El derecho a la educación, en el hospital y en la casa

Estudiantes y docentes posan durante el encuentro realizado en el centro de salud de barrio Belgrano

Escuelas, médicos y padres, cada vez conocen más de la nueva modalidad, y hacen crecer la demanda del servicio radicado en el Hospital Pasteur

Estudiantes y docentes posan durante el encuentro realizado en el centro de salud de barrio Belgrano

Días pasados la sede local de la escuela hospitalaria Atrapasueños, realizó su encuentro de cierre del año lectivo.

Se trata de un equipo de docentes especializados en educación hospitalaria que trabaja con centro en el Hospital Pasteur para “garantizar el derecho de nuestros niños y jóvenes de recibir atención educativa en situación de enfermedad”.

Cuenta con los tres niveles de enseñanza, y brinda servicio hospitalario y domiciliario en toda la provincia de Córdoba.

Este año, se contaron 12 niños y adolescentes que egresaron de sus respectivos niveles, a la vez que una treintena de alumnos pasaron al grado siguiente. Parte de ellos y sus familiares, asistieron al encuentro en el salón auditorio del nosocomio de avenida Larrabure.

También estuvo presente la directora de la escuela con sede central en Córdoba, Liliana Camargo. El equipo en Villa María esta coordinado por Claudia Patricia Vélez, y conformado además por Sandra Isabel Bonetto, Lucía Bonvín, Alejandra Beatriz Bonino y Silvia Cisterna.

Las docentes atienden a los estudiantes en su estancia en el hospital y también en sus domicilios.

En el acto concretado el 7 de diciembre en horas de la mañana, habló en nombre de los egresados el joven Leandro Teobaldi, quien culminó sus estudios secundarios. Dicho estudiante ingresó a la modalidad en 2010, cuando cursaba quinto grado. Según se informó, ya está inscripto para cursar a distancia en una universidad de la capital provincial.

La reunión fue amenizada por números artísticos, entre ellos el grupo Piedra, Papel, Tijera y un payaso hospitalario. También se recibieron donaciones de juegos didácticos y materiales de parte del Jardín de Infantes Antonio Sobral y de libros y útiles desde la cooperativa escolar del instituto secundario de Alto Alegre.

Las docentes locales, junto a la directora provincial

En diálogo con nuestro cronista, la referente local Vélez señaló que los padres de los estudiantes en general apoyan su tarea “con gran interés y agradecimiento”. El servicio desde Villa María se extiende a domicilios ubicados hasta 50 kilómetros a la redonda.

Lo habitual es dar clases a cada alumno dos veces por semana, entre 90 y 120 minutos por día. Los docentes, si bien tienen contacto durante menos tiempo que con los alumnos del régimen general, en cambio puede lograr una mayor productividad, ya que se trata de un encuentro individual.

“La cocina de cada hogar se transforma en una escuela”, graficó Vélez, quien reconoció que en esta modalidad, la familia “logra la participación que tanto se busca en todas las escuelas”.

La Ley de Educación Nacional sancionada en 2006 incluyó, por primera vez en la historia de la educación argentina, la educación hospitalaria y domiciliaria como una modalidad de los niveles Inicial, primario y secundario de la educación común; independizándola del régimen de educación especial y reconociendo, así, su especificidad.

De este modo, el Estado nacional garantiza el derecho a la educación de niños y los jóvenes que, por razones de salud, se ven imposibilitados de asistir con regularidad a una institución educativa en los niveles de la educación obligatoria, por períodos de treinta días corridos o más.

El objetivo de esta modalidad es garantizar la igualdad de oportunidades de los niños y los jóvenes en situación de enfermedad, para asegurar la continuidad de sus estudios y su reinserción en el sistema de educación común, cuando ello sea posible.

 

Convenio para prevenir el consumo de drogas en el ámbito laboral

Los ministros de Salud y de Trabajo, Francisco Fortuna y Omar Sereno, respectivamente, firmaron días pasados un convenio de intercambio y colaboración, con el objetivo de promover acciones de prevención del consumo de drogas en el ámbito laboral.

El acuerdo contempla un abordaje conjunto y coordinado entre Estado, empresas y gremios para brindar respuestas eficientes y efectivas ante esta problemática. En este sentido, incluye acciones como talleres en empresas y gremios, y jornadas de sensibilización. También prevé trabajar de forma diferencial con ejecutivos, mandos medios y dirigentes gremiales.

Marcelo Romero Serna, director de Protección Laboral y Trabajo Decente, celebró la iniciativa: “Se trata de un puntapié inicial hacia una nueva política conjunta entre Trabajo y Salud, para generar un ambiente de sensibilización y el tratamiento de una problemática silenciosa y grave”, afirmó.

En el mismo sentido, el ministro Omar Sereno se refirió a la evolución del mundo del trabajo y destacó la importancia de poner en agenda un tema actual como el de las adicciones en el ámbito laboral: “Éste es el momento oportuno para transitarlo, a través de un programa con una visión, una política de Estado, porque los trabajadores son ciudadanos y el Estado está obligado a tener la mirada en la prevención”, sostuvo.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus