“Estamos en un mundo de lo incierto, todo está por verse”

Claudio Fantini es uno de los analistas internacionales más consultados por los medios de prensa cuando grandes acontecimientos ocurren en el mundo

El periodista y analista internacional Claudio Fantini hizo un repaso por lo que significa Trump en el mundo, la injerencia rusa y la “compleja realidad argentina”

Claudio Fantini es uno de los analistas internacionales más consultados por los medios de prensa cuando grandes acontecimientos ocurren en el mundo

En el marco de las actividades organizadas por el Consejo de Profesionales de Ciencias Económicas (CPCE), el martes arribo a nuestra ciudad el reconocido licenciado Claudio Fantini, politólogo y periodista.

Fantini es uno de los analistas internacionales más consultados por los medios de prensa cuando grandes acontecimientos ocurren en el mundo y brindó en la sede del CPCE una conferencia en donde repasó los principales acontecimientos, históricos y actuales, que nos permiten comprender el mundo de hoy.

Ante un auditorio repleto, el periodista comenzó su disertación analizando el contexto mundial que estamos viviendo: “Hay momentos en la historia de la humanidad en donde se producen encrucijadas. Donde miremos vamos a ver situaciones que nos resultan insólitas, acá pondremos algunos ejemplos. Este es un mundo de lo inesperado. Y si se quiere, en este último puñado de años, la visibilidad de este rasgo de lo inesperado, de lo incierto, la sorpresa permanente, la perplejidad y la estupefacción concentró una gran cantidad de ejemplos”, empezó explicando.

“Creo que la primera gran sorpresa fue la desaparición de la Unión Soviética, en la forma en la que se dio. De ahí en más, todo lo que no ocurría podía ocurrir, como, por ejemplo, que renunciara un Papa o que llegara otro Papa de Latinoamérica”, agregó.

 

Donald Trump: dos caminos

“Nunca en la historia podría haber llegado al Salón Oval de la Casa Blanca un hombre de las características como quien esta ocupando ese despacho hace ya varios meses”, explicó al analizar las últimas elecciones en Estados Unidos, que llevaron a Donald Trump a la presidencia.

“Estados Unidos tiene un sistema electoral indirecto: el presidente se elige a través de un Colegio Electoral, para el cual el que gana en cada distrito se lleva todos los electores de cada estado. En las elecciones donde ganó George Bush (hijo), un tribunal anuló en bloque miles de votos observados, dejando el Colegio Electoral de Florida en manos republicanas. El demócrata Al Gore había sacado medio millón más de votos en la elección general. Ese ya fue un punto de cambio, donde el extremismo empezó a tomar puestos de poder. No obstante, al lado de Trump, Bush hijo es Kennedy”, ejemplificó.

Para Fantini, Estados Unidos hoy se pregunta si su sistema institucional seguirá siendo lo que fue durante más de dos siglos o si Donald Trump barrerá con todo: “Esta es la pulseada que se libra en el escenario político norteamericano. Por un lado, una institucionalidad que estuvo siempre por encima del poder presidencial y por el otro, un sismo que sacude a las potencias occidentales amenazando con derrumbar sus sistemas democráticos”.

“Esa pulseada, que se librará en las urnas de varios países europeos a lo largo de 2107, en Estados Unidos atraviesa un momento crucial. Con el codo apoyado en la Casa Blanca, un millonario grotesco y un ideólogo extremista pujan contra la prensa, los demócratas y algunos republicanos institucionalistas, además de gran parte de la sociedad que no quiere ver caer la Constitución a los pies de un inédito despotismo”.

 

Ante un auditorio repleto, el periodista comenzó su disertación analizando el contexto mundial que estamos viviendo: “Hay momentos en la historia de la humanidad en donde se producen encrucijadas”, dijo Fantini

El ventrílocuo Steve Bannon

“Es imposible saber si Trump va a ser absorbido por el sistema o va a imponer su idea al sistema. Si Trump triunfa y logra imponerse a un sistema que tiene más de dos siglos, Estados Unidos se va a parecer políticamente más a Rusia, porque va a pasar a tener un ‘hiperpresidencialismo’. Esa es la idea de Steve Bannon, que es el ideólogo de Donald Trump. Bannon es extremista, está en contra del sistema institucional norteamericano. Actualmente es el asesor jefe en la Casa Blanca”, señaló.

