El Diario del centro del país

El costo financiero de comprar con tarjetas está por las nubes

ECONOMIA COTIDIANA

Aplazar los pagos del valor total de los resúmenes puede implicar hasta un 120% del costo financiero total

El uso de la tarjeta de crédito se ha convertido en un camino sin salida para muchas familias, quienes debido al alza inflacionaria y a la caída del poder adquisitivo tuvieron que recurrir al plástico para compras cotidianas, como pueden ser alimentos.

El problema es que estos consumos terminaron creando deudas tan grandes que, finalmente, se hace imposible saldar el total, y entonces es cuando el problema se convierte en aún mayor y tienden que apelar a la financiación para seguir operando.

La consecuencia: aplazar los pagos del valor total de los resúmenes puede implicar hasta un 120% del costo financiero total (CFT).

“El CFT está entre 105% y 120% si no se paga la tarjeta (al monto del cierre). Y los bancos están subiendo los montos del pago mínimo, que eran del 5% al 10%, hasta un 20% y 25%. Son costos imposibles, inviables”, aseguró Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market a Iprofesional.

En años anteriores, cuando el sueldo corría detrás del aumento de precios, el financiamiento del consumo en cuotas era una opción para llegar a fin de mes y prorratear el impacto de la inflación. Pero el ajuste en las tasas de interés dispuestas por el presidente del Banco Central (BCRA), Guido Sandleris, y el encarecimiento del crédito golpean de lleno en los hogares.

Antes, cuando se pagaba un electrodoméstico, se esperaba que el salario terminara ganando a las cuotas a futuro. Ahora con una compra a 12 cuotas, no se sabe si llegarán a pagarlas por la pérdida del poder adquisitivo prevista.

El alza en el costo financiero de las tarjetas afecta tanto a los bancos públicos como privados.

A contramano del alza en los costos crediticios, se comenzó a observar en las clases medias una tendencia a la utilización de los plásticos, pero para afrontar el consumo diario.

“Las tarjetas de crédito ofrecen muchas opciones de descuento con los supermercados. La gente está usando más la tarjeta de crédito en consumos de primera necesidad, como alimentos”, señaló. Sin embargo, esta estrategia doméstica está ejerciendo una “mayor presión” del sistema financiero sobre el consumidor, señaló Di Pace.

Es por eso que la tendencia de los usuarios es verse obligados “en el último tiempo a pagar solo los pagos mínimos, esto más un CFT cercano al 100% sobre los saldos que quedan impagos”, lo que pone “límites al uso del plástico para los meses siguientes”, apunta un informe del Grupo First.

En esta línea, las entidades bancarias incrementaron en los últimos meses el monto de los pagos mínimos, a fin de controlar la magnitud de las deudas de los clientes. El objetivo es que las tarjetas no se vuelvan impagables.

Desde el punto de vista de los comercios, la presión no es muy diferente. Las emisoras de los plásticos fijaron para los minoristas un interés del 3,5%, en caso de que se les transfiera el monto de las ventas en un plazo de 2 días. Antes, ese costo era del 2,5%.

La presión financiera sobre las tarjetas de crédito tiene un traslado a la economía real y la comercialización de bienes durables. Según datos de la Confederación de la Mediana Empresa (CAME), la venta minorista se desplomó en total un 9,2% en el último año.

La merma se observó especialmente en 11 de 17 rubros de la actividad, pero principalmente en aquellos sensibles al financiamiento en cuotas, como el de los electrodomésticos y electrónicos, que registraron una caída de 12,6% anual, o el textil y blanco (-11,5%), entre otros.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

AERCA dijo presente en el Argentina Exporta

Mercedes Dagna

Argentina perdió lugar en las inversiones a startsups

Juan Pablo Morre

Se realizó la primera jornada sobre industrias creativas

Noemí Bramardo