Gill dijo que no se puede tocar “un solo árbol” del Algarrobal

EL DIARIO también le preguntó a Gill por la tala de decenas de eucaliptos en inmediaciones de la ruta 2

El mandatario dijo que la propiedad privada que hay sobre el Montecito del barrio Malvinas Argentinas está limitada, ya que se debe mantener esta reserva natural. También se le consultó sobre la tala de eucaliptos al costado de la avenida Savio

EL DIARIO también le preguntó a Gill por la tala de decenas de eucaliptos en inmediaciones de la ruta 2

El intendente Martín Gill ratificó que El Algarrobal, último bosque autóctono que tiene Villa María, está protegido legalmente y no podrá tocarse, pese a ser parte de un sector privado.

En esa zona hay un área que es municipal, donde está la laguna de retención, “que tiene una reserva importante de hectáreas y también está el bosque, que es propiedad privada”.

El jefe comunal recordó que desde el Ejecutivo se envió al Concejo Deliberante una ordenanza que los concejales ratificaron y que “protege al arbolado autóctono, además de darse la definición de un conjunto de medidas que lo hacen intangible”.

Por esto, recalcó que “la propiedad privada está limitada, preservando la reserva natural del lugar”.

Entonces, “cualquier tipo de desarrollo que se realice en el lugar tendrá que ser armónico con esta reserva natural que se posee, tanto en ese lugar y en otros que pudieren existir en la ciudad”.

Ante la pregunta puntual de este matutino, recalcó que “no pueden sacar ni un solo árbol nativo”.

 

El caso de Noal

EL DIARIO también le consultó sobre la categórica tala de numerosos eucaliptos en el predio que pertenece a la fábrica Noal, y que da sobre la avenida Savio en las afueras de la ciudad.

Tal como reflejó este matutino, se cortaron decenas de estos árboles que formaban un cordón natural a la orilla de la ruta.

Según Gill, desde el Gobierno villamariense hicieron un planteo ante esta situación, pero la separó de lo que dicta la ordenanza que protege al Algarrobal.

“Es una realidad distinta, porque no son especies autóctonas y al no serlo no están dentro de este marco normativo”, fundamentó.

Agregó que “el privado realizó ante la autoridad de aplicación, que es el Gobierno de la Provincia a través de Policía Ambiental o de Ambiente, el pedido de autorizaciones correspondientes”.

“No están privados por ley de haberlo hecho, pero no obstante ello hicimos el planteo, sin éxito”, aseguró el mandatario.

Confió que desde el municipio entendían que “se trataba de una barrera forestal implantada, que seguramente se previó por el viento y otras circunstancias, pero no pudimos impedir este cuadro porque no lo prohibía la ley”.

Y añadió que “seguramente Ambiente prevé de qué manera se reverá esta situación”.

Ante consultas de este cronista, Gill reiteró que “las especies autóctonas que hay en la ciudad son intocables, vamos por una filosofía que es la imposibilidad de extracción bajo todo punto de vista en todos los casos”.

“Obviamente -admitió- que puede suceder que no nos enteremos o que vayan al margen de la ley, en ese caso se actuará con las sanciones correspondientes”, dijo y sostuvo que “es decisión del municipio y del área de Ambiente profundizar la política del patrimonio del arbolado público de la ciudad como también del arbolado nativo”.

“Muchas veces alguien planta un árbol en la vía pública sin saber que el mismo pasa a formar el arbolado público. No se trata solamente de una familia que se le antojó poner determinada especie. El trabajo que realiza Ambiente es muy intenso y muy difícil porque hay una falta de cultura por el arbolado público o se ve como una molestia”, graficó.

Apuntó que se lleva adelante “un proceso de forestación importante”, mencionando que se hizo en la avenida Savio, la avenida Universidad, el Polideportivo y la costanera “permanentemente porque el grado y la intensidad de tormentas hace que muchos sectores se vean dañados”.

“Si el Estado no da claridad en la materia y no restringe la actividad privada para cuidar el arbolado estaríamos con lugares sin árboles, porque hay una voluntad extractiva que es llamativa”, destacó.

 

Censo de arbolado urbano

Como se conoce, en 2018 se hará un censo de arbolado urbano que permitirá conocer el estado, calidad y cantidad de las especies ubicadas en calles y paseos para determinar las medidas a tomar con vistas a su preservación y cuidado.

En ese marco ya hubo un encuentro al que se sumaron estudiantes de las carreras de Ambiente y Energías Renovables e Ingeniería Agronómica que participarán en el trabajo de campo. Se trata de un equipo de 12 censistas que recibirán un curso previo para poder llevar adelante la tarea.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus