El Diario del centro del país

En el ingreso a La Calera todo es dolor y desazón por los daños

Vecinos no tenían tregua en la tarea de limpieza dentro y fuera del hogar

Bajo el agua – Los residentes de la calle Granaderos Argentinos al 700 y 800 llevan décadas de anegamientos, pero este fue uno de los peores temporales, con agua adentro de sus hogares

El miércoles soleado permitía la limpieza de las viviendas. Había malestar y preocupación. Hubo pérdidas materiales

Escribe Diego Bengoa Barra
Fotos: Roberto Zayas
DE NUESTRA REDACCION

Patricio Marengo: “No es justo, es hora que veamos qué se puede hacer”

Enojo, desazón y tristeza se conjugaban ayer en habitantes de Granaderos Argentinos al 700 y al 800, las cuadras de acceso a barrio La Calera.

A consecuencia de los más de 200 milímetros que cayeron en poco más de dos días, la arteria se convirtió en un río y el agua ingresó a muchos hogares. Así, varios ciudadanos vieron perder muebles y artefactos y resultaron con serios daños estructurales en sus casas.

Micaela Olaviaga: “Estaba por poner un emprendimiento. Perdí todo”

Ayer a la mañana se veía a muchas personas limpiando el interior de sus viviendas y también las veredas. La calle pavimentada parecía de tierra: todo era barro, por el cual se tornaba muy difícil caminar.

Ya no corría agua, a excepción de los cordones cuneta. El día de sol posibilitaba la limpieza y la búsqueda de recuperación tras un nuevo golpe que padeció el vecindario, que lleva décadas de anegamientos sin que existan soluciones de parte de los sucesivos gobiernos.

La calle Granaderos Argentinos era solo barro, imposible de transitar durante la víspera

Patricio Marengo vive a pocos metros del bulevar Vélez Sarsfield y desde el sábado a la noche hasta el lunes solo podía salir de su casa gracias a que su inmueble está conectado al de su mamá, que reside en la esquina del bulevar.

No obstante, su progenitora la pasó peor que Patricio y su familia: “Tuvo 30 centímetros de agua adentro”.

“Ella hace 15 años que está en la esquina y es la quinta inundación que le toca a vivir. Hace 6 años tuvimos una grande, en la que entró mucha agua en la casa”, repasó.

“Este es un reclamo de hace muchos años, 40 por lo menos. Acá llueve 20 milímetros de golpe y la calle se inunda”, graficó.

Comentó que con la utilización de una bomba extractora la arteria volvió a despejarse, “de lo contrario todavía estaría anegada”.

“Me parece que uno de los problemas son las bocas de tormenta, que están sucias. Creo que la gente tampoco cuida, porque se ven bolsas de basura”, contextualizó.

Luego apuntó hacia el Estado. “Esperan que suceda lo que pasó para venir a trabajar en los desagües de la cuadra”, se lamentó.

Patricio estaba ayer muy cansado, ya que desde el sábado hasta el lunes casi no durmió. “Tengo chicos, entonces tenía miedo al agua, a los bichos, fue difícil. Además cada tanto pasaba una camioneta y generaba un oleaje, no respetaban el corte”, confesó.

Cuando se le preguntó cómo vio la conducta del municipio, respondió que observó a personal de Seguridad Ciudadana abordando la situación del tránsito. “He visto a bomberos. El lunes directamente no apareció ninguno de la Municipalidad, eso genera un poco de bronca, entiendo que era el día de los trabajadores municipales, pero nosotros estábamos desesperados”, declaró.

“Anoche (por el martes) me encontré con gente de la Cooperativa que había puesto una bomba con un camión y eso descomprimió la calle”, comentó.

Si bien a su hogar no ingresó agua, a su madre “le arruinó cosas, un mueble”. “Con ella vive mi abuelo de 98 años, gracias a Dios está bien, pero lo tuvimos que sacar”, contó.

Ante preguntas, dijo que con los vecinos han hecho solicitudes tanto al exintendente Eduardo Accastello en su momento como al actual jefe del Ejecutivo Martín Gill, “pero hay que echarle la culpa a todos, porque esto lleva 40 años e incluso me cuentan que antes era peor”.

Entendió la dimensión que tuvo el temporal, “pero el agua debería escurrirse después”.

Ayer intentaban recobrar la tranquilidad y recién entonces sus hijos volvían a la escuela.

