El Gobierno asegura que el PASU será opción para quienes están acampando

González dijo que “se trabaja fuertemente” en el PASU III y en un proceso de expropiación de tierras en barrio Las Playas

La problemática habitacional – Las familias que acampan cortaron la calle

Pablo González, del Instituto Municipal de Vivienda, dijo que algunos lotes contemplarían cuotas similares a los costos de un alquiler

Escribe: Diego Bengoa

Las familias que el martes a la noche definieron acampar en plaza Independencia frente al Palacio Municipal en reclamo de terrenos para construir la vivienda propia cortaron ayer la intersección de calles Mendoza y Antonio Sobral.

Mientras eso sucedía, a una cuadra del lugar, abordado por EL DIARIO, el titular del Instituto Municipal de Vivienda Pablo González aseguró que el recién lanzado Programa de Acceso al Suelo Urbano (PASU) III es una opción para muchas de estas personas que demandan un “pedazo de tierra”.

Al filo del mediodía, las familias interrumpieron el tráfico vehicular frente al Palacio
Municipal, que en este contexto mantuvo su portón principal cerrado

El funcionario remarcó que hubo diálogo con quienes decidieron llevar adelante esta modalidad de protesta y consideró que “abruptamente” pasaron de la charla al acampe.

Semanas atrás “vinieron con la inquietud respecto de terrenos. Nosotros les dijimos que presentaran un listado de las familias, para ordenarnos. Luego verificamos el caso de cada una, hicimos anotar a los que no estaban inscriptos y actualizamos a aquellos que no”, relató.

“Ellas mismas filtraron a familias que no cumplían con los requisitos y las dejaron afuera, teniendo en cuenta que nosotros tenemos pautas legales que no podemos incumplir”, describió.

Aseveró que la semana pasada en una reunión en la oficina estatal le contaron “el trabajo que se realiza”. Ese encuentro “fue en buenos términos, se retiraron bastante conformes y sin mediar contacto se armó este acampe, lo que me llama la atención”.

En este aspecto hizo hincapié en el PASU III, que “acaba de salir del Concejo Deliberante y en el cual se trabaja fuertemente”. “Es una de las soluciones”, evaluó.

Lo otro es un proceso de expropiación en barrio Las Playas, que “tiene sus tiempos”.

-¿Para qué programas servirán los lotes que se están expropiando?

-Para varios, pero estará más volcado a lo social. Lo más difícil es conseguir terreno.

-Las familias destacan que el PASU III no está enfocado en ellas porque sobrepasa sus niveles de ingreso.

-No es así, sirve para todos.  Hoy mismo estuve hablando con un desarrollista que estaría dispuesto a colocar terrenos sin pagar anticipo y que comprendería cuotas accesibles, a valores de un alquiler, en caso de que se consiga un volumen de gente. Se trabaja a full.

-¿Cómo marcha el plan Eva Perón?

-Las seis viviendas (autosustentables, de barrio Los Olmos)  estarían terminadas en dos o tres meses. En las 22 (ubicadas detrás de las 400 Viviendas, es decir del Malvinas Argentinas) se está terminando el movimiento de suelos, para hacer las fundaciones, que son plateas de hormigón.

 

Un fuerte déficit

Lo habitacional es una de las principales problemáticas de Villa María.

De acuerdo a lo que dijo González ante nuestra consulta, hay “más de 6 mil núcleos familiares” anotados en los registros municipales esperando un techo propio. Otra fuente habla de 10 mil casos.

“Tenemos un listado que es de máxima emergencia, con 107 familias”, precisó el funcionario.

El racconto estatal está dividido en “los más vulnerables, en una situación intermedia y en menos vulnerables”.

El entrevistado admitió que algunas de las personas que están acampando se encuentran en estado de emergencia. “Una está por ser adjudicataria”, contó.

El Eva Perón, surgido para familias en emergencia socioeconómica, nació en la Intendencia de Nora Bedano y hasta la llegada de Martín Gill solo se financiaba con un magro porcentaje de lo que se recauda con las tragamonedas. El intendente actual sumó más fondos, pero el plan camina muy lento.

El 22 de diciembre de 2015, a poco de llegar al poder, se habilitaron tres y en 2017 se entregaron solamente dos.

Por otro lado, se están construyendo las 47 que restan para completar las 250 del proyecto Techo Digno, en el Evita.

El acampe y el corte de calles ayer en horario pico visibilizó un drama.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus