El Diario del centro del país

Gobierno municipal de Villa Nueva durante el terrorismo de Estado

1976-1983

Escribe Luciano Pereyra Especial para El Diario

 

Objetivos

Conocer aspectos relacionados a la intervención militar en los gobiernos municipales. Ciudad de Vailla Nueva, Departamento General San Martín, provincia de Córdoba.

Identificar actores sociales que participaron en el proyecto político, social y económico denominado Proceso de Reorganización Nacional.

Recuperar para la memoria colectiva reservorios documentales correspondientes al período 1976-1983.

Conocer datos oficiales sobre la obra pública en el municipio y la difusión en los medios gráficos locales.

Identificar aspectos relacionados con el control social, la persecución ideológica y la represión del Estado.

La escalada de violencia entre el Estado y los grupos armados como Montoneros, el ERP o el ELN, las consecuencias económicas nefastas de la guerra de los seis días y el advenimiento de una de las crisis del capitalismo, generaron un tenso clima donde el golpe cívico-militar del 1976 dio comienzo a la larga noche del proceso. En Villa Nueva, en la década de 1970 cerraron Macheret, Menycor y comenzó la decadencia de Bianco Hnos., en concordancia con las políticas neoliberales de Martínez de Hoz.

El 24 de marzo de 1976 se produjo un golpe de Estado que derrocó al gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón. La crisis económica internacional, las divisiones dentro del partido peronista y el resurgimiento de focos revolucionarios permitieron a la oposición política, a los grupos de poder y a las Fuerzas Armadas preparar la intervención militar.

La provincia de Córdoba fue intervenida por el general de Brigada José Vaquero, la ciudad de Villa María por el general Cayetano Torres. En las instrucciones generales se estableció que los intendentes continuaban en carácter de “Comisionados”, realizando los inventarios correspondientes, verificaban delitos económicos, pero no podían realizar ningún nombramiento sin proponerlo al Ministerio de Asuntos Municipales, clausuraron el Concejo Deliberante y el Tribunal de Cuentas. También cambiaron el sistema de indemnizaciones, pagando en cuotas mensuales. Con la Ley 5.913, el interventor militar de la provincia sancionó: “…dar de baja al personal permanente en empresas y bancos del Estado, obras sociales, servicios educativos y toda dependencia del Poder Ejecutivo provincial”.

En Villa Nueva, el intendente elegido democráticamente, Reynaldo Navarro, continuó en su cargo hasta noviembre por presiones desde la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos de la ciudad de Villa María. Navarro “renunció” en noviembre y asumió en su lugar un civil que ya había participado de la intervención municipal durante el golpe de Estado de 1966, Néstor Rossa Bertorello. Su secretario de Gobierno fue Víctor Hugo Gianandrea. Toda decisión política quedaba supeditada a la autorización de la Secretaría de “Asuntos Municipales”. El comisionado aseguraba la prestación de servicios informando cualquier irregularidad y realizaban obras siempre que estuviera asegurada su financiación. Debían controlar el estado financiero y patrimonial, la cantidad de personal, el estado de las instalaciones, el ausentismo y puntualidad y los gastos del municipio.

Hacia 1976, Villa Nueva contaba con 7.000 habitantes. Según datos oficiales, una masa poblacional estancada. El decreto provincial de marzo de 1976 caducaba todos los mandatos de las autoridades elegidas democráticamente, sin embargo, Navarro presionado por el director de la Fábrica Militar continúa hasta noviembre. Navarro reconoce que fue muy amigo del interventor municipal Néstor Rossa Bertorello y que éste hizo muy buena gestión y, a pesar de su autoritarismo, terminó el barrio Malvinas Argentinas y parte de Los Olmos. También fue magnificando lo que sucedía en aquellos años a medida que iban desapareciendo personas allegadas a su entorno partidario. Si bien estaba en contra de Montoneros, reconoce la lucha armada como herramienta necesaria de lucha durante gobiernos autoritarios.

Hay un religioso que superó las cuestiones litúrgicas y se adentró en los barrios, en el día a día del obrero, dejando una huella imborrable en la memoria colectiva de los villanovenses, el padre José Anselmo Luque, Pepe.

Nació el 9 de enero de 1940 en Las Varillas, fue compañero de seminario del Papa. Luque confiesa querer mucho a Villa Nueva porque fue su primera parroquia, pudo realizar muchas obras gracias al arraigo de la gente, gracias a su localismo, recorría el pueblo con su estanciera difundiendo las actividades.

“Villa Nueva es el único lugar del mundo donde el cura, yo; el dirigente radical Zanotti, el dirigente comunista Gessi y el dirigente peronista Chiquín trabajamos juntos… Fue un ejemplo de unidad, fue el mejor ejemplo para mí”.

“Hay que creer en la gente de Villa Nueva, la guita fuera de la Iglesia, tengo 45 años de cura, Villa Nueva, vos atendela, brindate. Yo fui, me puse a laburar y a visitar los barrios, hicimos la Capilla Goretti, la del San Antonio, la de La Floresta, el que hable mal de Villa Nueva es porque no la conoce…”.

Durante el denominado Proceso de Reorganización Nacional, los decretos se emitían desde Córdoba y en 48 horas debían ser aplicados. Los primeros fueron: derogar los escalafones del personal municipal, la unificación del horario laboral municipal entre 7 y 14 horas, y la autorización para dar de baja a todo personal contratado o interino. En este sentido el recorte de personal fue significativo, se blanqueó el término “proceso depurativo” y las situaciones de persecución ideológica, de 83 personas que se encontraban como personal efectivo en 1975, hacia 1976 quedaron 72. Mientras que el personal transitorio pasó de 18 a 3.

En octubre de 1978 se realizó una ampliación del cementerio público, el 21 del mismo mes, la Escuela Bartolomé Mitre, escuela pública de varones, cumplió 100 años, hacia finales de 1970 asistían 245 alumnos de ambos sexos. Esta institución nació en octubre de 1878 y su edificio se inauguró diez años después, el 4 de noviembre de 1888.

Entre la documentación encontrada en el sótano de la casa de la cultura a principios del año 2018, durante la recuperación de espacios patrimoniales, pudimos apreciar un informe correspondiente al año 1980 donde se detallaban los integrantes del gobierno junto a un informe correspondiente a la gestión.

Intendente: Néstor Rossa Bertorello.

Secretario de Gobierno: Enzo Bollo.

Secretario de Hacienda: Alberto Guelfi.

Secretario de Coordinación y Programación: Abelegar Gianetti.

Secretario de Obras Públicas: Enzo Mandrile.

Desde 1976 se formaron 6 nuevos centros vecinales: Barrio Los Olmos, Medalla Milagrosa, Barrio Floresta, Barrio San Antonio, Prado Español y Barrio Centro. En el caso del barrio La Floresta, Juan Victorio Leal fue el primer presidente del barrio.

El impulso dado hacia la creación de comisiones vecinales fue previamente por la construcción de capillas a través de la gestión del sacerdote Anselmo Luque, quien construyó la Capilla María Goretti, la del barrio San Antonio y la del barrio La Floresta.

Como contracara de las obras públicas, las fuerzas represivas apresaron a dirigentes comunistas, tal fue el caso de Carlos Diez, Pedro Pujol y los hermanos Mignola. Villa Nueva no escapaba del punto álgido del terrorismo de Estado que durante los últimos años de la década de 1970 perfeccionó el plan sistemático de desaparición de personas, mientras prometían la vuelta a la democracia.

En 1980 se realizó la exposición Holando -argentino en la feria de Scaglia, acontecimiento significativo para el polo agrícola ganadero de la zona. Aurelio Rossi (no residía en la ciudad) remplazó a Ricardo Tigero como titular del centro comercial, la intervención se realizó por Decreto 5594/80. Se resolvió la pavimentación de la calle Libertad, la calle Lima, mas 25 cuadras de las calles España, Italia, Alem, Sarmiento, Rivadavia, 9 de Julio, 25 de Mayo y Buenos Aires, entre otras, convirtiendo a la gestión en una de las que más cuadras pavimentó en la historia de la ciudad. Se iluminó en su totalidad la calle Lima con lámparas a vapor de sodio, dicha arteria comunica la ciudad de Villa Nueva con Villa María, también fue beneficiada con desagües. Se licitó la obra de las 124 viviendas que luego del conflicto bélico de 1982 se denominó Malvinas Argentinas; también se licitó la obra de la central telefónica que vinculó a la ciudad con el resto del país a través del sistema de telediscado nacional (hasta ese año se dependía de la operadora en Villa María). Se instaló la primera cabina telefónica que se colocó frente a la parroquia, finalmente fue trasladada al Club Alem.

A pesar de la problemática entre la comuna y el Instituto Provincial de la Vivienda por la demora en la conclusión del barrio Los Olmos, que había comenzado en 1972, finalmente en 1980 se concluyeron las últimas 35. Aquí surge una diferencia en el manejo de los fondos públicos con respecto a Villa María donde se denunció al comisionado, secretario y miembros del Gabinete mientras que en Villa Nueva se realizaron diferentes y necesarias obras públicas. Se realizó el primer recreo estudiantil en septiembre, con actividades recreativas y de entretenimiento, búsqueda del tesoro, concurso de destrezas físicas y bailes sumado al tradicional picnic del Día de la Primavera. En diciembre, el comisionado municipal entregó un subsidio al Instituto Diocesano Privado Pío R. Ceballos, para la construcción del salón de actos y bibliotecas. El dispensario comenzó a tener guardias mínimas, se realizó la primera etapa de ampliación del edificio municipal y el nuevo edificio del correo. Se escrituraron y subdividieron 240 lotes del antiguo predio del ferrocarril. Se trabajó para erradicar el asentamiento denominado Bajo La Floresta, que se encontraba en el actual predio de AOITA. Comenzó el proyecto de guardería municipal de barrio Los Olmos.

Como proyectos que quedaron truncos para la gestión de Rossa Bertorello y también para la de Carlos Zanotti podemos nombrar a la             Estación de Omnibus y el ensanche de la calle Libertad. Hacia 1980 la Municipalidad contaba con 66 empleados permanentes y 29 jornalizados permanentes.

Como contracara de la obra pública, la comuna carecía de ambulancia, realidad que denunció en los medios el cura párroco José Anselmo Luque, haciendo referencia a la burocracia del contexto político. En este sentido el cura párroco muchas veces se transformaba en una especie de oposición política en contexto de dictadura.

Hacia 1981, se comenzaba a hablar de normalización democrática, el 25 de noviembre, el diario Noticias anticipa la inauguración de la escuela deportiva recreativa y el playón deportivo. La escuela recreativa estaba dirigida a niños de entre 6 y 12 años, un proyecto que se realizó por primera vez en Villa Nueva y funcionaba de martes a sábado. Entre los objetivos del proyecto podemos destacar “Posibilitar el trabajo colectivo dentro de normas democráticas”, es muy significativo encontrar y destacar esto en contexto de dictadura.

Se practicaba voleibol femenino y masculino, básquetbol femenino y masculino, pelota al cesto y handball de ambos sexos. Natación en el tanque australiano (hoy teatrino) que fue refuncionalizado, se enseñaban los diferentes estilos. Actividades recreativas, juegos, campamentos, caminatas y fogones. El complejo contaba con vestuarios y duchas de agua caliente en el predio donde hoy se encuentra el comando radioeléctrico frente al predio de la Asociación Bancaria. El playón deportivo es el mismo que existe en la actualidad.

En marzo de 1982 el gobernador de facto visitó Villa Nueva, para entregar subsidios a los centros vecinales y a la Cooperativa de Agua Potable.

El conflicto de Malvinas está muy presente en la vida cotidiana de la ciudad de Villa Nueva, fundamentalmente en el ámbito escolar y social. En ese sentido, el documento oficial denominado “fondo patriótico” nos muestra el apoyo de la sociedad a la causa Malvinas, la contribución del pueblo de Villa Nueva fue muy importante. La directiva N° 117 del 28 de mayo de 1982 establece los requisitos que debían cumplimentarse. Entre las instituciones que colaboraron con la causa podemos nombrar:

-Personal municipal.

-Consorcio Caminero.

-Centros vecinales.

-Empleados y obreros municipales.

-Cooperativa de Electricidad de Productores Rurales Asociados (CEPRA).

-Cooperativa de Agua Potable y Otros Servicios.

En junio se rumoreaba la renuncia del intendente, quien en los medios aseguraba que siempre “fue un hombre del Proceso de Reorganización Nacional”. En agosto se hablaba en los medios de la “circunvalación metropolitana de Villa María”.

El 31 de diciembre, el comisionado Néstor Rossa Bertorello solicita licencia por 30 días, quedando a cargo Enzo Bollo. De esta forma comenzaba la transición democrática en Villa Nueva.

En 1983, a nivel nacional Bignone se reúne con autoridades partidarias, lo mismo ocurre en la región. En el plano local Alem celebra los 30 años del primer título en 1947, Pablo Granado recibe un premio en Buenos Aires por su trabajo “Todos somos esclavos”.

Para cerrar este trabajo de investigación podemos aseverar que todavía muchas personas dudan en difundir algunas situaciones que ocurrieron en el ámbito local, otros prefieren directamente no hablar, podemos afirmar que existieron situaciones de represión por parte de las fuerzas policiales y militares de la Fábrica de Pólvora y Explosivos de Villa María, también podemos aseverar que los funcionarios municipales durante la última dictadura fueron obedientes a la bajada de línea del gobierno nacional y provincial, aunque algunos se justifiquen en el desconocimiento de lo que pasó con los presos políticos.

 

Fuentes

Archivo Histórico Municipal Villa Nueva.

Expediente intervención militar, 1976.

Fondo Patriótico Villa Nueva, 1982.

Ordenanzas y decretos municipales 1976-1983.

Testimonios orales.

Reynaldo Navarro, intendente 1973-1976, comisionado municipal 1976.

Víctor Hugo Gianandrea, secretario de Gobierno, comisionado municipal Néstor Hugo Rossa Bertorello.

Veteranos de guerra.

Oscar Faró.

Pedro Ferreyra, padre de Daniel Ferreyra, fallecido posguerra.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Recuerdos de Sanabria

Mercedes Dagna

Estación Sanabria

Alexis Loudet

Rita Giordano: “Las personas nos parecemos en muchas cosas”

Daniel Rocha