El Diario del centro del país

El punto dejó todo igual

Emanuel Fagioli y Joel Zabala, en plena disputa por el esférico, en una imagen que se repitió bastante en el partido. Española y Unión Social igualaron 1 a 1 y mantuvieron sus lugares en el podio de la Zona C

Clausura – Zona C – 9na. fecha

En el Prado, Española (tercero) levantó un 0 a 1 abajo con diez jugadores y empató 1 a 1 con el segundo Unión Social, que logró sostenerse en zona de clasificación

Escribe Juan Pablo Morre

Fotos César Carballo

El escolta Unión Social, si bien no acertó al arco en todo el partido pero igual anotó un gol (en contra del rival), se aferró al reparto de puntos en el Prado ante un Española que, con diez y medio equipo ausente, levantó la desventaja parcial pero no logró romper la paridad en el marcador para arrebatarle la segunda plaza al elenco de Alto Alegre.

El empate, en definitiva y en un paneo general, quedó claro en territorio gallego porque más allá de la mayor búsqueda que mostró el anfitrión, ambos estuvieron irresolutos, inconexos y con una clara carencia de actividad en las áreas, al punto que se contabilizaron muy pocas chances nítidas de gol.

En los primeros instante, pese a la deficiencias en las marcas y en la segunda jugada ante la intensidad que imprimieron los juveniles locales, la visita respondió con el desnivel de Joel Zabala por la banda izquierda y la pegada de Franco Cerutti en pelota parada.

De esa manera llegó al 1 a 0, previo a los 20 minutos, aunque el local tuvo la primera chance pero Marco Mancilla se “comió” su gol porque no impactó una pelota que pedía red tras centro de Leonel Cabrera.

Por lo que, mientras el trámite aún no tenía un dominador claro, el anfitrión se repitió en infracciones y eso le costó el grito ajeno, aunque por mala fortuna, precisamente a los 17 minutos. Cerutti, desde 30 metros, envió un centro a media altura al corazón del área y Matías Romano, en su intento de cortar la trayectoria del balón, terminó anotando en contra.

En desventaja, el Gallego mostró actitud, aptitud y se decidió a captar dominio del juego con el trabajo productivo de Marco Mancilla pivoteando. No obstante, le costó traslucir su superioridad en acciones de riesgos porque no terminó sus avances con exactitud.

Así las cosas, mientras Española buscaba pero sin generarle real peligro a Sami Suárez, como respuesta Pipo Molina estuvo cerca de un cabezazo que se fue apenas desviado, en un tiro de esquina.

Ya en el último cuarto del primer período y el comienzo del complemento, el trámite ganó en fricción, complejo y con mayor incidencia del referí, quien “se apuró” en la expulsión al debutante Tomás Alassia (el juvenil se retiro acongojado, expulsado tras levantar de más la pierna sobre Cuello, aunque de costado y sin intención de realizar una acción temerosa sobre el rival) y perdonó a Elías Sayaga (“sacado” ante el interesante papel de Adrián Moyano, cometió falta para ver la roja).

En inferioridad numérica y 0 a 1 abajo, el técnico local Diego Valle (desde las tribunas por estar cumpliendo sanción) movió fichas, oxigenó la ofensiva, asumió riesgos y ello le trajo resultados, ante un rival muy quieto de mitad de cancha para arriba.

Por lo que, con la intensidad y vértigo como bandera y, el crecimiento de González en zona central, llegó el empate de Española, a los 19 minutos, cuando Marco Mancilla apareció en el área chica para corregir un envío cruzado y estampar el 1 a 1.

Fueron minutos de furia del local, que estuvo a un palo de anotar el segundo (tras remate del debutante Franco Fogliatto, de media distancia), visualizando claramente la inyección anímica del empate previo.

No obstante, pasado el sofocón en que lo metió el local, los de Alto Alegre respondieron con el ingreso de Nicolás Castillo (punzante en sus intervenciones). El exatacante de Española estuvo muy cerca del gol con una definición por encima de Pablo Mancilla (la pelota terminó en el techo del arco).

Sin embargo, cuando el partido parecía “partirse” y a jugarse de ida y vuelta, el referí Astudillo decidió parar (30’) para que los jugadores se hidraten (ante las quejas del local) y, tras el refresco, el trámite decididamente se emparejó (mucho más tras la roja de Brusa, por insulto).

Ya en el cierre, el trajín físico hizo mella en ambos elencos que, carentes de generar peligrosidad pese a alguna insinuación, todo terminó 1 a 1 en la vecina ciudad.

La figura: Tomás González
Estandarte para que Española no resigne su búsqueda del empate, pese al hombre de menos. Ubicación y calidad para repartir la pelota, pese a que a veces hizo una de más. Adrián Moyano, en la visita, estuvo “picante” en sus intervenciones mientras estuvo en cancha.

El árbitro. Pablo Astudillo
No convenció. Más allá de lo técnico, donde sumó errores y aciertos, se equivocó en expulsar al debutante Tomás Alassia y perdonó a Sayaga. También se complicó en detalles menores: quiso utilizar un “intercomunicador” con sus asistentes pero no tuvo comunicación fluida (solo duró un tiempo la cuestión tecnológica) y, en el ST, frenó el partido para que los jugadores se hidraten (sobre los 30’) aunque no lo hizo en el PT, cuando el calor era más intenso.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Unión Social, a un paso de hacer historia

Daniel Rocha

Villa María, subcampeón provincial de bochas

Daniel Rocha

Gran actuación de los villamarienses

Juan Pablo Morre