“No es justo, es hora que veamos qué se puede hacer. Uno es joven, pero hay personas mayores, a mi mamá le flotaba agua por el piso. Además estuvimos dos días sin luz”, cerró.

 

Ya habían perdido un auto

Metros más adelante hacia el interior de La Calera, Micaela Olaviaga estaba con las puertas abiertas sacando barro.

“Es muy triste, es la tercera vez que se inunda todo en solo un año. En la segunda oportunidad mi papá perdió un auto, un 307, el seguro le quería dar un monto de dinero muy mínimo, ni siquiera servía para cambiar repuestos”, fue lo primero que contó.

Toda la vivienda se vio invadida por el agua, con un sótano tapado por la inundación. En este marco, perdió la cocina, la heladera, colchones y muebles.

Primero consideró que los bomberos “se portaron muy bien” y luego criticó a la gestión de Gill, porque si bien se brindó ayuda para la evacuación, hubo “poco más”. “Accastello se puso con los vecinos a sacar el agua, nos pareció muy bien. Gill vino a figurar, sacarse fotos, ver la desgracia ajena y no hizo nada, perdemos todo y no lo entienden”, criticó.

“Estamos en un pozo, se almacena y se estanca el agua en esta calle, los desagües no funcionan, es una vergüenza”, advirtió.

Con dos hijos -a quienes llevó a casa de familiares fuera de la ciudad-, Micaela sostuvo que ahora tiene que “empezar de cero”. Encima, intentaron robarle y le dañaron el portón.

“Estaba por poner un microemprendimiento, levantando un espacio con Durlock y perdí todo”, contó.

“Acá no apareció nadie, solo vino una chica del municipio hoy (por ayer) a relevar, le dije que perdimos todo. Las paredes están todas sucias, todas las maderas podridas, no sé cuándo saldremos adelante. Entiendo lo del evento climático, pero si los desagües funcionaran no estaríamos tan afectados”, consideró.

 

“Problema de muchos años”

El Diario también habló con Maximiliano Pivetta, que no daba abasto en su tarea de limpieza. Expresó que participó del grupo que en inmediaciones al boliche La Legua buscó frenar el avance del agua hacia la ciudad.

Evaluó que el Gobierno priorizó estar en la parte trasera del barrio, tras el cementerio, por ser un sector más vulnerable.

“Este es un problema de muchos años. Toda mi familia vivió y vive acá, tengo 41 años, siempre nos pasó, pero esto ha sido lo más grave”, indicó.

Otro de los hombres abordados criticó a Accastello. “Se puso a trabajar ahora, estuvo 16 años sin resolver esto”, dijo y contó que escribirá una carta para ser publicada.

 

Comunicado oficial – El municipio limpia las calles afectadas

El municipio informó que se llevan adelante las tareas de limpieza en diferentes sectores y arterias para quitar el barro generado por el agua.

Esto se inició en diferentes frentes, sobre todo en los sectores que se vieron más afectados, como el caso de barrio Malvinas Argentinas, donde la laguna de retención desbordó y generó anegamientos.

Similares acciones se concretaron en Parque Norte, sobre todo en un tramo de calle Marcos Juárez, en barrio Roque Sáenz Peña y en las calles de acceso a Villa María.

Puntualmente sobre barrio La Calera, se precisó que deberá aguardarse a que las calles de tierra puedan orearse para el ingreso de maquinaria.

Se explicó que los equipos de Inclusión Social y de Descentralización Territorial continúan relevando las condiciones estructurales de las viviendas y asistiendo con alimentos a las familias que ya regresaron a las viviendas. En tanto, se realizó la limpieza de ingresos a los establecimientos educativos.

El temporal que dominó a la localidad durante más de dos días, también surtió efectos en el tendido eléctrico y desde el municipio se buscaba restablecer el servicio de alumbrado en diferentes espacios.

“Los cortes en la provisión eléctrica, sumado a los inconvenientes propios de la lluvia en el cableado, ocasionó que algunas áreas permanecieran sin alumbrado hasta tanto se pudieran recambiar piezas y reparar cortocircuitos, tareas que se están llevando adelante”, dijo el Gobierno ayer pasado el mediodía.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

La identidad trinitaria será eje de la Gala

Alexis Loudet

Veteranos de Malvinas invitados a encuentro mundial por la paz

Noemí Bramardo

Presentaron el Programa Andén

Daniel Rocha