El Diario del centro del país

Gastronómicos: comisión sindical de 1954

Escribe Jesús Chirino

Los trabajadores de cualquier actividad no pueden avanzar en la conquista de derechos sin la construcción de organizaciones que expresen al colectivo en los reclamos del sector.

Es sabido que ningún derecho ha sido otorgado sin lucha por el mismo, y ninguna lucha es posible sin una organización que trascienda lo individual.

En esta oportunidad revisamos la constitución de una de las comisiones directivas del gremio de los gastronómicos en Villa María, en los años ´50, para asomarnos a la historia de este importante sector sindical.

 

Integrados a la Federación

El 11 de octubre de 1954, la Unión Obrera Gastronómica de Villa María celebró elecciones de Comisión Administrativa. El acto electoral arrojó como resultado una comisión encabezada por Carlos Gutiérrez en calidad de secretario general, en tanto que Abelardo Tissera fue electo prosecretario general.

Por su parte, Miguel Veres, Manuel Gómez y Domingo Baldi ocuparon las secretarías Gremial, Administrativa y de Actas, respectivamente. Debemos aclarar que el sindicato de los gastronómicos estaba adherido a la Federación Obrera Argentina de la Industria Hotelera (FOAIH), constituida el 2 de agosto de 1948. Organización gremial que obtuvo la Resolución Nº 49/49 de la Secretaría de Trabajo y Previsión de la Nación, mediante la cual le fue otorgada la personería gremial Nº 110.

Esta federación agrupó un gran número de sindicatos que, desde 1904, habían surgido a partir de la sindicalización de los trabajadores hoteleros y gastronómicos que cumplían diferentes actividades. Es así que la FOAIH albergó en su seno a sindicatos de cocineros, mozos, mucamas, barmans, etcétera, que desde principio del siglo XX fueron creados en diferentes lugares del país.

Siendo vicepresidente de la Nación, Juan Domingo Perón, a la vez que ejercía como secretario de Trabajo y Previsión, impulsó decididamente la creación de un nuevo modelo sindical en el país. En 1944 inició un proceso mediante el cual los gremios creados por especialidades fueron agrupándose con otros similares de la misma zona geográfica, dando origen a uniones de trabajadores de mayor peso.

Villa María no fue ajena a este proceso, que también produjo la adhesión de la Unión de Obreros Gastronómicos a la FOAIH, la cual el 25 de agosto de 1955 pasó a denominarse Unión de Trabajadores Gastronómicos de la República Argentina (UTGRA) manteniendo la personería gremial Nº 110.

 

Sindicalistas gastronómicos

Retornando a la comisión surgida de las elecciones gremiales de 1954 podemos rescatar los nombres de Domingo Baldi y Juan Luis Farías, tesorero y protesorero de los gastronómicos. También integraron esa comisión los vocales titulares Isidro Arias, Angel Isaural, Carlos Romero y Juan Abadi.

Todos ellos figuran en la publicación de la FOAIH mediante la cual dio a conocer la Memoria y Balance de los Ejercicios 1953-1955. Una obra de 187 páginas con un anexo que da cuenta de los movimientos económicos y administrativos tanto de la federación como del Instituto Gastronómico de Obra Social y Asistencia (IGOSA).

En ese documento generado por la organización gremial, integrante de la Confederación General del Trabajo (CGT), también figuran los vocales suplentes que asumieron en el 54, se trata de Eugenio Alvarez, Marcelo Zabala, Amador González y Edelmiro A. Vidal. En tanto que José Paludi, Juan Benavídez, Luis Heredia y Mario Bigarini ejercieron como revisores de Cuentas.

 

El trabajo gremial en Villa María

En la Memoria y el Balance de la Federación se expresa que la misma es producto del “aporte de unos 100 mil trabajadores de nuestra industria” y en un repaso de lo realizado por cada filial aparece la de Villa María donde no sólo se nombra la comisión, también se repasan las actividades realizadas por la entidad en la ciudad desde el primer día de agosto de 1953 a la última jornada de febrero de 1955.

Allí se dice que en ese período la comisión celebró 42 reuniones ordinarias y tres extraordinarias. Es decir que durante ese lapso de tiempo la directiva del gremio se reunió, en promedio, cada dos semanas. Se pone de relieve la participación de los integrantes del cuerpo directivo del sindicato al señalar que “en todas ellas se contó con la asistencia de los compañeros titulares y suplentes”.

Para la publicación, el grado de organización de la filial “se refleja en las numerosas reuniones efectuadas con los delegados internos de los establecimientos, circunstancia que contribuye al logro de los éxitos que obtiene la organización”.

También se señala el “apoyo a la organización sindical en los planteamientos justos que ésta ha promovido en defensa de sus asociados”, por parte de la subdelegación local del Ministerio de Trabajo y Previsión. Se rescata “los servicios médicos asistenciales” implementados en la ciudad “y zonas limítrofes” por intermedio de IGOSA.

Entre otras conquistas gremiales se destacan el “pago del sábado inglés”, la “aplicación del Convenio nacional” y la resolución del 97% de los asuntos por vía gremial con la participación del Ministerio de Trabajo y sólo el 3% terminó en el inicio de causas judiciales.

En cuanto a qué tipo de reclamo llegaban a la sede gremial, podemos tener una idea a partir de que se declara que los expedientes estaban relacionados a “cobros de haberes, porcentajes, despidos, vacaciones, aguinaldos…”. También se hace referencia a “la disolución de las sociedades en comandita de las confiterías Santa Fe, La Esperanza y Bar Ablo” de nuestra ciudad.

Un dato que debemos consignar es que la comisión sólo estaba integrada por hombres, lo mismo pasaba en el secretariado nacional de la FOAIH, entonces liderada por José Giannini. En tanto que en la composición del Consejo Federal de esa entidad, entre 40 integrante aparecen los nombres de Rosa Rojas e Isabel Gómez.

Estos pocos lugares ocupados por mujeres en las directivas de los gremios ha sido una constante durante mucho tiempo en el sindicalismo argentino. En los últimos años se viene modificando la situación, cuestión que resulta saludable.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Proyecto de cooperativa local

Noemí Bramardo

Carnaval toda la Villa

Juan Pablo Morre

Casonas y construcciones patrimoniales en Villa Nueva

Daniel Rocha