El Diario del centro del país

El norte más británico

Viajeros Villamarienses/Boston (EE.UU.)

Escribe: Pepo Garay
ESPECIAL PARA EL DIARIO

La razón por la cual viajé a Boston fue para perfeccionar mi habilidad oral en inglés, ya que en 2015 estaba cursando cuarto año de la carrera de Traductorado Público Nacional. Viví durante un mes y medio, en una casa de familia de inmigrantes brasileños. Visité lugares históricos y culturales muy significativos ¡Boston me encantó!

-¿Y por qué elegiste Boston para estudiar el idioma y no otro lugar del país?

-Porque Boston es el lugar de Estados Unidos donde la lengua inglesa es la más pura o se cree la más fiel a sus orígenes, a pesar de que, como en todos lados de cualquier idioma, hay diversos idiolectos y dialectos, tal vez ininteligibles para un no nativo.

-La zona de Boston fue uno de los principales asentamientos de los ingleses durante la época de la colonia ¿Será por eso que el idioma se conserva tan bien?

-Puede ser un factor influyente, sin dudas. Si bien es el que mejor se conserva, cualquier persona que decida conocer Boston, como cualquier otra ciudad o país de habla inglesa, debe ser consciente de la diversidad de idiolectos, dialectos, sociolectos y acentos que existen en cualquier idioma, sumado a las variantes que van surgiendo debido a los inmigrantes, estudiantes, etcétera.

-¿Cuáles son los atractivos de la ciudad más allá de lo que nos contabas del idioma?

-La ciudad de Boston tiene una historia y cultura muy rica, además de una gastronomía bastante variada por su propia producción y por las de diversas comunidades como la china, italiana, colombiana, entre otras. Lo primero que visité fue Massachusetts House (la Casa de Gobierno) Faneuil Hall Marketplace en donde hay diversos negocios y el famoso Quincy Market (mercado) También visité el Skywalk Observatory desde donde pude apreciar toda la ciudad. Además, para los aficionados del arte, Boston alberga el Museum of Fine Arts (Museo de Bellas Artes) en donde se pude admirar obras de grandes artistas como Claude Monet, Vincent van Gogh o Pablo Picasso. Recorrer los parques Public Garden y Boston Common es un buen plan, lo mismo que ir a ver un partido de béisbol de los Red Sox en Fenway Park. También destacan otros lugares como la Biblioteca Pública de Boston, estadio de Alumni, Chinatown, el barrio colombiano, el Charles River (en donde se puede andar en canoa) y el museo del Holocausto de Nueva Inglaterra. Además, durante el verano están abiertas a los turistas universidades legendarias como Harvard, MIT y Boston College y hay visitas guiadas con sus propios estudiantes.

-¿Cómo describirías la arquitectura local? ¿Es muy marcada la influencia británica en ese sentido?

-Sin dudas. La arquitectura de la ciudad es al estilo inglés con formas clásicas (columnas y frontones griegos, ventanas rectangulares, proporción, simetría), en especial de las casas e instituciones, salvo los edificios modernos del “Downtown” (centro) que de hecho son relativamente pocos. Por lo que he aprendido durante la carrera, en la primera mitad del siglo XVII se introdujo el estilo del Renacimiento Clásico británico.

-¿Qué lugares históricos conociste?

-Hay un paseo infaltable que une 16 sitios significativos para la historia de Estados Unidos llamado Freedom Trail (el sendero de la libertad). Es un recorrido para hacer durante todo un día, ya que cruza el centro de Boston hasta the North End. Algunos de los sitios son The Bunker Hill Monument (lugar de combate durante la Guerra de Independencia y donde se construyó un obelisco para conmemorarla), The Old State House, la casa de Paul Revere (figura representativa de la Revolución Norteamericana, ya que fue quien desde la cima de una iglesia advirtió al país de la llegada de las tropas británicas), iglesias, cementerios y museos como el USS Constitution Museum.

 

Pasaporte

Nombre completo: Florencia Torres Terenti

Edad: 24 años.

Profesión: estudiante de último año de Traductorado Público Nacional de Inglés.

Lo que más me gustó: la historia, la cultura y lo apacible de la ciudad.

Lo que menos me gustó: muy poco. Acaso el agua del mar (¡muy fría!)

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Una caminata legendaria

Noemí Bramardo

Atahualpa Yupanqui

Daniel Rocha

Verano a pleno en Calamuchita

Alexis Loudet