El canal más visto

Por El Peregrino Impertinente

Además de cuentas offshore que pertenecen a gente de bien que de ninguna, pero de ninguna manera sería capaz de obrar deshonrosamente y generarle con ello el más mínimo daño a la Patria; Panamá es conocido por su célebre Canal, que lo diferencia de otros canales como Telefe o El Trece en que uno puede verlo más de cuatro minutos seguidos sin necesidad de rebanarse las partes nobles con una motosierra.

En rigor uno de los puntos del país caribeño más visitados por los viajeros (“Hojaldre que también tenemos playas ricas, sabrosonas, gustosas, apetitosas y chachalanosas”, salta el secretario de Turismo panameño, como si estuviera hablando de un guiso), la impresionante obra de ingeniería supuso un cambio radical en el tránsito marítimo mundial desde que se construyó, allá por el año 1914.

A partir de entonces, los barcos de todo el planeta que conectan puertos ubicados en las costas del océano Pacífico con aquellos emplazados en el litoral del Atlántico, y viceversa, evitan trayectos interminables y muy peligrosos por el extremo sur del continente. Eso incluye la posibilidad cierta de encontrarse con colosales monstruos marítimos ávidos de carne humana o con oficiales de la Armada chilena que te dicen “Weno, weon, tenei que mostrarme los papeles de esa weá, ¿cachai?”, lo que es mucho, pero mucho peor.

El canal, que pertenece a Panamá desde el año 1999 (antes era administrado por Estados Unidos), tiene 65 kilómetros de extensión, tramo que los barcos recorren en un lapso de entre 10 y 24 horas. Así, la tripulación cuenta con el tiempo suficiente para admirar una de las obras de la ingeniería más importantes de la historia, y decidir cuál de los trajes de los Village People van a lucir durante la fiesta de cumpleaños del capitán.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus