El Diario del centro del país

“Exigen escondidos en burbujas de abundancia”

El mandatario se saluda con la referente opositora Karina Bruno tras su alocución. Hubo muchas críticas de ella

El intendente Gill abrió sesiones – El costado más político

El mandatario apuntó hacia el macrismo y dijo que “no entienden que el sacrificio debe provenir de arriba para abajo”

Con críticas al Gobierno de Mauricio Macri, el intendente Martín Gill dedicó los últimos minutos de la sesión legislativa a consideraciones de corte netamente político con las que, naturalmente, se colocó en la vereda de enfrente del PRO.

Primero dijo que con su equipo trabajan “incansablemente por el otro” y que se fueron “dejando de lado muchas veces mezquindades y soberbia, odios y vanidades”.

“Entendemos que el poder antes que nada es servicio y el servicio es inclinarse ante la necesidad del otro”, manifestó.

Y recalcó que hay dirigentes que “nunca estuvieron donde la necesidad efectivamente está”.

“No vinimos a la política a entregarnos en contradicciones banales”, expresó en uno de los pasajes y añadió que “aun hay muchos problemas”, los que “hay que resolver y poner sobre la mesa”.

Habló del “llanto de muchos de los nuestros que hoy no están bien por las políticas que se llevan adelante, de manera imprudente, desde una visión unitaria y liberal, centralista, a la que le cuesta entender al interior del interior”.

Luego remarcó que “solo creando igualdad de oportunidades logramos crecer en conjunto”.

Consideró que esta es una Patria “dañada por privilegios, por aquellos que utilizaron el poder durante 200 años para valerse de sí mismos” por encima del interés colectivo. En ese contexto disparó: “Son los mismos que exigen sacrificios incalculables escondidos en burbujas de abundancia, diciendo escuchar a los que jamás escuchan”.

“Son los dirigentes que exigen más a los de abajo y no entienden que el sacrificio debe provenir de arriba para abajo y no de abajo para arriba”, subrayó y lo aplaudieron.

Llamó a “comprender la gravedad de la crisis en la que nos encontramos” y evaluó que “el futuro quizás no es el que soñamos”.

 

Opiniones

Desde la UCR: tanto Karina Bruno (PRO) como Nora Landart (Unión Cívica Radical), ambas del bloque legislativo Juntos por Villa María, advirtieron que Gill plasmó en proyectos de ordenanza cuestiones muy demandadas desde la minoría.

Landart dijo que la llenaba de “alegría” el hecho de que “luego de haber presentado más de cinco años consecutivos el pedido de reducción de la unidad de multa” ayer se anunciara esa iniciativa. Lo mismo respecto al OIM.

“Me parece positivo y es consecuente con asumir indirectamente el déficit que tiene la gestión provincial en relación al costo y la gestión del mismo”, sostuvo Landart al ser abordada por El Diario al término de la sesión legislativa.

También mencionó lo vinculado con el estacionamiento medido, lo que entendió como una cuestión que “obedece a esta contienda electoral interna del Partido Justicialista, pero que va a terminar redundando en beneficio de los villamarienses y, en línea a lo que yo planteé, a que parte de lo que se recaude esté direccionado a las entidades de bien social”.

La radical reconoció “los logros en materia de salud y educación, en cuanto a accesibilidad”, apuntó que lo valora incluso “desde el primer informe” de gestión, en 2016, pero observó que “no hay una vinculación directa entre el diagnóstico y 20 años del proyecto político al que adhiere a nivel provincial”. “Veinte años de inasistencia e insuficiencia en políticas sociales, en materia de salud, de educación, de seguridad”, interpretó.

Desde el PRO: “fue largo, me aburrí en un momento, deberían aconsejarle que se pierden ideas”, fue lo primero que soltó la concejal del PRO Karina Bruno, quien dijo ver más que una apertura de sesiones, la “ratificación de una candidatura” y en donde “quedó en evidencia el divorcio del oficialismo”.

También sostuvo que se anunciaron “medidas electoralistas y populistas reclamadas hace años”.

Ejemplificó con el estacionamiento medido. “Su jefe de Gabinete hace un año y medio debía resolver la cuestión en una comisión”, recordó y aseveró que hubo “abusos, incumplimiento, ineficiencia y la última vergüenza, el cobro de 8 pesos hasta hoy mismo” por parte de Federación Mercantil.

“Ahora, en un año electoral, lo van a revisar”, objetó.

También recalcó que numerosas veces se planteó lo vinculado al OIM, “una tasa distorsiva, un sobrecobro”.

Además cuestionó la falta de fecha para los comicios. Destacó que es la única ciudad importante de la provincia que “no sabe cuándo elige”.

“Tiene que ver con una interna, de si se arreglan o no”, opinó y dijo que Gill y Accastello son parte de un mismo proyecto, “el de 20 años de un gobierno que sigue sin resolver problemas estructurales y sustanciales de la ciudad. Se pelean por el poder, no por un proyecto de ciudad, hace 20 años que demuestran qué ciudad no quieren”, declaró.

“Me parece que (el intendente) no va a los barrios, en donde cuentan que no tienen turno en dispensarios, luz en la esquina, que hay muchos alacranes”, indicó.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Se realizó nueva edición de “Navidad sin hambre”

Alexis Loudet

El río, con mucha agua

Noemí Bramardo

Pidió que se evalúe el estado edilicio

Alexis Loudet