El arte de introducir grandes cambios en pequeños espacios

La primera decisión de diseño se centró en crear un efecto espacial a partir de un muro de espejos y la construcción de un cielorraso en forma de bóveda de cañón
Cuando se planteó la remodelación se pensó en una gran escenografía interior que reclamase la atención de los clientes desde el exterior

Escriben Arq. Marina Alves Carneiro (MP 1-10739)
y Arq. Flavio Díaz (MP 1-11003)
EFEEME Arquitectos

La tienda, ubicada en el centro urbano de Villa María, cuenta con poca superficie para intervenir el exterior del local. Se decidió entonces reclamar la atención sobre el interior, con una propuesta contemporánea y totalmente desvinculada de la fachada. El interior debía ser una gran escenografía que reclamase la atención desde la calle y atrajera a los consumidores hacia el interior.

En el fondo, la pared revestida de espejo oculta módulos para almacenaje de mercadería y dos vestidores

La premisa de diseño surge a partir de dos condicionantes principales: un salón a intervenir de 13 m2 y un presupuesto limitado.

La primera decisión de diseño se centró en crear un efecto espacial a partir de un muro de espejos y la construcción de un cielorraso en forma de bóveda de cañón. La simetría y la multiplicación de las perspectivas a través de estos elementos duplicaron la sensación espacial, generando mayor profundidad y continuidad interior-exterior.

Para la estética general se propuso un diseño económico, basado en una retícula tridimensional que actúa como segunda piel de las envolventes, generando un volumen permeable visualmente, el cual ordena el espacio y a la vez genera celdas para exponer los productos.

Este gran mueble multifuncional, construido con hierro liso, se basa en el uso de estructuras o “grids” de gradientes verticales y horizontales sobre los cuales se ubican módulos, estantes, travesaños o ganchos. Esto permite que, dependiendo de las necesidades o los productos a exhibir, se pueda configurar de distintas maneras y así lograr un local flexible.

En el acceso, un panel con la identidad gráfica de la marca y el mueble caja, ambos construidos con madera alistonada y geometría facetada, actúan como elemento singular, acompañando al cliente en su entrada y recorrido por la tienda.

La disposición de los muebles permite una exhibición flexible de los productos del local

Los materiales utilizados (hierro oxidado y fibrofácil pintado a mano) fueron escogidos por su bajo costo y porque posibilitan un rápido ensamblaje, desmontaje y transportación, ya que el plazo de obra fue de 10 días.

En el aspecto lumínico hemos trabajado con iluminación cálida y puntual (de haz abierto y cerrado), marcando con sutileza aquellos elementos arquitectónicos o productos que consideramos importantes. Las ranuras de la madera y el “grid” de la estructura de hierro actúan como tamiz de luz, generando un juego de texturas.

En el fondo, la pared revestida de espejo oculta módulos para almacenaje de mercadería y dos vestidores. Este sector de 3,80 metros cuadrados no fue intervenido, conservando la construcción y disposición original.

Con un enfoque interdisciplinario, los elementos interiores del diseño, incluyendo los patrones, la paleta de materiales y el esquema de colores, complementan y refuerzan la renovada identidad visual de la marca. El relanzamiento y reapertura de la tienda de ropa femenina Audaz (mujer y pequeñas) pretende impulsar el comercio local a través de un diseño cuidado y atractivo que aporte valor a la experiencia de compra y a su entorno.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus