El Diario del centro del país

“El mejor año deportivo en la historia del club”

Feliz y satisfecho se mostró Becchero tras el notable 2018 que tuvo el club ticinense, mientras que junto al resto de la comisión diagraman todo lo que vendrá

Atlético Ticino – Marcelo Becchero

Marcelo Becchero, secretario del club y principal responsable del fútbol, destacó la temporada 2018 por los logros en Primera y Reserva, como así también en categorías menores. “Es el fruto de un trabajo de muchos años”, remarcó y apuntó que quieren retener al entrenador Germán Vicario para el próximo campeonato con la idea de “seguir siendo protagonistas”. También valoró las obras en el predio deportivo inauguradas el pasado año y las que están proyectadas realizarse en los próximos meses

El elenco de Reserva de Atlético, que logró su primer título en dicha división para el club

Atlético Ticino “cerraba” anoche lo que fue una temporada inolvidable, con un diciembre único e irrepetible, en la fiesta de los campeones con la presencia de una notable participación de los vecinos del pueblo.

Uno a uno fueron agasajados los campeones. Ni hablar de las figuras del pueblo o los “grandes” y el entrenador Germán Vicario.

 

Fue el momento de agradecer, disfrutar y, por qué no, halagar a los campeones por lo que fue el “mejor año deportivo en la historia del club”, como lo describió el secretario de la institución Marcelo Becchero.

Quien es el mayor referente dirigencial en el fútbol habló precisamente con El Diario en la víspera para repasar lo que fue 2018 plagado de éxitos en lo futbolístico como así también de la institución en general, que posee un predio ejemplar, de lo mejor de la zona, y en crecimiento constante.

 

El gimnasio, el vestuario y baños del baby fútbol, dos obras muy importantes que se inauguraron el último año

Es decir, todas las patas están en orden y eso es clave para que todo club aspiré a cosas importantes, a sostener un proyecto a largo plazo que siempre da sus frutos cuando se trabaja con seriedad y confianza.

A que una camada grandiosa de jugadores del pueblo puedan desenvolverse en el campo de juego con la camiseta que aman, desde que son niños hasta adultos, de que las entidades gubernamentales y empresas muy importantes brinden su aporte clave, y que todo el pueblo disfrute de esta actualidad y realidad brillante del club, de su lugar de los domingos y de cualquier día de la semana.

Porque Ticino no es solo un club de fútbol, sino que posee piletas, canchas para practicar otros deportes, espacios verdes al aire libre, y demás comodidades abiertas a la comunidad para lograr una simbiosis de club-pueblo inquebrantable.

A todo eso, se le sumaron los éxitos deportivos. Que fueron metas principales, seguramente, pero no a cualquier costo, sino en base a una continuidad de trabajo y con sentido de pertenencia.

 

El fruto de un trabajo

Para explicar los logros deportivos, precisamente, Becchero subrayó: “El año, en lo deportivo, fue el mejor año en la historia del club por el simple hecho de ser campeón en las dos divisiones superiores” y consideró que “no solo es fruto del trabajo del año que pasó (2018), sino el de muchos años que se viene trabajando”.

“Particularmente en Reserva el laburo de muchos chicos que en torneos anteriores habían visto frustradas la posibilidad de llegar a la final por distintos motivos y parecían que quedaban ahí. A algunos, inclusive, se les está cumpliendo el ciclo e iban a quedar sin el título que tanto buscaron y se les dio”, sostuvo.

Y agregó: “Lo mismo para Primera. El título es el fruto del trabajo de varios años porque en las tres finales el equipo que se puso en cancha ocho de los once titulares son jugadores del club, lo que representa una cuestión muy importante para nosotros. Así que, este título no solo hace referencia al muy buen trabajo que se hizo en el último semestre, sino el de varios años”.

“En cuanto a inferiores, nos puso muy contentos el título de la Copa de Plata que logró la Séptima división porque aunque no es el campeón oficial, que le correspondía al de la Copa de Oro, le dio un matiz importante al trabajo de inferiores porque si repasás a todos los campeones solo dos clubes campeones son del interior: Ticino y Pozo del Molle en cuarta. Por lo que, refleja que en cierta manera se va avanzando y se cumplen las expectativas de que año a año tratamos de ir mejorando. Llegará el momento en el cual nos podamos entreverar entre los primeros”, continuó y, como cierre, comentó que “también tenemos el baby que participa de la Liga 25 de Mayo, y en la cual siempre en alguna categoría pellizcamos algún campeonato”.

“En definitiva, con el título de primera y reserve creo que se rompieron directamente todos los moldes y cerramos, repito, el mejor año deportivo en la historia del club”, redondeó.

 

“Ingenio, trabajo y confianza”

Atlético Ticino, además, modificó y mejoró consistentemente la estructura de su predio deportivo, que también enorgullece a la actual Comisión Directiva, que no detiene su trabajo para seguir creciendo, mejorando y brindándoles mayores comodidades y espacios de trabajo para todas sus divisiones.

En ese sentido, el exjugador de la entidad y hoy directivo indicó: “Siempre se están haciendo algunas obras, trabajos y mejorando alguna cuestión. Recuerdo que cuando comenzó el año no teníamos al ciento por ciento al gimnasio y ahora ya lo tenemos funcionando. Inclusive, se utilizó para toda la campaña del fútbol y lo usa la gente que por ahí práctica otro deporte. Eso significó un avance con respecto a las condiciones del trabajo y del entrenamiento porque está a disposición de los cuerpos técnicos de primera, reserva e inferiores”.

“En 2018 también se inauguró toda la obra de vestuarios y baños nuevos para el fútbol infantil. Fue un trabajo que duró dos años y que por suerte se logró inaugurar en la última temporada”, contó.

Y, para lo que viene, está proyectado: “Seguir realizando importantes mejoras en la cancha. Por ejemplo, para este año, en el tema seguridad, se están refaccionando los pulmones de la división del público, más amplios y directamente con caños metálicos y tejido perimetral. Es una obra que demandó bastantes recursos. También se harán trabajos en el parapelota, que lo teníamos con postes palmeras y se van a cambiar con caños metálicos y redes”.

“A nivel institucional, el club está en regla, la Comisión Directiva por lo menos en las principales autoridades siguen siendo las mismas desde hace siete años”, expresó y recalcó que todo es posible porque se trabaja con “ingenio, laburo, constancia y la confianza que la gente de Ticino deposita en la gente que está trabajando. Y no hablo del fútbol únicamente, sino de toda la comisión, para conseguir recursos y demás aspectos”.

“Y también es fundamental el apoyo de la Municipalidad, la Cooperativa y la empresa principal del pueblo que es Lorenzati-Ruetsch, que no solo es económico. Sin ellos, no podríamos estar como estamos, sin lugar a dudas”, destacó.

En cuanto a la cena de los campeones de anoche, además, explicó que “lo hicimos a la canasta porque ello nos permite no marginar absolutamente a nadie por una cuestión de valor de una tarjeta o algo por el estilo y que todo el pueblo pudiera participar. Se contrató una bandita, para que anime la fiesta, y armamos algunos videos para rememorar el final de 2018 que tuvimos”.

 

“Punto de partida…”

Becchero, en otro punto de la entrevista, informó que en los “próximos días” se abocarán de llenó a diagramar la temporada 2019, pero reveló que “queremos sostener el trabajo de Germán (Vicario)”.

Por lo pronto, Becchero manifestó que tras la velada de anoche habrá un punto y aparte, y que en “estos días y principalmente la semana que viene iremos definiendo algunas cuestiones para ver cómo afrontamos la temporada 2019, sin que te enceguezca lo ocurrido en la última temporada”.

“Lo que pasó hay que tomarlo como punto de partida entiendo que uno está y puede llegar a estar a la altura de mantenerlo, pero sin que eso signifique volverse loco y plantearlo como único objetivo. Creo que la meta del club es seguir promoviendo los chicos del club, darles la posibilidad y siempre a esos chicos mecharlo con refuerzos importantes que lo hagan competitivo. En eso vamos a tratar de basarnos siempre y, como primera idea, intentar seguir siendo protagonistas”, detalló.

“Por supuesto queremos sostener el trabajo de Germán (Vicario), el que es muy importante. Hemos tenido alguna conversación con él, casi seguro que se va a dar la continuidad, pero son cositas que hay que seguir hablando con él porque hay que ver con qué plantel vamos a contar y demás y así plantearnos en qué objetivo nos enfocaremos para esta nueva temporada”, subrayó.

 

Hay futuro

Precisamente en la continuidad de la promoción de jugadores genuinos del club, Becchero comentó que “una generación igual a estos jugadores (Páez, Bértola, Acosta, Bianchi, Monje, Bettiol, Coria…) seguramente va a ser muy difícil que se repita. De todos modos, creo y confío en que hay muy buenos jugadores en divisiones inferiores, algunos con mucho talento y, como te dije recién, trataremos más allá de los nombres de seguir siendo protagonistas”.

“Quizás con la promoción de juveniles junto a Páez, Bértola, Bianchi, Acosta, Bettiol, con más experiencia, nos servirá ir mezclándolos.

Y al momento que no los tengamos más a varios de los actuales jugadores del plantel, tener preparados a los más chicos con una experiencia interesante y así seguirá la vida del club en los años venideros. Por lo que, está claro que es muy difícil volver a contar con una generación así, pero tenemos mucha fe porque hay chicos que juegan muy bien”, añadió.

Por último, sobre Ayrton Páez, quien pese a los incesantes llamados para que sume a otros clubes y jugar niveles superiores, decidió no dejar el club, opinó: “Tengo la opinión que tiene cualquier vecino de Ticino. Como hincha de fútbol, en primer lugar, y hoy por mi función de trabajar en el club, tenemos que ser muy agradecidos de haber sido contemporáneos, de poder ver a semejante jugador ponerse la camiseta del club que uno también defiende.

Y además es increíble en la manera que la defiende y lo que muestra domingo a domingo. Es sorprendente. Como así también en la semana, en los entrenamientos y hasta en los horarios fuera de las prácticas, porque va al club a correr un rato, a jugar un rato con la pelota o está haciendo algo en el gimnasio.

Son todas cuestiones que es difícil ver en un jugador de fútbol y verlas en él nos llena de satisfacción y orgullo. Es una persona muy especial”.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

“Hicimos un gran partido, pero no está nada dicho”

Noemí Bramardo

San Martín celebró el tricampeonato

Noemí Bramardo

Los chicos del Jockey viajaron a Salta

Daniel Rocha