Viajes post cuarentena / Córdoba / Villa Berna

Faldeos y bosques con vistas a las Sierras Grandes

Ubicado en la plenitud del Valle de Calamuchita, el paraje ofrece hermosos paisajes montañosos, intenso follaje, arroyos cercanos y mucha paz
domingo, 12 de abril de 2020 · 08:30

Escribe Pepo Garay
Especial para El Diario

Tan bello es el Valle de Calamuchita. Y tan amplio, enlazando a las Sierras Grandes y las Sierras Chicas, a lo rural con lo urbano, al viajero con sus anhelos más agudos. El agradecimiento va para la región toda, incluyendo a las ciudades y aldeas que le otorgan buena parte de su magia.

Es el caso de Villa Berna. Caserío emplazado en el núcleo geográfico del Valle, casi 30 kilómetros al oeste de Villa General Belgrano y de la ruta provincial 5 (espina dorsal de la zona). Hermano de las grandes montañas de Córdoba, como el gigantesco Champaquí, cerro amigo que con 2.800 metros de altura sobre el nivel del mar, vela por las postales circundantes.   

En semejante rincón, abrazada a un escenario de picos de piedra en el horizonte y faldeos notables a los costados, la comuna se alimenta de paz los 12 meses del año. En invierno y otoño con las nevadas que a veces hacen el amor con cabañas, calles de tierra, cercas de madera, arroyitos y bosques. En verano y primavera, de la mano del agua de los cercanos ríos Del Medio y Los Reartes. Torrentes que llegan compinches de rocas y ollitas, hasta desembocar en el Dique Los Molinos. 

La verdad del caso es que, más que contemplar las preciosas sierras, hacerle mimos a su esencia y caminar libre y felizmente por bosques y laderas, poco hay para hacer en Villa Berna ¿Será que necesitamos más? Probablemente no. 

 

La suiza más cordobesa

Brillan pinos, eucaliptus, robles y hasta abedules y zarzamoras, a 1.350 metros de altura. A varias de las citadas especies las trajeron los inmigrantes quienes, venidos del centro de Europa, se instalaron dichosos en Calamuchita, fundamentalmente en la primera mitad del siglo XX.

Así lo hizo una tal Margarita Kellemberg, la suiza que hace ocho décadas compró cantidad de terrenos entre los faldeos, y le puso al paraje “Villa Berna”, pensando nostálgicamente en su Berna natal. Con los años nacerían las viviendas, y después las cabañas con pileta, un racimo de restaurantes, almacenes y otros emprendimientos turísticos, como el de alquiler de caballos.

 

Cómo llegar

Viniendo desde Villa María, se accede por Villa General Belgrano. Una vez en el municipio de rasgos alemanes, hay que dirigirse por el camino que va a Los Reartes. Un par de kilómetros antes de llegar al pueblo, aparece la rotonda donde comienza la ruta asfaltada. Con dirección a La Cumbrecita, son unos 26 kilómetros, tocando antes los parajes de Atos Pampa e Intiyaco.

Más de

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios