Hay Cuerda para rato

El grupo, que presentó su primer disco, actuó después de la 1 en el momento en el que el multiespacio se hallaba prácticamente colmado. En el bufé se consumió casi todo

Cerca de 900 espectadores participaron de la velada que cerró Arrasa como Topadora

El grupo, que presentó su primer disco, actuó después de la 1 en el momento en el que el multiespacio se
hallaba prácticamente colmado. En el bufé se consumió casi todo

Ya no es una novedad decir que Cuerda y Cuero se perfila como una de las grandes promesas del folclore joven de nuestra ciudad y la región.

Con el primer disco bajo el brazo, titulado “Cuerdaycuereando” y producido por Enrique “Cacho” Aiello, puede golpear las puertas necesarias que le permitan difundir su propuesta y hacerse conocido en latitudes que todavía no han testeado una fórmula que mixtura frescura sonora, espíritu bailarín (no por nada germinó en el seno de la Agrupación Folklórica Villa María), cantante carismático (Matías Flores, hijo dilecto del Chango Flores, conoce los santos y señas de buena parte del repertorio nativo), y de raigambre netamente peñera.

Cerca de 900 asistentes confirmaron, el sábado pasado en Mundo Rojo, que cierta vitalidad en la apuesta folclórica y profesionalismo en el detrás de escena del grupo (producción y armado del evento), conllevan a un esperado resultado positivo.

La quinta edición de su encuentro anual y la primera realizada en dicho multiespacio, contó con la actuación de la escuela de música itinerante Musiqueros (dirigida por Juan Pablo Somer, violinista de Cuerda y Cuero, que festejara su primer aniversario), la Agrupación Folklórica, el ballet de Ballesteros, el grupo T’ikay, el elenco de Wamay Amaru de James Craik, el gran cantautor cordobés Pablo Lozano y, en el cierre, el consolidado conjunto Arrasa como Topadora. La velada, que fuera conducida por Lucía Díaz y Diego Cepeda, comprendió una veta innovadora en Cuerda, al mechar hits con aires latinos (como “Bailar contigo” de Carlos Vives, que forma parte del álbum y que fue interpretado junto a Aiello), y una cada vez más asentada performance de Flores como “crooner” (solista acompañado por banda), donde prueba sus galas baladísticas en “Como las de antes” y “Andar de fantasía”.

 

Juan Ramón Seia

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus