“El factor humano marca la diferencia”

Iniciaron ayer la actividad del segundo grupo de la escuela de operarios para la producción lechera

Mónica Moretto, titular del INTA Villa María

Moretto, titular del INTA local

Comenzaron ayer las clases del segundo ciclo lectivo de la Escuela de Operarios para la Producción Lechera, que procura dotar de capacitación a los trabajadores del tambo.

Mónica Moretto, titular del INTA Villa María, habló sobre el particular en las Jornadas Lecheras.

“El factor humano en el tambo marca la diferencia”, planteó la profesional. Por eso, resolvió sumar el testimonio de egresados a la charla, quienes destacaron el conocimiento técnico y el valor de la integración de los grupos.

Moretto reseñó los objetivos y la visión de la escuela que fue impulsada por instituciones como el INTA, la UTN y la Sociedad Rural.

“Invitamos a todos los que quieran sumarse a esta experiencia, ya sea con aportes económicos, invitando a gente a asistir al curso, para continuar con esta capacitación”, destacó.

Sobre el balance del primer año de la escuela, destacó que cinco alumnos venían desde afuera del sector “y el resto eran operarios que ya estaban trabajando”. Entre los que venían desde afuera de la práctica hubo una ingeniera agrónoma “egresada en la provincia de Buenos Aires y con poca práctica en el sector. Este curso le permitió acceder a esa práctica y hoy está trabajando en una empresa que tiene varios establecimientos lecheros”, ejemplificó.

Para este año hicieron una fuerte apuesta a las escuelas agrotécnicas. “Tenemos dos escuelas de la región que nos mandaron muchos alumnos mayores de 18 años”, indicó.

“Creemos mucho en esta formación, porque primero significa dignificar con educación a los operarios y en segundo término porque en otras producciones agropecuarias el factor humano puede estar en segundo plano, pero en el tambo no”, dijo.

“El operario sale de esta escuela conociendo las nuevas tecnologías, manejando los mixers, aprendiendo a leer las balanzas. Esto no es poco, si se tiene en cuenta que muchos productores pagan a asesores para que evalúen la dieta más adecuada y si no capacitan al operario, esa determinada dieta, con esas proporciones, no llegará a los comederos”, concluyó.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus