El Diario del centro del país

“Es el Estado quien habla a través del escribano”

Mariana dijo que el escribano “no tiene que convencer a nadie” porque “llegan con voluntad de las dos partes”

DIA DEL ESCRIBANO – “La profesión no está ajena a la realidad que vive el país”

La imparcialidad de estos profesionales es una de las características más distintivas. Sobre cómo los afecta el contexto económico, los desafíos de la capacitación constante y los cambios que hubo tras el nuevo Código, habló una de las notarias más jóvenes de la ciudad

“Es el Estado el que habla a través de un escribano. Cuando damos fe de que algo ocurrió, es el Estado el que lo está haciendo”.

De esta manera resumió la notaria Mariana Jue, quien se desempeña como tal desde hace algo más de cinco años -una de las más jóvenes en la ciudad-, la función e importancia que cumplen estos profesionales en la jornada en la que se celebra el Día del Escribano y el Día del Notariado Latino.

A su vez, destacó como fundamental la imparcialidad que caracteriza a estos trabajadores. “Es muy diferente al rol de un abogado. Un abogado defiende a una parte, el escribano no toma postura, es imparcial frente a dos partes y no tiene que convencer a nadie de nada”, destacó y agregó: “La gente llega convencida de algo, con la voluntad de hacer tal o cual acto jurídico”, describió la joven de 33 años, y resaltó que “también es importante escuchar y ver cuál es la verdadera intención de la gente, que por ahí no tiene los términos técnicamente correctos, por lo que hay que lograr encuadrarla en los términos jurídicos adecuados”. A su vez, puntualizó: “No tenemos clientes, tenemos requirentes”.

La joven tiene 33 años y desde 2013 se desempeña como escribana

¿Qué tipo de trámites son los que más tiempo les ocupa actualmente en la ciudad?
-Muchas certificaciones de firmas, eso es algo cotidiano. Muchos 08, 02, todo lo que tiene que ver con las transferencias de autos, hay mucho movimiento, o en realidad, había.

¿Cómo está afectando el contexto económico su tarea?
-La profesión no está ajena a la realidad que atraviesa el país. Se ve una merma tanto en lo que es compra y venta de inmuebles, donde hay mucha gente que está expectante, viendo qué pasa, y lo mismo pasa con transferencias de automotores; en general, hay una pausa importante, bajó mucho el flujo.

A su vez, también se ha visto una disminución importante en los créditos. Es una caída progresiva, pero que hace unos meses se profundizó.

Sin embargo, en otras cuestiones que también están vinculadas con nuestra tarea y donde no se percibió esa disminución, es, por ejemplo, en autorizaciones para viajes, para que menores salgan del país.

¿El último “pico” en la actividad cuándo se dio?
-Quizás la primera etapa del nuevo Gobierno nacional, cuando aparecieron los créditos UVA. Ahí se vio un “boom”, no dábamos abasto.

¿Cuánto cambió tras el nuevo Código Civil y Comercial?
-Dio muchos derechos, más que nada a la mujer. Han creado derechos para la mujer, los niños, y se los escucha a los adolescentes. Nos ha cambiado en cuestiones relacionadas al régimen de la vivienda, ha generado protecciones de ese tipo, a la concubina, ha puesto a la conviviente en una posición más beneficiosa que antes.

 

El por qué de esta fecha

El 2 de octubre se celebra el Día del Escribano y el Día del Notariado Latino. El notariado es un gremio que tiene reconocimiento internacional desde hace 59 años, cuando en 1948 se fundó la Unión Internacional del Notariado Latino.

La Unión se fundó el 2 de octubre de 1948. Por esta razón, ese día ha sido designado como Día del Notariado Latino, y en la Argentina se celebra el Día del Escribano.

La Unión Internacional del Notariado Latino es una organización no gubernamental (ONG), formada por las asociaciones profesionales de notarios de 71 países en cinco continentes, cuyos sistemas notariales son de tipo latino, fundado en el derecho romano-germánico.

El 2 de octubre de 1948, en Buenos Aires, Argentina, a iniciativa del notario José Adrián Negri, en ocasión de celebrarse el Primer Congreso Internacional del Notariado Latino, se gestó la idea de formar una unión de notariados, con principios comunes.

 

Las nuevas tecnologías permiten ganar tiempo

Mariana aseguró que la capacitación para los escribanos es fundamental y permanente. Hacerla posible es ahora más fácil gracias a la aplicación de las nuevas tecnologías.

Así lo explicó: “En Villa María la delegación del Colegio de Escribanos está muy activa. Han logrado cosas importantes, como hacer que las charlas que se daban en Córdoba, que antes hacían que uno tuviera que perder las horas de trabajo, viajar y demás, ahora puedan aprovecharse acá, ya que se están utilizando las teleconferencias. Eso fue excelente”.

Por otra parte, ponderó que se comenzó a utilizar un sistema que repercute directamente en el tiempo que demandan ciertos trámites. “Hay un nuevo Sistema de Datos Notariales mediante el cual se agiliza todo lo que son declaraciones juradas y un montón de trámites que ahora se pueden hacer vía web y que antes requerían sí o sí viajar a Córdoba y que llevaban mucho tiempo. Esto repercute directamente como beneficio para la persona que recibe una respuesta mucho más rápida”, subrayó.

 

¿Cuáles son las vías para ser escribano?

Por concurso o por adscripción son las dos vías para poder ejercer. “Una vez con el título, se hace un sumario para formar parte del Colegio y luego se puede llegar mediante dos vías: una es la adscripción, que es un escribano que cuando cumple ciertos años de antigüedad, cierta cantidad de escrituras, designa un adscripto; y la otra es por concurso. En mi caso fue por concurso”, relató Mariana Jue.

A su vez, envió un mensaje a los jóvenes que están intentando convertirse en notario que, asegura, son muchos: “No es fácil porque hay un número limitado, pero no es imposible. Muchos piensan que la profesión es hereditaria, y no es tan así, de hecho yo llegué por concurso, que es da cuando por la causa que sea un titular no ejerce más. Es provincial el concurso. No es fácil pero se llega, se puede”.

 

Las escrituras siempre están

“Cuando viene la gente y firma una escritura, el original queda para el escribano. Cuando a alguna de las partes el día de mañana se le pierde, rompe o lo que sea, nosotros tenemos la responsabilidad de tenerlo archivado durante determinado tiempo.

Luego el Estado es quien lo archiva para darle el resguardo a la persona de que ese acto que realizó frente al escribano va a quedar para siempre”, ilustró, haciendo referencia a que no son pocos los que alguna vez han temido por una escritura que ya, por diferentes motivos, no tienen en su poder.

 

¿Por qué un número cerrado de profesionales?

En cuanto a la cantidad de escribanos que hay, Mariana Jue dijo que hay una explicación concreta. “Es el Estado provincial el que habla a través del escribano. Cuando damos fe de que algo ocurrió, es el Estado el que lo está haciendo. Somos custodios de la fe pública.

Entonces, el Estado también es responsable por los actos que los escribanos realizan, de hecho se puede demandar al Estado por algún incumplimiento de un escribano. Por eso el Estado es celoso en abrirlo. Por seguridad también”.

 

Están obligados a reportar “operaciones sospechosas”

A principios de septiembre la Corte Suprema de Justicia de la Nación convalidó la constitucionalidad de la ley que obliga a los escribanos a reportar a la Unidad de Información Financiera (UIF) “operaciones sospechosas” de las que pudieran enterarse a partir del ejercicio de su profesión.

Se trata de una demanda que el Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires había ganado en primera instancia, pero que luego perdió en la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata.

Con el voto mayoritario de los jueces Elena Highton, Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Carlos Rosenkrantz -estos dos últimos con sus propios argumentos- y la única oposición del presidente del tribunal, Ricardo Lorenzetti, la Corte zanjó así un tema que podría servir de antecedente para varias demandas similares planteadas por entidades bancarias y financieras y hasta mutuales, según estimaron fuentes judiciales.

Los escribanos bonaerenses, con el aval solitario de Lorenzetti en la Corte, objetaron la vaguedad del término “operaciones sospechosas” y que ellas no están totalmente descriptas en la ley que regula la materia, pero la mayoría del máximo tribunal defendió la norma al sostener que en los casos de normativa en la lucha contra el lavado de activos “resulta, por definición, imposible a la autoridad prever con anticipación todos los supuestos de sospecha vinculados a operatorias naturalmente esquivas a la fiscalización estatal”, según dijeron en su voto Highton y Rosatti.

“Dicha normativa responde al fenómeno de la criminalidad transnacional, abordada por los instrumentos internacionales suscriptos por nuestro país (…) muchos de los cuales refieren expresamente a las ‘transacciones inusuales o sospechosas'”, añadieron esos dos magistrados al recordar los convenios rubricados por la Argentina en el marco de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA), entre otros.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

La industria representa el 20% de la actividad económica de Villa María

Lucas Bertolino Desatec

Fraire: “Hay muchas propiedades por las que no se tributa como rentista”

Mercedes Dagna

Un espacio en donde crear

Alexis Loudet