidas del gobierno la República se ve fortalecida o debilitada.

Hoy, en algunos aspectos veo que está debilitada pero no se puede decir que Macri es la dictadura, eso es un error de quienes lo sostienen.

Macri es un presidente que ha sido elegido por la gente y la gente finalmente evaluará su gestión. Creo que fundamentalmente lo evaluarán en el plano económico, el algún momento se dará cuenta hasta qué punto se les mintió.

Y va a evaluar otras conductas que hoy están también con un gran acuerdo social. La política de seguridad del gobierno nacional en cuanto a ciertos sectores es muy jodida, y ya se ha llevado dos muertos. Santiago Maldonado que muere ahogado en el marco de una represión de Gendarmería y Nahuel que es baleado por la espalda y nos encontramos con barbaridades como las de Gabriela Michetti que dice que “la duda está a favor de las fuerzas de seguridad y no tienen nada que probar”

Es una barbaridad, entre otras que dice Michetti. Y la ministra de Seguridad dijo que Gendarmería no tiene nada que probar. O sea, se les está dando un fuerte aval a las fuerzas de seguridad para que repriman y este proceso también lo hemos conocido y terminó muy mal.

 

Existen personas que dicen que se sorprendieron con Macri ¿a usted lo sorprendió?

No, no me sorprendió en cuanto a las decisiones que iba a tomar en materia económica, política y social. Eso no me sorprende porque Macri es un fiel exponente de la centro derecha y de los grupos más concentrados de poder de la Argentina.

Lo que sí debo decir que me sorprende que se ha manejado políticamente con cierta habilidad, ha encolumnado a los gobernadores, los ha disciplinado, excepto a Rodríguez Saá.

No quiero decir que sea un estadista, sí que es el resultado de un proceso inteligentemente armado por el poder real de Argentina que son los grandes medios de difusión y los grupos económicos concentrados que se han manejado inteligentemente para tomar el poder formal y llevar un plan económico como el que están llevando.

Un plan donde estos grupos concentrados están juntando mucha plata, se está endeudando el país a cien años y lo vamos a pagar todos.

 

En este panorama que usted pinta, ¿qué responsabilidad le cabe al peronismo?

Al peronismo le cabe construir una oposición que sea una alternativa a este gobierno y que la sociedad la visualice como tal. Creo que en general , todos los dirigentes están trabajando en sentido contrario.

El peronismo está muy disgregado y así como está se encamina a una nueva derrota en 2019.

No hace falta sólo que la gente evalúe la gestión de este gobierno, hace falta que encuentre una alternativa a esto. Y esa es la responsabilidad que tiene el peronismo. Ofrecer una alternativa democrática y superadora. Ya ha pasado en otras circunstancias.

 

¿Es necesaria una renovación?

La renovación tiene que ser permanente en las fuerzas políticas pero desde mi punto de vista no es lo fundamental porque veo la dirigencia intermedia, en el caso del PJ de Córdoba, que se encamina a tener las mismas mañas que la actual dirigencia o peor.

Lo que hace falta es que pueda unificarse y crear un liderazgo claro a nivel nacional para construir una alternativa al actual gobierno.

 

¿Vislumbra en este momento una figura con la capacidad de liderazgo para unificar el PJ?

No, no veo ninguna figura con suficiente poder para aglutinarlos a todos. Me parece que la dirigente más importante a nivel nacional es Cristina Fernández de Kirchner por los votos que sacó en la provincia de Buenos Aires pero eso no le alcanza para poder sentar, fundamentalmente, a los gobernadores que están en una alternativa distinta.

Hoy veo una fragmentación del peronismo que va a tener una continuidad por un tiempo.

 

¿Usted viene de una familia peronista?

Sí, mi viejo Antonio fue un gran militante del PJ, tuvo que ver con algunas acciones de la resistencia después del 55, y el peronismo me lo inculcó mi viejo. No el pejotismo, el peronismo con su planteo doctrinario.

Uno empezó a conocer la historia del peronismo y empieza a leer, a interesarse. Yo en el año 82 cuando ya se levantaba la veda de la vida política, impuesta por la dictadura, comencé a acompañar a mi viejo a las reuniones, a las actividades que se hacían, ya en el 83 tuve una participación plena.

Integré la Juventud Peronista, fue la mejor etapa hasta lo de Menem que fue tan mentiroso como Macri. Menem hizo todo lo contrario y con el indulto de Menem renuncié al cargo de la Juventud Peronista y me dediqué a militar en el gremio y cuando Luis Juez gana la Intendencia de Córdoba milité para el Frente Cívico hasta que Juez arma esta alianza con Cambiemos y obviamente desde ese momento no estoy más en ese espacio.

 

¿En su infancia era travieso?

No, fui un chico normal. Me gustaba jugar con los amigos, empecé a trabajar desde muy chico porque mis viejos además de inculcarnos el peronismo nos inculcó la cultura del trabajo.

Empecé a trabajar en la quinta con mi nono, era quintero, después siempre haciendo changas, en distintos lugares.

Trabajé en la bodega Daleci, en un cortadero de ladrillos, desde niño laburé.

 

¿En esa etapa de su vida soñaba con ser gremialista o político?

No, yo quería ser abogado y no pude. No logré ingresar por el tema del cupo, ahí terminó mi expectativa de ser abogado (risas), además era difícil ir a Córdoba a estudiar.

La vocación por la política viene de acompañar a mi viejo, traté siempre de prepararme, de leer mucho.

 

¿Tiene algún recuerdo del momento en que Perón volvió al país?

Me acuerdo por los diarios de la época y por lo que se veía en la tele. Lo que más recuerdo de esa época es cuando fallece el General Perón el 1 de julio de 1974 y mi viejo con algunos compañeros armaron el viaje para ir al velorio. Tengo esos recuerdos.

 

¿De los años de la Dictadura le quedaron imágenes?

Yo entendí lo que era la dictadura también por mi viejo. Si no había alguien que te explicaba era difícil comprenderla. Porque los diarios que hasta hace poco le reclamaban más democracia y más republicanismo al gobierno anterior, eran los que ocultaban a la sociedad lo que estaba pasando en el país en la dictadura. Fundamentalmente Clarín y La Nación.

Pero mi viejo me hacía ver con una mirada distinta esas noticias, a tal punto que cuando se declara la guerra de Malvinas y pedían voluntarios yo tenía bien claro que no debía ir como voluntario.

Tenía claro que el 30 de marzo, dos días antes que se recuperaran transitoriamente las Islas, nos habían cagado palo a los trabajadores en Plaza de Mayo. El mismo gobierno.

Pero esa mirada fue gracias a escucharlo a mi viejo.

 

¿A Luis Juez dónde lo conoció?

A Luis lo conocí en la militancia de la Juventud Peronista. Somos de la misma generación, compartimos el congreso provincial de juventud y allí lo conocí, nos hicimos amigos y hoy más que un amigo, es un hermano del alma. Es una persona que quiero muchísimo, que tiene valores muy importantes y que ojalá algún día lo pueda llevar a la práctica.

 

¿Piensa que fue un error de Juez hacer la alianza con Cambiemos?

(Pausa). Es muy difícil romper con el bipartidismo, Luis estuvo a punto de concretarlo en 2007 cuando le roban la elección. A partir de allí se hace muy cuesta arriba y después ha cometido errores no forzados. Errores que se pueden llegar a dar tomando opciones para darle continuidad al proyecto y que no resultaron buenas.

Una fue Giacomino intendente, la última fue cuando después de asumir el costo de incorporarse a una alianza, bajarse de la candidatura a senador para ir a salir a cuarto en la ciudad de Córdoba. Luis Juez puede cometer errores de este tipo, en cuanto a posicionamiento, pero yo no le conozco errores en otro sentido, al contrario le conozco virtudes en materia de capacidad, honestidad, transparencia.

 

¿Piensa que Juez todavía puede tener expectativas de ser candidato a gobernador?

Por supuesto, Elisa Carrió venía de una elección con el 2% y terminó sacando el 51% en Buenos Aires. La política hoy es muy dinámica y hay que ver que es lo que pasa en los próximos tiempos.

Juez es una persona joven, con muchas condiciones, trabaja mucho y espero que tenga una oportunidad.

 

Usted que se formó en la militancia política, gremial, ¿en la actualidad sigue habiendo cuadros políticos o todo pasa por una cuestión de marketing o negocio?

Es preocupante el tema de la formación de los dirigentes políticos. Preocupa por momentos escucharlos.   Escuchar hoy hablar a Gabriela Michetti, no lográs entender cómo llegó a ocupar el cargo que ocupa. Varias definiciones de ella hablan de una falta de formación.

Hoy por hoy, el arquetipo de un dirigente político parece ser un ex deportista famoso, un ex árbitro famoso, algún artista o algún empresario exitoso.

Cuando se toman esos arquetipos, obviamente la expectativa del que quiere hacer política no pasa por una verdadera formación sino por ser exitoso en otras áreas o casarse con una actriz famosa.

Y además se ha instalado que hay que tener plata para poder hacer política, entonces la formación pasa a un segundo plano. Pero, de cualquier forma, sigue habiendo cuadros políticos.

 

¿Lo que pasa en el país en este momento está en sintonía con lo que sucede en el mundo?

No, acá nosotros abrimos la economía para poder integrarnos al mundo, supuestamente, y que vengan las inversiones y Estados Unidos cierra la economía.

Macri viaja a Estados Unidos y no puede vender limones y ellos nos venden un cerdo que es bastante complicado para el consumo interno y le ponen un arancel al biodiesel y nos dejan de comprar.

Entonces me parece que no tiene mucho que ver lo que hacemos con lo que hacen otros países.

Argentina hoy está cumpliendo pautas fijadas por los organismos internacionales de créditos. Ha acudido a un endeudamiento escandaloso sin cumplir objetivos, porque el déficit no lo ha bajado, la inflación no la ha parado, las inversiones no han venido, se endeuda y una gran parte del dinero se fuga del país.

Hoy Argentina es uno de los paraísos de inversión financiera en el mundo con las tasas que está pagando las Lebacs y el Banco Central. Y eso no lo hacen otros países.

 

¿En qué estado está la causa relacionada con el atentado que sufrió en abril de 2008?

Ya lleva prácticamente diez años y en cuanto a la investigación de la autoría intelectual está en el mejor momento. Y está en el mejor momento porque hay un fiscal que trabaja. Hubo dos fiscales anteriormente que, desde mi punto de vista, no trabajaron con el empeño que requería esta causa y no tuvieron la predisposición para abordar las pruebas que existían y existen.

Hoy está el fiscal Bossio que me consta que trabaja en forma continua y permanente y está tomando medidas muy concretas que tienen que ver con ratificación de testimonios y poder evaluar las pruebas testimoniales y documentales que existen.

Tengo expectativas que el doctor Bossio cuando esté en condiciones de hacerlo va a tomar una resolución y espero que sea en el sentido que nosotros hemos encarado desde hace tiempo.

Con mi familia tenemos expectativas depositadas en esta nueva etapa que se abrió.

 

¿A casi diez años de haber sido baleado, de qué manera analiza ese momento que tal vez fue uno de los más duros que le tocó vivir?

Hay hechos en la vida que son muy difíciles de superar. Este es uno, indudablemente. No hay un solo día que no piense en este tema. El trauma que se vive es muy difícil de superar, yo estoy en permanente recuperación sobre eso.

Porque el estrés pos trauma es una situación con la que tenés que convivir, te vas habituando pero es así (pausa).

No es fácil de superar y no se supera totalmente nunca. Lo que tengo pendiente para poder superarlo es que realmente se haga justicia, que los tipos que mandaron a hacer el atentado tenga que rendir cuentas, con todas las garantías, con el debido proceso pero que tengan que dar explicaciones.

 

¿Tuvo contactos en los últimos años con el supuesto o supuestos autores intelectuales del atentado?

No.

 

¿Se sintió acompañado en ese trance que le tocó enfrentar?

Sí, primero por mi familia, por los amigos, por los compañeros, por el periodismo local con algunas excepciones, por el gobierno que en ese momento estaba Eduardo Accastello. Sí, muy acompañado.

 

¿Pensó en volver a la actividad política a full?

Para eso tendría que haber algún camino por recorrer, alguna propuesta de un espacio donde yo pueda trabajar. Funciono con objetivos claros, cuando siento que hay una posición política que comparto. Si no siento eso, no puedo hacer política, no se me ocurre hacer política para lograr un cargo. Tengo que estar convencido y a partir de eso comprometerme y trabajo desinteresadamente como siempre lo hice.

 

Usted nunca persiguió un cargo pero tuvo la posibilidad de ser legislador

Eso fue un complemento en una circunstancia que se dio y en buena hora. Pero nunca fue mi objetivo principal, si me interesaran los cargos hubiera seguido militando pero prefiero no dejar de lado las convicciones y postergar el tema de los cargos (risas).

 

¿Le dolió alejarse del gremio?

No, yo me fui del gremio haciendo lo que correspondía hacer, de acuerdo a los valores que me enseñaron mi viejo y otros dirigentes del gremio como Aldo Serrano, Luis Gigante, Rodolfo Marino.

Con estos dirigentes he tenido discusiones pero pudimos convivir, con lo que yo no puedo convivir es con la corrupción.

Y cuando me di cuenta que el gremio había cambiado su cultura y había dirigentes que querían enriquecerse personalmente, los denuncié y lo demostré dentro del gremio, como corresponde, y a partir de allí renuncié.

El sindicalismo argentino funciona de esta manera, el que hace oposición lo combaten con todas las herramientas que tienen. Yo después de haber renunciado, fui expulsado del gremio, hice un juicio y lo gané.

Hoy, en día tengo los derechos a partir de un fallo judicial. Pero tengo la conciencia tranquila y en la misma circunstancia haría lo que hice, de manera que no me sentí mal por irme, me sentí muy bien por hacer lo que correspondía.

 

En esos instantes que todos tenemos y se nos ocurre hacer un balance de la vida ¿cuáles considera que han sido sus grandes satisfacciones?

Mi familia, mis hijos grandes, haber criado bien mis hijos, fundamentalmente mi mujer porque hubo épocas en que estaba poco en mi casa, es la mayor satisfacción de mi vida.

Y haciendo un balance lo que modificaría es haber estado más tiempo con mis hijos, porque ese tiempo no lo recuperás más.

 

Opiniones

 

Mauricio Macri

Un fiel exponente del poder real en la Argentina. Sus pensamientos, sus acciones, tienen que ver con ese poder constituido por los grupos concentrados y los grandes medios de comunicación.

Hay que reconocer que llegó a través de elecciones y que hoy tiene un gran contrato electoral con la gente.

 

Juan Schiaretti

Es un administrador eficiente con el cual podés estar de acuerdo en cómo ejecuta el presupuesto. Pero para mí es un administrador, no tiene dotes de líder político y hoy estoy muy crítico con Schiaretti porque está convalidando este ajuste a los jubilados.

 

Martín Gill

Todo el mundo dice que es un joven brillante (se ríe). Es gente valiosa del PJ, lo he votado, pero está en una disyuntiva y tiene que tomar decisiones que pueden no coincidir con algunos, por ejemplo el giro que dio dentro del posicionamiento del PJ: del kirchnerismo al schiarettismo.

Pero lo hizo inteligentemente, él tiene que salir aprobado de su gestión, a pesar que no comparto ese giro.

Pero tiene un gran futuro, no se puede decir otra cosa más que es un joven brillante.

 

Vamos a las últimas preguntas, ¿piensa que en la unidad del PJ debe ser incluido Sergio Massa?

Sí, por supuesto. A pesar que no coincido con Sergio Massa, la unidad es unidad. Tiene que incluir a todos los sectores, esa es la responsabilidad de los dirigentes del peronismo, no es suficiente con criticar o dar discursos en el Parlamento, para contener esto hace falta una alternativa superadora y eso se construye con la unidad del peronismo.

 

¿Cuál es su sueño?

Aspiro que mis hijos puedan consolidarse bien en la vida, que tengan trabajo y salud. Uno piensa en los hijos.

 

Emoticones

 

Me gusta

Jugar al ajedrez por Internet, soy apasionado del ajedrez

 

Me encanta

Los asados con los amigos en el bar Rita de Villa Nueva

 

Me divierte

Jugar al truco

 

Me entristece

Hoy por hoy, el saqueo a los jubilados

 

Me enoja

La mentira

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus