“El espectador va a sentir como una montaña rusa de estados de ánimo”

A las 21.30 plasmará un unipersonal donde interactúa con el público y toca su primer saxo en vivo

“Nunca sentí como una carga el ser considerado galán”, dice Arana

Facundo Arana se presentará esta noche en Villa María con una obra que le calza perfectamente.

En el unipersonal “En el aire”, el reconocido actor desarrolla un personaje con soltura, rompe la “cuarta pared” para interactuar con el público y hasta ejecuta en vivo el primer saxo de su vida, aquel con el que musicalizara el trajín rutinario dentro del subte porteño décadas atrás, antes de que lo descubrieran para dar el puntapié inicial en una tira televisiva.

-Sabemos que la obra cayó en tus manos al tiempo de que padecieras un edema pulmonar y que te bajaras del Everest. ¿Por qué elegiste esa obra?

-En realidad, me llegó la posibilidad de poder hablar con Manuel González Gil, que es el director, quien dijo que sí directamente. La pieza se basa en un programa de radio que está en el aire y por el que jugamos con el público sobre lo que significa que ese cartelito rojo esté prendido. Pinta de cuerpo entero esa situación y es a toda velocidad. Es muy intensa y es de verdad; es muy bella porque además es muy simple. Es hermosa porque no tiene tantas pretensiones.

-¿Es cierto que hablás con el público?

-Sí, porque la “cuarta pared” no está delante, sino detrás de los espectadores. Al principio, el público va a recibir como una catarata de informaciones de último momento, como en un noticiero, de esas que vemos o leemos todo el tiempo, hasta que después el eje cambia. Vos vas a estar sentado en la butaca y vas a sentir una montaña rusa que no se detiene y que te va a llevar por todos los estados de ánimo hasta explotar en carcajadas.

-También tenés la posibilidad de hacer lo que te gusta, tocar el saxo.

-Por supuesto que tiene su lugar allí y era inevitable. Podría haber sido una armónica, un piano, pero el saxo es más personal. Es el primer saxo que tuve y eso es muy poético.

-¿Te has desprendido ya del mote de galán o eso no te molesta?

-Mirá, eso es algo de lo que no te desprendés nunca. Ni del rol de galán ni del rol del tío de galán cuando me toque. Son cuestiones de tiempos. Para mí está muy bueno ser considerado como tal ,pero sé también que en el trabajo tenés la responsabilidad mayor de más cantidad de tomas o de escenas y también el que vas a caminar por el resto de tu vida con esa etiqueta. De todos modos, no lo vivo y nunca lo viví como una carga.

 

Alpinismo y donación de sangre

-A la par de esta obra, ¿tenés proyectos en mente?

-Tengo tantas propuestas abiertas que realmente doy gracias a Dios. Tengo ofertas de tele, de cine y también de teatro, algo nuevo. Pero sigo con mi propuesta musical (álbum que lleva el mismo nombre de la puesta) y con este proyecto que ya tiene 300 presentaciones y el resultado es hermoso: ver a todo el público ovacionándote significa que la puesta vale la pena.

-Y respecto al alpinismo, ¿seguís por el mismo camino?

-La verdad que haberme subido al Aconcagua y al Everest en poco tiempo me regaló expediciones y experiencias maravillosas. Todo lo que había ido a buscar lo encontré. Y sobre todo me dio la posibilidad de plantar bien alta la bandera de la donación voluntaria de sangre. Además ya soy padre de tres y esposo y tengo que darles tiempo necesario a ellos.

-Siempre has sido la cara visible de esa campaña de concientización. ¿Has notado una mejoría en la población al respecto?

-Por momentos sí. No tengo cifras oficiales, pero sé que no estamos cerca del ideal. De todos modos, en Argentina hay mucha gente trabajando al respecto y también sé que a través de notas como estas, el mensaje cobra trascendencia y es un negocio redondo para todos.

 

Entradas. Desde $300 con promociones especiales.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus