El Diario del centro del país

“Hay mucho ego de los dirigentes, se creen que son el centro del universo”

MANO A MANO con Hugo Enrique Tartaglia

 Nació en Villa María el 17 de diciembre de 1984. Es martillero judicial y corredor inmobiliario. Soltero. A los 14 años empezó su militancia en la Unión Cívica Radical de su pueblo, Arroyo Cabral. Su afán de participación en los problemas de su entorno lo llevaron a ser presidente del centro de estudiantes del Instituto Secundario San José de su localidad en plena crisis de 2001. Se integró a la línea Marea Radical liderada por Rodrigo de Loredo años después. En 2009 fue presidente de la Juventud Radical del Departamento San Martín y uno de los armadores de la estructura juvenil en los distintos circuitos. Hoy sigue siendo un militante, en la misma corriente, comprometido con lo social

Escribe Nancy Musa
De nuestra Redacción

Es sincero, espontáneo, un tanto sarcástico en ciertas apreciaciones. Tiene la esperanza de una juventud, nacida en democracia, que aspira a un mundo mejor y la mirada crítica y honesta de un militante de cuna radical que porta la bandera de la ética y la ayuda a los más necesitados. Es un chico de pueblo, que conserva sus amigos de la infancia, que desea ayudar a los más necesitados y que sueña, desde niño, con ser presidente de la Nación para cambiarles la vida a los más desprotegidos.

Es una pieza de la juventud, divino tesoro de nuestra región.  De esa juventud que todavía cree en la política como herramienta social de transformación, que piensa en recuperar los valores perdidos.

Es parte del futuro, es parte de los chicos nacidos y educados en democracia.

-Siendo un hijo de la democracia ¿qué mirada tenés sobre el país a 35 años de su recuperación?

-Creo que se hizo mucho desde la recuperación de la democracia con Raúl Alfonsín en el año 1983. Pero queda mucho por hacer todavía, sigue existiendo la pobreza, una situación que hace que la sociedad no crezca.

Veo mucha pobreza en los niños, participo en unos comedores y cada vez hay más necesidad.

Falta mucho por hacer y es el rol principal que tienen que asumir los gobernantes, sea del partido político que sea.

-La renovación de la dirigencia, de la que siempre se habla en los partidos ¿está en marcha o todavía queda un largo camino?

-La renovación dentro de mi partido, al que pertenezco y conozco que es la Unión Cívica Radical se ha dado en cierta manera, pero falta todavía. No soy de la idea que hay que tirar a los viejos por la ventana, pero me parece que deberían darle más lugar a la juventud y más apoyo.

Yo porque vengo de familia radical y me hice solo en el comité, pero hay otros chicos que les cuesta involucrarse y recibir apoyo de los dirigentes mayores.

-¿Ves deseos de participar en los jóvenes o son más indiferentes a la política?

-En mi caso particular los veo más indiferentes con la política, en mi grupo de amigos de toda la vida, el único que participa en política soy yo y todavía te dicen que es una locura participar o una pérdida de tiempo.

Pero creo que la política es una herramienta social para transformar la realidad, por supuesto, como en todos ámbitos,  hay buenos políticos y malos políticos.

Eso ha hecho que todo se contamine.

-¿Pensás que parte de la indiferencia es porque se sienten decepcionados de la clase política?

-Sí, hay decepción, creo que no ven en claro un político que sea honesto, que es la principal virtud. La política, como dijo Pepe Mujica, es una pasión, no una profesión. Hay políticos que se perpetúan en el poder, siguen ellos eternamente y no saben hacer otro trabajo más que estar y cobrar un sueldo. Eso es lo que te dicen.

-¿La corrupción es una de las causas de decepción entre los jóvenes?

-Para mí es una de las principales causas.

-¿Por qué elegiste el radicalismo?

-Mi abuelo fue jefe político de Arturo Illia de 1963 a 1966, después renunció a una jubilación de privilegio junto al escribano Fiol que era un colega. Decía que si podía vivir de escribano para qué iba a tener una jubilación de privilegio.

Mi padre fue precandidato a intendente en una interna del radicalismo en Arroyo Cabral, que la ganó Claudio Beletti.

Nací en una casa radical, siempre se habló de política, prácticamente puedo decir que soy radical de cuna.

-¿Qué recuerdos tenés de tu abuelo?

