El Diario del centro del país

Empresas familiares: el 36% de las más antiguas permanece

Algunos de los gráficos del informe. Poncio aclaró que hay empresas emblemáticas en Villa María y también familiares que han sido fundadas después de 1973 y que por ello no fueron incluidas en el informe sobre el cual se basó

ESTADISTICAS

En base a un estudio llevado a cabo en 2005, el contador Darío Poncio realizó un informe sobre la vigencia de las Pymes familiares en la ciudad, los motivos de cierre y analizó cuáles son las formas de extenderles la vida

Poncio remarcó también que pueden existir algunos datos que no sean precisos en cuanto a las fechas de cierre, por la falta de información que existía cuando se hizo el sondeo (en 2005) sobre esas firmas

El 36% de las empresas familiares fundadas en la ciudad hasta 1973 logró permanecer en el tiempo. Entre éstas, el promedio “de vida” es de 79 años.

Los datos se desprenden de un informe que realizó la consultora Poncio y Asociados, que encabeza el contador local Darío Poncio, el cual se presentó durante una charla realizada días atrás denominada “Cómo trabajar en familia y no fracasar”.

La misma estuvo a cargo, además de Poncio, del psicólogo experto en asesoramiento a empresas familiares Christian Novillo, donde se dieron consejos y datos importantes para lograr potenciar o rescatar, dependiendo el caso, a las Pymes familiares.

Poncio aclaró que se basó en “un trabajo que hizo AERCA en 2005, entre Jorge Daher y Carlos Seggiaro, donde se investigó a 61 empresas históricas de Villa María fundadas hasta 1973, por lo que las nacidas posteriormente no están incluidas”.

“Además, en base a ese libro de investigación me tomé el trabajo de reconstruir la vida de esas 61 empresas. Hay algunos casos en los cuales no hay datos fehacientes del cierre de las empresas. Sí hay datos en general del año en que abrieron”.

En ese sentido, el informe mostrado por Poncio revela que las empresas que permanecen actualmente y que son más longevas son El Cóndor con 127 años, Casa Paviotti con 122, Molinos Fénix con 102, Carusso con 93, Hernández con 88 al igual que Ruedi, Parolina con 83 y Valfré con 80.

“Entre las 61 empresas hay algunas emblemáticas para Villa María como Baudino, Seppey o Baravalle, que marcaron una trayectoria importante en la ciudad, pero que por distintos motivos cerraron”.

“Me puse a investigar cuáles han sido las causas de la desaparición de estas tantas empresas y algunas cerraron porque tuvieron problemas en la venta y comercialización o porque cambiaron los mercados. Pero una de las causas más importantes son los conflictos familiares que tuvieron y la falta de profesionalización en el manejo de la firma”, detalló el contador.

Pero, puntualizó, otro factor principal del cierre de muchas de las empresas que observó en el sondeo es “el recambio generacional”. “Es decir, el fundador no dejaba descendientes o los descendientes se dedicaban a otra especialidad; como también puede ser que tenían conflictos entre ellos”.

“Esta estadística muestra que hay expertos como el que incorporamos a mi consultora que pueden ayudar y asesorar para que estos problemas no sucedan”, planteó.

Actualmente, comentó Poncio, “hay empresas que tienen ya varias generaciones, que se han ido profesionalizando, han previsto un protocolo para ver cómo es que la empresa sigue funcionando con el paso de generación en generación, y eso les ha permitido subsistir y crecer”.

El especialista comentó que “es necesario para las empresas, sobre todo en Villa María, donde la gran mayoría son Pymes o familiares, que se lleve a cabo una protocolización, es decir, hacer un debate para ver cómo va a ser el recambio generacional y luego firmarlo”.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Joven brasileño recorre el mundo a pie concientizando sobre VIH

Alexis Loudet

Se aprobó en el Senado el proyecto para reincorporar despedidos de Fábricas Militares

Damian Stupenengo

Bajo Perfil ganó el “Nuevos valores” e irá al Festival de Peñas

Diego Bengoa