El Diario del centro del país

Ferrocarril y vinculación Villa María/Rosario

NOTA Nº 557, escribe Jesús Chirino

Desde el año 1867 hasta 1870 la línea férrea que tenía que unir las ciudades de Rosario y de Córdoba solo llegaba a Villa María. Durante ese lapso de tiempo, el punto geográfico en el cual se sitúa nuestra localidad tuvo un rol importante y destacadísimo en lo relacionado con el transporte. Esta circunstancia impactó en diferentes ámbitos de la vida comunitaria. Por ejemplo, proveniente de la región de Cuyo, La Rioja, Córdoba y otras zonas del norte del país, llegaban a esta localidad productos trasladados en carretas. Aquí las mercancías eran trasladadas a las formaciones ferroviarias, el nuevo medio de transporte, para continuar su viaje hacia la pujante ciudad de Rosario. Desde aquel lugar geográfico muchos bultos transbordados en Villa María continuaban viaje hacia todo el Litoral del país.

 

Pasajeros

Luego de alcanzar el punto geográfico en el cual actualmente se erige Villa María, el trazado ferroviario pasó a desarrollarse en etapas para llegar a la ciudad de Córdoba recién en 1870. En ese lapso de tiempo nuestra localidad jugó un papel fundamental en el intercambio económico entre diferentes puntos del país. Para dimensionar la trascendencia de la naciente localidad en aquellos años, podemos apuntar que el Censo Nacional realizado en el año 1869 permitió conocer que entonces Rosario contaba con 23.169 habitantes. Eso la colocó como la tercera ciudad del país, en relación a su población. En primer lugar se encontraba Buenos Aires con 177.787, luego se ubicaba la ciudad de Córdoba con un total de 28.523 habitantes. Estas cifras permiten comprender la importancia de la ubicación geográfica de Villa María, en la ruta ferroviaria que unía las tres ciudades más grandes del país. Otro dato de interés para dimensionar el papel de nuestra localidad entonces, es la cantidad de personas que se movilizaron por tren en aquel tiempo. Así podemos relevar que en 1867, desde el primer día de septiembre hasta final de año, el Ferrocarril Central Argentino transportó, desde Rosario a Villa María, la importante cantidad de 22.400 pasajeros. Es decir que se trasladaron una cantidad de viajeros que representaba el 96% de la población rosarina. Vinieron hasta la estación de nuestra localidad (incluso desde antes de la fecha que reconocemos como la de la fundación de Villa María) que por entonces contaba con menos de 500 pobladores aunque, debe señalarse, estaba al lado de la señorial Villa Nueva que ya tenía varias décadas de existencia. Estos datos son importantes no solo al entender la importancia del ferrocarril en el desarrollo de la población erigida en estos terrenos, sino también en la valoración de la decisión del terrateniente Manuel Anselmo Ocampo que, en su condición de propietario de estas tierras, cuando llegaba el tendido de las vías ordenó el trazado del plano de la localidad.

 

Vínculos con el Litoral

Antonio Sobral, en el Plan de Desarrollo de la Ciudad de Villa María editado en 1967, señaló “las relaciones con Rosario y el Litoral marcó también -por la intensa actividad comercial, social y política que las irá uniendo- una influencia en la formación de la mentalidad de esta ciudad. Las actitudes, sistemas de valores y hábitos, denuncian mayores componentes litoraleños que específicamente cordobeses. En las actuales circunstancias, con otros elementos, se está configurando un espíritu social como expresión de ambas aportaciones”. En la misma obra el dirigente radical también sostiene que “pretender conocer nuestra realidad social en sus más acusadas modalidades de conducta -dentro de un contexto de composición cosmopolita- exige entrar a estudiar previamente nuestras relaciones con el Litoral, pero a través de Rosario que amuñona el proceso…”. Para Sobral es importante recordar que Rosario “denuncia una composición demográfica similar a la nuestra ya que el movimiento aluvional, después de Caseros y de Pavón, las unió a estas dos ciudades en la misma matriz histórica”.

