El sábado sube el colectivo urbano

La sesión fue presidida por Verónica Vivó, al estar José Carignano a cargo del Ejecutivo

Concejo Deliberante – El aumento del boleto fue aprobado por mayoría en la sesión de ayer

Las nuevas tarifas son de $19 con tarjeta SUBE y $20 en efectivo y comienzan a regir a la cero hora del 15 de septiembre

Después de la fallida sesión del jueves, que se levantó por falta de quorum, ayer pudo tratarse y aprobarse el proyecto para establecer un nuevo valor en el boleto del transporte público de pasajeros.

Las nuevas tarifas del boleto urbano se fijaron en $19 con tarjeta SUBE y en $20 con pago en efectivo, que comenzarán a regir desde el 15 de septiembre próximo. También se incorpora como beneficio la ampliación de la edad hasta la que los menores podrán viajar acompañados de un adulto de manera gratuita, en los horarios de ingreso y salida de los colegios: antes era para alumnos de 3 a 8 años y ahora será para niños de 3 a 10 años.

Por otra parte, se incrementa el subsidio del municipio a $9 por pasajero transportado para cubrir los mayores costos que implica la prestación del servicio público.

“Hemos otorgado dos aumentos a los taxis, pero el transporte urbano de pasajeros hace 10 meses que no incrementa su valor, lo que implica un retraso para solventar el servicio”, argumentó el presidente del bloque oficialista, Carlos De Falco, quien agregó que la suba del boleto “produce dolor, porque al colectivo lo usa la gente que no tiene otro medio de transporte”.

“El país vive un proceso inflacionario que hace que tengamos que ajustar tarifas, ya que los costos de salarios, repuestos e insumos se incrementan considerablemente. Este combo hace que tengamos que reacomodar el importe del boleto, hemos establecido lo mínimo para no afectar a la gente, pero es un esfuerzo para la empresa, es decir, el aumento no satisface a nadie, porque para el usuario es significativo y para la empresa es insuficiente”, remarcó.

 

No cuánto, sino cómo

La presidenta de Juntos por Villa María, Gisele Machicado, adelantó que no iban a acompañar la suba, no por estar en desacuerdo con el aumento del boleto, sino porque la forma en la que se aprueba no se ajusta a la Carta Orgánica Municipal (COM).

“Somos conscientes de la inflación y de que debe haber un ajuste en el boleto, no discutimos el quántum de la tarifa, lo que ocurre es que venimos con la modalidad de aprobar los aumentos de tarifas de servicios públicos por mayoría simple, algo que se ha transformado en una norma, aunque la COM establece doble lectura y audiencia pública. A este accionar lo hemos reclamado en cada oportunidad que tuvimos, porque creemos que hay que ajustarse a la COM, pero como somos minoría, ese reclamo queda dentro del Concejo o visibilizado en los medios de prensa. Hace unos días ratificamos un contrato otorgándole el servicio de agua a la Cooperativa 15 de Mayo y pedimos que se incorporara en la addenda la doble lectura y audiencia pública para las modificaciones en la tarifa, algo que estaba establecido en la COM y no se cumplía”, subrayó Machicado.

“El jueves pasado no dimos quorum para visibilizar este reclamo de que los aumentos de los servicios públicos se hagan de acuerdo a la COM”, insistió.

Además cuestionó que no se presentaron los balances para conocer las inversiones y gastos de las empresas e instó a terminar con esta práctica. Por otra parte, señaló que había autoridades que tenían el mandato vencido.

“Es por no ajustarse a la COM, que queremos que se cumpla, que no acompañamos”, afirmó.

De Falco recordó que las tarifas se han aumentado con simple lectura y que en diciembre la suba del boleto urbano fue aprobado por 11 concejales, sólo se opuso Gustavo Bustamante porque consideraba que no correspondía, pero no porque no tuviese doble lectura.

Bustamante le respondió que “si las cosas vienen haciéndose mal, pueden corregirse”, y reiteró que en el caso de la tarifa de agua hubo que agregar la doble lectura y audiencia pública en la addenda, a pesar de que está contemplada en la COM.

Cuestionó la distribución de subsidios y aseguró que en 2013 recibió 9 millones de pesos, que es lo que hoy gasta en seis meses. Además, objetó que la empresa no presentó los balances, sino la copia de un informe.

“Si la empresa necesita aumentar el boleto porque está en rojo, ¿por qué paga adelantos de Ganancias por 161 mil pesos por mes, que hace una ganancia presunta 5,9 millones anuales?”, se preguntó y sostuvo que hacen falta órganos de control.

Nora Landart agregó que necesitan la documentación legal, debidamente certificada y en el formato correspondiente de parte de la empresa y precisó que necesitó pedir los balances en la Dirección de Inspecciones Jurídicas.

 

Cambiar la Emtupse

Por su parte, la edil Verónica Navarro consideró que habría que revisar y cambiar la ordenanza de creación de la Emtupse como sociedad del Estado, teniendo en cuenta que tiene 14 años y una duración prevista de 30, el crecimiento del parque automotor, los cambios en la materia, el uso de medios alternativos como bicicletas y motos eléctricas, entre otros.

“Creo que es conveniente redefinir la participación pública y privada, la de los vecinos como usuarios y los controles que deben hacerse para evitar, por ejemplo, las demoras en la presentación de balances”, señaló.

Karina Bruno indicó que coincidía con los cambios que se requieren ante las nuevas realidades, pero dijo que Navarro tuvo hasta hace dos años responsabilidades ejecutivas para hacerlas y no lo hizo.

“Hay gente que descubrió Argentina y la ciudad en estos dos últimos años”, concluyó.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus