“El nivel actoral en Villa María es sorprendente”

La adaptadora original de la pieza, la dramaturga bonaerense Gabriela Izcovich, participó de la avant première realizado el jueves pasado, mientras que el día anterior había brindado un seminario de entrenamiento actoral en el mismo espacio

El elenco de la obra junto a Gabriela Izcovich, la directora Laura Argüello y al músico Enrique “Cacho” Aiello

Hoy a las 22 está previsto el estreno formal de “Aráoz y la verdad”, la obra escrita por Eduardo Sacheri que montará el Elenco de Teatro Independiente (ETI), en la casona cultural Mística (Maipú 145).

Se trata de una puesta -que aborda la actual vida pueblerina de una otrora leyenda futbolera-, basada en una novela homónima del escritor que saltara a la fama gracias a su célebre obra “La pregunta de sus ojos”, llevada al cine por Juan José Campanella como “El secreto de sus ojos”, ganadora de un Oscar a mejor película extranjera.

No obstante, la pieza -que fuera interpretada años atrás por Luis Brandoni y Diego Peretti-, tuvo su avant première el jueves pasado ante la prensa e invitados especiales. Entre ellos se encontraban dos personalidades cruciales para la puesta: la dramaturga bonaerense Gabriela Izcovich, la adaptadora de la novela a la escena y el músico local Enrique “Cacho” Aiello, quien compuso una canción especialmente para la obra.

En diálogo con los medios, Izcovich -recordada por su papel de mujer de Peretti en el filme “Tiempo de valientes”-, brindó su visión sobre el pre-estreno. “Realmente me encantó, me resultó muy gratificante. Esta pieza tiene mucho contacto emocional y es muy difícil el material, dado que al venir de la novela, tiene diálogos complejos de narrar”.

Gabriela rememoró que había llegado a “Aráoz y la verdad” a través de una amiga. “Me la había recomendado diciéndome que yo la podía adaptar. Después hablé con el sello Alfaguara, que la había publicado, y finalmente con Sacheri a quien le aclaré que no tenía plata y que era para teatro independiente. El, muy amoroso, me regaló los derechos. A medida que iba adaptando, le iba pasando para que viera cómo quedaba y le terminó gustando cómo quedó”.

“Es un material -continuó- muy sensible que, a pesar de que trata sobre fútbol, a mí me entró por otro lado, más que todo por temas como el amor, el abandono del padre (del personaje principal) y hasta de una cuestión muy psicologista de la relación humana que se presenta”.

Gabriela también se refirió al entrenamiento actoral que ofreció en el mismo espacio, el miércoles pasado, ante más de 20 artistas de la ciudad y de Oliva. “Fue sorprendente el nivel que encontré. Se notó en el taller y se nota en la ciudad que hay un nivel cultural muy importante. Lo que intenté es instar a los actores a que tengan una visión general de la puesta, no solo en la actuación, sino en la dirección y en la dramaturgia”, concluyó.

 

Los valores en el fútbol y en la vida

Respecto a la obra, dirigida por Laura Argüello, cuenta con las actuaciones de Leonardo Negro, Walter Stäuble (quien vuelve a las tablas luego de diez años), y Alexis Pineda. El nudo de la historia se centra en los diálogos entre Aráoz (Negro), quien va en búsqueda de su ídolo de su adolescencia a un pueblo perdido en la provincia de Buenos Aires, y Lépori (Stäuble), el encargado de la estación de servicio cuyo propietario es el legendario jugador Perlassi.

Conceptos como la amistad, la lealtad, la figura omnipresente de un padre golpeador y un héroe controvertido, con luces y sombras, van edificando una trama costumbrista, entrañable, eminentemente futbolera, mixturada con varios matices cómicos y algunos puntos dramáticos.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus