El Diario del centro del país

El Verde sube como el dólar

Geremía es el receptor de toda la felicidad. El ex-Unión Central anotó dos goles (lleva tres en dos partidos) y fue figura en Tío Pujio

CLAUSURA – Zona B – 9na. fecha

El líder e invicto Rivadavia goleó 4 a 0 a domicilio a Yrigoyen y logró su séptimo triunfo en ocho partidos. Con 22 puntos, los de Santoni tienen prácticamente asegurado el boleto a cuartos de final

Escribe Daniel Rodríguez

Fotos Osvaldo Carballo

Un sol radiante invadía cada espacio del estadio y La Caldera del Diablo ardía más que nunca. Rivadavia llegó a exponer su supremacía en otras extrañas  y se enfrentó a un Hipólito Yrigoyen que continúa, con sus juveniles, en continuo crecimiento.

Ya desde los vestuarios el Verde salió dispuesto a ganarlo y lo plasmó en su desempeño. Antes del minuto de juego, Nicolás Gayoso probó tímidamente a Ezequiel Oliva como anunciando lo que después llegó.

Con un mediocampo altamente poblado, los dirigidos por Marcelo Santoni apostaron a jugar por las bandas  con las subidas de Maxi Bustos y Le Roux por izquierda y derecha, respectivamente. Dicha tarea realmente rindió y dio sus frutos. Los volantes, entonces, iban rumbo a la línea final y con un centro atrás habilitaban al  tridente puesto en ofensiva generando estragos en la defensa anfitriona.

Y las emociones no tardaron en llegar. A los 10 minutos de juego, siempre en la primera etapa, ya Gayoso había estado muy cerca de marcar, pero desvió su remate. Además, Leandro Sabugo sacó de la línea un  efectivo cabezazo de Pascual Gudiño que tenía destino de red.

Los 17 minutos fueron los fatídicos para los dueños de casa.  Es que, como una tromba, Maximiliano Bustos exploró el carril izquierdo, se quitó dos marcadores de encima y, mano a mano con el arquero local, definió fuerte al primer palo decretando la ventaja del Verde.

Con el gol en su contra, los Diablos tuvieron que salir desde el fondo y crearon, tibiamente, alguna aproximación que no llegó a incomodar en ningún momento a Marcelo Berardo que tuvo una tarde más bien tranquila.

Solo un par de minutos bastaron para que los cabralenses repitieran, de cierta manera, la fórmula y lograran aumentar la ventaja. Tras un tiro de esquina ejecutado por Bustamante, Elián Geremía quedó mano a mano en el área chica y solo la empujó para que el 2 a 0 sea una realidad a los 28 minutos de comenzado el cotejo. Más alegría para los visitantes y más presión para Yrigoyen.

La cantidad de gritos en la primera etapa pudo haber sido mayor. Un par de minutos más tarde del segundo tanto Le Roux estuvo cerca tras un pase de Gayoso en la puerta del área, pero el volante no llegó a rematar con comodidad.

 

Goleada y doblete

El segundo acto del encuentro tuvo algunas variantes en los anfitriones. Horacio Moreno (DT del local) ensayó la entrada de Cuadrado como volante ofensivo y adelantó un poco más el desempeño de Esteban Oliva que venía, conjuntamente a Fernández, intentando aproximarse al arco de enfrente. Aún así, no alcanzó.

El Verde se venía como una ola. De esta manera, tras un tiro libre conseguido en tres cuartos de cancha, Geremía (a los 6 minutos) quedó mano a mano frente a Oliva y lo fusiló inaugurando la goleada y su doblete personal.

Con dichos tantos a su favor, los visitantes se calmaron y comenzaron a replegarse para no sobreexigirse.  En tanto, con las armas que disponía, el Rojo comenzó a crear juego asociado y a acercarse al área de su adversario.  Aún así, las imprecisiones y el abuso del pelotazo los terminaron perjudicando notablemente; para colmo de males Facundo Quiroga se fue expulsado por  recibir la segunda amarilla tras un altercado con Gayoso. El partido se volvió, con el paso de los minutos, ríspido y terminó cobrándose su primera tarjeta roja.

Eso no era todo, a Rivadavia le quedaba aún un poco más. A los 36, tras una desatención defensiva del local, Maximiliano Bustos, casi pegado a la línea de fondo, envió un centro que Le Roux recibió en soledad, y tras dominarla, la puso contra el palo izquierdo del portero que poco pudo hacer. Rivadavia goleó con efectividad y jerarquía. En tanto, a Yrigoyen le queda un camino importante por recorrer para mejorar porque tiene juveniles que se destacan por su entrega y su físico.

Claro que hubo más chances y más posibilidades de un resultado más abultado, por eso también es para destacar la defensa aguerrida de Ezequiel Oliva en el arco rojo. El portero sacó repetidamente varias pelotas mano a mano que podrían haber vuelto más negra la tarde de su elenco.

 

¿Clasificado?

Ahora, salvo cuestiones matemáticas, ya es (casi) un hecho que Rivadavia tiene asegurado su pase a los cuartos de final del Clausura, gracias a los 22 puntos que ya cosechó en la Zona B. Para más, podría concretar definitivamente su pasaje este miércoles, en los pendientes de la Zona C. Un plus de alegría que viajó a tierras cabralenses.

 

La figura: Elián Geremía

El delantero volvió a reconciliarse con el gol y no solo eso: fue autor de un doblete. En la visita también se destacó la tarea de Maximiliano Bustos. En tanto, en los locales Mariano Fernández se mostró como un generador incansable de juego.

El árbitro: José Ñúñez

De buen desempeño. Logró mantener calmo un partido que se había calentado. No tuvo ninguna influencia en el resultado final del encuentro. Además, fue justo al momento de las amonestaciones.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Deportes mecánicos

Noemí Bramardo

Remiseros en alerta ante una seguidilla de robos armados

Juan Pablo Morre

Empató en un escandaloso final y San Martín se fue al descenso

Daniel Rocha