El Diario del centro del país

El lavadero, un espacio necesario que debe ser funcional para el trabajo

El cuarto de lavado es un sector de la casa que muchas veces es subestimado, tanto en funcionalidad como en estética, tal vez porque lo asociamos con ropa sucia y creemos que es un espacio donde reinan los trapos, pero no es así. Es el lugar en donde lavamos y renovamos cada prenda luego de su uso, es un lugar que, como el trabajo lo requiere, necesita disponer de espacio, lugar de almacenamiento y buena iluminación, para hacer el momento del lavado más cómodo y menos tedioso.

Antes de diseñar nuestro lavadero debemos tener en cuenta dos cosas: en primer lugar las cañerías y la conexión que vamos a necesitar para el lavarropas.

Es fundamental diseñar con atención la ubicación de la pileta y del lavarropas para disponer de manera cómoda y eficiente las cañerías, ya que de modo contrario, poner un lavarropas en funcionamiento puede generar líos de mangueras y conductos.

Por eso es necesario pensar en la rutina del momento, saber cómo hay que moverse en el lavadero y que detalles se requieren.

Tener una buena iluminación es indispensable y si es natural, mejor.

El espacio para almacenar los productos de limpieza es esencial, especialmente si hay niños en la casa, porque para evitar riesgos es preciso contar con acceso restringido. Estantes, alacenas o modulares cerrados son ideales para evitar accidentes o derrames y, sobre todo, para mantener un orden.

Si se puede conviene concentrar en el espacio todo lo que tenga que ver con la limpieza de la ropa, el planchado, además de su guardado.

Fuente: Homify

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Se puede registrar la vivienda como “bien de familia” por Internet

Daniel Rocha

Actividades en la Regional 5

Daniel Rocha

Clásico MODERNO Clásico MODERNO Clás….

Alexis Loudet