El ecohotel de Messi

El establecimiento hotelero del ídolo argentino es el primero de Europa en contar con la certificación LEED Platinum

En España

Sobrio, lleno de ventanales, con un proyecto de ecoresponsabilidad muy serio y ubicado a 100 metros de la playa, el segundo hotel que el astro argentino Lionel Messi ha adquirido en España (el primero, el EsVivé en Ibiza) tiene un punto entre lo elegante y lo comedido, que hace del MiM Sitges, en el litoral catalán, un cuatro estrellas discreto, pero con encantos.

Una azotea con piscina particularmente “instagrameable”, con su cubierta en madera y sus reposeras mirando al mar, un soberbio spa con piscina cubierta y vistas a un jardín interior y un interiorismo sin estridencias en que las grandes protagonistas son las vistas, son los mayores atractivos de este establecimiento que se autodefine como “hotel boutique” y que gestiona el grupo catalán Majestic.

En su construcción, finalizada en 2013, los principios de ecodiseño y sustentabilidad fueron claves. Un 80% de sus materiales son reciclados, la fachada -casi toda de cristal- está recubierta con siete placas que optimizan la climatización, el estacionamiento cuenta con espacio para vehículos eléctricos y las piscinas se mantienen con un innovador sistema de hidrólisis salina que no utiliza productos contaminantes.

Además el MiM cuenta con numerosos sistemas de optimización energética y de consumos, particularmente hídricos, como los sistemas de recuperación, filtrado y reúso del agua de las duchas. Hasta tal punto su proyecto es redondo, que acaba de recibir la certificación LEED Platinum (Leadership in Energy & Environmental Design) que otorga el Consejo Green Building de Estados Unidos, lo que le convierte en el primer hotel europeo en lograrla.

Setenta y siete habitaciones, todas exteriores y con vistas a la montaña, la avenida Sofía o un tranquilo patio interior, se encuentran a disposición de los viajeros. Ubicado en realidad en segunda línea, el MiM presume de panorámica gracias a su altura. Así, los 400 metros cuadrados de su bar, junto a la piscina del piso superior, se convierten en uno de los puntos estratégicos.

Su otra gran apuesta es el centro de Wellness, muy por encima de la tónica en un cuatro estrellas. El spa incluye circuito de hidroterapia, cabina de oxigenoterapia y una notable carta de tratamientos y masajes, que compiten con una fotogénica piscina con vistas a un jardín interior acristalado. Entrenador personal o lecciones individuales de yoga en la playa son algunas de las propuestas.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus