El Diario del centro del país

El CAM, con visto bueno

La mayoría de los proteccionistas elogió los avances que hubo en el Centro de Adopción Municipal, más allá de que casi todos sostienen que lo importante es conseguir que sea un espacio transitorio

La semana pasada, el secretario de Gobierno de Villa María, Rafael Sachetto, presentó en sociedad los avances en obras que tiene el Centro de Adopción Municipal (CAM), donde se contiene a 234 perros, ahora con más aporte de profesionales.

Dos días después, el propio intendente Martín Gill encabezó un encuentro con vecinos en el lugar, tratando de acercar a la gente a un espacio donde los perros necesitan encontrar alguien que les provea un hogar definitivo.

En ese sentido, proteccionistas y gente que trabaja constantemente con los animales dieron, en su mayoría, un visto bueno a esta nueva propuesta, remarcando la preocupación que ha mejorado sobre el sector, aunque sin olvidar algunos cuestionamientos básicos.

A través de las redes sociales o en diálogo con este suple, muchos motivaron “a seguir así”, más allá de que hubo proteccionistas que remarcaron que la importancia pasa por la concientización del vecino, para que todos los perros tengan su hogar.

Ago Brión comentó: “La idea de un refugio o de un centro de zoonosis nunca es buena. A eso hay que tenerlo bien en claro siempre, lo principal es castrar y concientizar, que la gente adopte responsablemente, tenga sus mascotas identificadas y castradas y que no estén en la calle”.

“Los refugios nunca son buenos y menos si funcionan como depósitos de perros. Hay que promover siempre las adopciones para que no vivan toda su vida encerrados y sin un hogar”, añadió, para luego sostener que “eso solamente lo podemos lograr entre todos… Aportando un granito de arena a la causa”.

Ceci Bessone, quien también trabaja diariamente con los animales, indicó: “Nadie quiere refugios, yo no quiero, pero la realidad es otra; los que están en esto ya no saben adónde meter perros, están llenas las calles de perros que sí tienen dueño, aunque la mayoría no toma conciencia de la importancia de castrar”.

Yani Fernández coincidió en la necesidad de que los refugios se eliminen porque eso indica que los perros no estarán a la deriva, pero afirmó que “es bueno que las condiciones de vida de cualquier refugio sean buenas”.

“Debe ser un lugar transitorio donde entra un perro a recuperarse y luego va a una casa… lamentablemente eso aún no pasa. Algunos entran, están años y mueren ahí como en la protectora. Por eso es importante como primer medida para que no pase esto castrar, no abandonar y no comprar, sino adoptar”, apuntó.

Entre las opiniones críticas, Iván Billalba escribió: “Desde el punto de vista como política de marketing, la noticia es muy buena y sirve para dar señales de que se está trabajando. Como política real de beneficio hacia los animales es una porquería. Y no creo que haya malas intenciones, es el resultado de poner al frente gente que no sabe cómo se maneja una población canina ni las necesidades de los perros”.

Zulema Pinto, por su parte, pidió “ir a castrar más a los barrios”, mientras que Alejandra Montelirio expresó: “Aunque no nos guste, los refugios son necesarios hasta lograr la concientización. Es como con los orfanatos. Ningún niño debería ser abandonado, pero son necesarios para que tengan aunque sea un mínimo de contención”.

En tanto, Katy Maidana opinó: “Creo que todos coincidimos en que son nefastos los refugios, pero la realidad es que allí hay muchísimos animales que deben ser alimentados, curados y tratados como corresponde”.

Por último, Cari Perren propuso “un plan de adopción, con beneficios de impuestos y demás como ya hicieron en Córdoba”, mientras Lucía Del Carmen pidió “dar una oportunidad a que alguien trate de que por lo menos, los perros que tienen que estar ahí, estén mejor”.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Un animal para Navidad

Mercedes Dagna

Ayuda, galgo herido

Juan Pablo Morre

Se va el gato de Assange

Mercedes Dagna