“Por otro lado, es posible que el sistema termine imponiéndosele a Trump y haciendo que se alinee y termine siendo domesticado por el sistema. En ese caso, Bannon saldría del Gobierno y Trump gobernaría haciéndole caso al establishment político y a las instituciones. Pero hoy se está librando una pulseada contra el sistema y es una incógnita”, agregó.

“Trump está obligado a derribar rápidamente el sistema institucional porque, de tardar, la fraudulenta injerencia rusa que lo ayudó a conquistar el poder, se convertirá en el cadalso de su Gobierno. Que la Casa Blanca esté en manos de Trump y su ventrílocuo, Steve Bannon, es la consecuencia final de la deriva extremista del Partido Republicano”.

 

La injerencia rusa

Vladimir Putin festejó el triunfo de Trump. “Es la primera vez en la historia que un presidente ruso apadrina a un candidato norteamericano. Es uno de los aspectos anómalos que tiene este momento político de los Estados Unidos”.

Según Fantini, “las agencias de inteligencia de los Estados Unidos confirmaron la interferencia de Rusia en el proceso electoral, con vistas a perjudicar a la candidata demócrata, dejó en claro que espías al servicio del Kremlin hackearon correos electrónicos de Hillary Clinton y de altos dirigentes de la campaña demócrata para difundir información que posibilitara un triunfo de Donald Trump. Los voceros y encumbrados simpatizantes del magnate se apresuraron a decir que, aunque el espionaje ruso haya robado información para perjudicar a Clinton, la acción no habría influido en el resultado de la elección”.

Este razonamiento no ahuyenta el fantasma de un “Watergate que, incluso, puede ser peor que el Watergate”: “Este caso es peor que Watergate, porque fue una injerencia externa, de una potencia rival. También es peor que el caso Watergate, porque Trump no solo no triunfó abrumadoramente en los votos. Por el contrario, de las cinco veces que en la historia norteamericana el Colegio Electoral coronó al candidato que salió segundo, en lugar de elegir al que sacó más votos, este es el caso en el que la derrota del ganador fue más lapidaria: Hillary sacó casi tres millones de votos más que quien fue consagrado en el Colegio Electoral. Desde la campaña electoral Trump viene sorprendiendo a Norteamérica porque él proclamaba como modelo de liderazgo el de Vladimir Putin. Y Vladimir Putin por su lado hacía elogios de Donald Trump desde la campaña electoral”.

 

“Argentina necesita una Moncloa”

“Según el kirchnerismo, Mauricio Macri es un neoliberal que ejecuta un ajuste ortodoxo. Según los economistas ortodoxos, como Espert o Broda, los capitales extranjeros no llegaron a nuestro país porque Macri es un ‘kirchnerista light’”, manifestó el periodista al comenzar su explicación sobre la situación argentina.

Para el periodista, esta “encrucijada” tiene tres alternativas: “La primera es la regresión al populismo autoritario que representan Cristina Kirchner y sus aliados. La segunda es la imposición de un recorte del déficit fiscal y el gasto público que tendría que ser tan fuerte y profundo que sólo podría ejecutarlo una suerte de ‘Pinochet civil’. Tanto los voceros de la represión populista como los soterrados impulsores del ‘Pinochet civil’ son violentos descalificadores seriales que ahondan la grieta. La tercera alternativa a esas dos regresiones autoritarias es un gran acuerdo político-económico que bien puede simbolizarse con los Pactos de la Moncloa”.

”Veo al país entre el populismo autoritario y la ortodoxia que reclama un Pinochet. ¿La salida? Moncloa”, señaló, haciendo referencia a los acuerdos de reforma económica, jurídica y política llevados adelante durante la transición española en 1977.

Finalizadas más de dos horas de exposición, en donde habló también del Estado Islámico, las elecciones en Francia, el futuro de Europa y la actualidad de la economía china, Claudio Fantini fue despedido con un prolongado y caluroso aplauso por parte de todo el público presente.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus