El Diario del centro del país

Ganaron el juicio, pero no pueden cobrar lo que les corresponde

El lugar donde funcionaba el SET, en Vélez Sarsfield al 700, antes de ser vendido al médico Raúl Sánchez y su hijo (foto archivo)

Los 15 extrabajadores del desaparecido Servicio de Emergencia y Traslado Privado (SET)

Después de seis años, la extinguida empresa fue declarada insolvente por la Justicia y los damnificados piden que se profundice la investigación para poder percibir el dinero que se les adeuda. La cifra ronda los dos millones de pesos

Así reflejó El Diario el duro momento en el que los 15 empleados se quedaron sin trabajo (edición del jueves 8 de noviembre de 2012)

Parece ser que la pesadilla iniciada en el año 2012 para los 15 trabajadores que por entonces tenía el Servicio de Emergencia y Traslado Privado (SET), que el miércoles 7 de noviembre de ese año se declaró en quiebra, dejando a sus empleados en la calle sin previo aviso, no tiene fin.

Es que, seis años después del intempestivo cierre de la firma, luego de algunas idas y vueltas bastante oscuras, pocos días atrás tuvo resolución definitiva el juicio en el que demandaban a la empresa. A priori, un dato alentador para el grupo de extrabajadores de la empresa, pero una triste sorpresa se llevaron cuando al leer el fallo judicial se encontraron con que la Justicia declaró insolvente al SET, con lo que, más allá de ser ganadores del juicio, siguen sin poder cobrar un centavo del dinero que les corresponde.

 

El caso

Recordando los pasos que fue atravesando la causa, un grupo de los exempleados de la firma relató: “En total éramos 15 personas las que trabajábamos en el SET, hasta que en el año 2012 uno de los dueños nos comunicó que la empresa había sido vendida a un médico llamado Raúl Sánchez y a su hijo, ambos oriundos de Río Segundo”.

“Este último tuvo la empresa durante tres meses y aparentemente en un acuerdo con los anteriores dueños, Marveggio, Giordana y Vigani, presentó la quiebra y todos los trabajadores quedamos en la calle”, señalaron.

A continuación, indicaron: “Un día nos dijeron que debíamos mudarnos y cuando llegamos a las nuevas instalaciones, nos encontramos solamente con un escritorio. Nadie nos daba una respuesta y no nos pagaron los últimos dos meses trabajados, a pesar de que nunca cobramos un sueldo de ley”.

“Luego de algunos días, nos dijeron que no tenían plata para seguir sosteniendo la empresa y la cerraron”, ampliaron.

Al mismo tiempo, aseguraron que “la empresa cambiaba de dueños permanentemente. Así lo hacían cada vez que, por ejemplo, recibían un embargo por alguna causa”.

“Ganamos el juicio, pero supuestamente no hay nada para cobrar porque la empresa fue vaciada. Al menos eso es lo que nos quieren hacer creer, pero nosotros no creemos que sea así”, manifestaron.

 

Con otro nombre

Seguidamente, el grupo de damnificados aseguró que “a todo esto, Marveggio, Giordana y Vigani, que son los verdaderos dueños de la empresa, los que hicieron toda la ‘movida’, compraron otra empresa del rubro llamada SIMED y están trabajando con total normalidad y con la misma modalidad”.

“Es una empresa que trabaja con médicos sin matrícula, como sucedía en el SET”, denunciaron públicamente.

 

Un pedido a la Justicia

Por otra parte, los extrabajadores del SET, que solicitaron no revelar sus identidades para no tener inconvenientes en sus actuales puestos de trabajo, le pidieron públicamente a la Justicia: “Lo que nosotros queremos es cobrar lo que nos corresponde, porque esta gente con nuestro dinero volvió a montar otra empresa y es mentira que son insolventes para pagar el juicio que perdieron”.

“Tenemos todo tipo de pruebas que comprueban que nosotros trabajamos en el SET, porque todos cubríamos, por ejemplo, espectáculos culturales y deportivos trabajando para la empresa”, aseguraron.

Por eso es que dijeron: “Le pedimos al juez que investigue y se dé cuenta que esta gente no es insolvente, además de investigar cuál es la relación que tiene con la nueva empresa que montaron (SIMED)”.

“Afortunadamente todos los despedidos, a la corta o a la larga, conseguimos trabajo, pero algunos vivieron momentos de mucha angustia porque debían sostener una familia y hubo algunos meses en los que no pudieron llevar dinero a sus hogares”, recordaron con tristeza para cerrar el tema.

 

Una cifra millonaria

Por su parte, el abogado Aldo Brusotti, quien representó a nueve de los 15 trabajadores perjudicados por el cierre de la firma, destacó que el fallo dado a conocer hace pocos días “condena a SET SRL y a las cinco personas que participaron de la oscura movida, es decir, Marveggio, Giordana, Vigani y los dos Sánchez, padre e hijo”.

“El monto que deben abonar a los trabajadores despedidos, con intereses incluidos y montos actualizados, es cercano a los dos millones de pesos”, detalló.

Al mismo tiempo, el asesor letrado valoró que “todo lo que se pidió en la demanda fue recibido en la sentencia”, lamentando al mismo tiempo que “no sirvió de mucho porque mis clientes no pueden cobrar lo que les corresponde”.

Al mismo tiempo, Brusotti destacó la colaboración que tuvo en la causa de su colega María Eugenia Daghero, “quien jugó un rol fundamental para el armado del expediente, que contó con más de 1.500 fojas”.

Finalmente, el abogado de los damnificados por el cierre del SET adelantó: “Voy a agotar todos los recursos necesarios para que mis clientes puedan cobrar lo que les corresponde”.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Los proyectos suman rechazos

Noemí Bramardo

Acuerdan por el bono de fin de año

Mercedes Dagna

Diez años de cárcel por violar a una joven y abusar de su hijita

Juan Pablo Morre