 

Rosario y Villa María en el debate capital

Esa relación que la naciente Villa María y Villa Nueva establecieron con la ciudad santafesina a partir del lazo ferroviario que las unió, tendría consecuencias importantes en la vida comunitaria de las localidades. En el caso de Villa María las influencias se dieron en diferentes ámbitos y perduraron en toda la historia de la ciudad. Desde Rosario llegaron dirigentes políticos de la talla de los hermanos Seco y Amadeo Sabattini, solo por nombrar algunos. Por décadas, las relaciones comerciales con negocios rosarinos fueron de gran importancia. En el Archivo Histórico de la ciudad se encuentran facturas, pedidos de presupuestos y notas que testimonian  la compra de elementos, por parte del municipio, a fábricas y comercios establecidos en Rosario. Un ejemplo de esas compras se encuentra en el edificio donde funciona el Archivo Histórico Municipal en Dante Alighieri y Cárcano, declarado patrimonio histórico de la ciudad. Allí, en las columnas metálicas que sostienen el techo de la galería que rodea la construcción puede leerse “Manuel Renaw. Fundición. Rosario”. Por otra parte, en lo educativo pueden referirse las relaciones que se cultivaron desde la Biblioteca Bernardino Rivadavia con instituciones y personalidades de la intelectualidad rosarina. También resulta pertinente mencionar que, muchas décadas después, en el año 1987, el pedagogo Angel Diego Márquez inició un camino que llevó a que el Inescer fuera sede a distancia de la Universidad Nacional de Rosario en Villa María. De esa manera la enseñanza universitaria, que por entonces ya tenía vigencia en la ciudad a partir de la existencia de la facultad de la Universidad Tecnológica Nacional, generó un importante espacio para que una prestigiosa universidad nacional como la de Rosario pudiera formar profesionales en Villa María. El mismo Sobral supo escribir que hasta el ´30 la ciudad solo contaba con educación de nivel primario y que los vecinos que “aspiraban para sus hijos una educación superior que les permitiera el ascenso social, enviaban a sus hijos a estudiar, preferentemente a Rosario, Santa Fe y Buenos Aires”.

Otra circunstancia histórica que pareciera establecer una relación entre estas dos ciudades es el hecho de que el territorio de ambas, al igual que otros puntos del país, estuvieron a punto de ser federalizados para erigir la capital del país. En 1868, un año luego de iniciar su existencia Villa María, el presidente Bartolomé Mitre vetó la ley votada por el Congreso que establecía la capital en la ciudad de Rosario. El proyecto había sido presentado por el senador nacional por Santa Fe, Joaquín Granel. El año anterior, 1867, cuando nacía Villa María había sido presentado un proyecto similar por parte del diputado nacional Manuel Quintana que también planteaba federalizar la ciudad de Rosario para establecer allí la capital. En 1869 Granel insistió con su propuesta. Nuevamente lo aprobó el Congreso, pero el presidente Faustino Sarmiento volvió a vetar la ley. Por otra parte, en 1871 Granel vuelve a insistir con su proyecto, pero, como sabemos los villamarienses, durante ese mismo año se presentaron otros proyectos que planteaban la federalización de distintos territorios. Uno de esas propuestas de ley fue presentada por los diputados nacionales Eduardo Costa y Santiago Cortínez, el primero legislador de Buenos Aires y el segundo por la provincia de San Juan. La propuesta de estos políticos era la federación de un territorio en las inmediaciones de Villa María. Demarcado ese terreno se erigiría allí la Capital Federal, pero al igual que los proyectos relacionados con Rosario, también fue vetado por el entonces presidente de la Nación, Domingo Faustino Sarmiento.

 

Todos los mencionados son algunos de los datos que enriquecieron el fuerte vínculo que nuestra ciudad mantuvo con Rosario a partir de la dinámica que se dio en el trazado de las vías ferroviarias. El ser cabecera de línea de este nuevo medio de transporte por un tiempo sentó las bases de esa relación que, incluso, impactó en aspectos arquitectónicos de la ciudad.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

En 1917: municipio de Villa María pagó aguinaldo

Alexis Loudet

La eternidad de las letras

Daniel Rocha

“El amor no tiene que ver solamente con un hombre y una mujer”

Noemí Bramardo