-Si bien falleció cuando yo tenía 12 años, tengo recuerdos de verlo haciendo artesanía con cuchillo, fue uno de los fundadores de El Mangrullo, que era un club de caza y pesca de Arroyo Cabral.

Y la juventud no siguió con eso, los hijos de los fundadores no siguieron participando y hoy el club vuelve de nuevo a ser de los curas.

-¿Qué palabras que te decía tu abuelo que te quedaron grabadas, como una enseñanza?

-El decía que ética y política van de la mano, eso me quedó marcado. Y sobre todo ser honesto si uno se va a dedicar a la política, dar el ejemplo con sus actos.

-¿Tuviste una linda infancia?

-Sí, muy linda. En Arroyo Cabral con mis amigos, conservo los mismos amigos. Una infancia de andar en bici, armar chozas, jugar con barro, jugar al fútbol, al básquet, una infancia muy acogedora tuve.

Mi papá es abogado, mi mamá maestra jardinera jubilada.

-¿Fuiste un chico travieso?

-Sí, muy travieso, en el colegio siempre fui inquieto, de molestar a compañeros (risas). La primaria la hice en el Colegio Dalmacio Vélez Sarsfield de Arroyo Cabral y la secundaria en el Instituto San José de Cabral.

-¿Y con las notas te llevabas bien?

-(Risas) No era el de 10, era el de 6 o 7, llevándome algunas materias. Una vez me llevé Biología, Física y Química y mi abuela era bioquímica. Imaginate, mi abuela me quería matar… me preparó y me dijo si no me traés un 10 no sos más mi nieto (risas).

Tuve que llevar una nota alta porque si no se complicaba.

-¿Eras participativo, de discutir en el colegio?

-Sí, siempre fui activo, participativo, de discutir con respeto, veía algo mal en el colegio y lo expresaba. Siempre tuve el apoyo de la que fue rectora, ahora falleció, Marisabel Mariscalchi.

Siempre hablando, tratando de construir para el mejoramiento del colegio.

Y después tuve la suerte, en el año 2001, de ser presidente del centro de estudiantes. Hicimos muchas cosas, fue justo en la crisis de De la Rúa y se complicaba mucho juntar el mango.

Bueno, pintamos el frente, arreglamos aulas, una rampa para discapacitados que no había, se hizo mucho por el colegio, no solamente yo, sino todos los integrantes del centro.

Estaba Pablo Alvarez, Mayra Boiero, mi hermana, entre otros.

-¿Cuál era tu sueño cuando eras niño?

-Siempre tuve un sueño, si me preguntaban qué quería ser yo decía presidente de la Nación. Ese fue siempre mi sueño, ser presidente de la Nación (risas).

-No te andabas con chiquitas.

-No (risas), siempre apuntaba a lo grande.

-¿Y para qué querías ser presidente, lo sabías?

-Precisamente para ayudar al que menos tiene. Por eso me duele ver la pobreza que hay hoy porque siempre me interesé por ayudar a la gente más necesitada.

Siempre me incliné por lo social. Cuando terminé el secundario empecé a estudiar Abogacía, pero después no terminé la carrera.

Me llama más lo social.

-Contame sobre tus primeros pasos en la política, siendo un adolescente.

-Empecé a militar en el comité del pueblo, a los 14 años ya me gustaba la política, el radicalismo, me gustaba participar, ir a los actos, ayudar a servir los choripanes, las gaseosas, el vino.

En mi pueblo se hacían actos grandes. Me acuerdo que una vez pedí la palabra y me dijeron “bueno Huguito, pero vas a tener que hablar poco porque viene Eduardo Angeloz”.

Les dije que Angeloz me espere a mí, Angeloz ya habló mucho (risas).

Y me subí al escenario, había unas 2.500 personas y dije “Arroyo Cabral va a ser eternamente radical” (risas) y la verdad que hicieron un sonido, que pensé “qué me habré mandado acá” (risas).

Y luego vine a Villa María. También fui presidente de la juventud del departamento, recorriendo los pueblos, armando los circuitos de la juventud.

Siempre tuve un ladero y un gran amigo que hice en la política y que es Alfredo Nigro.

Por eso pienso que la política te da buenos amigos también, tiene sus cosas buenas y malas, pero me dio buenos amigos como Alfredo Nigro.

-En el momento en que empezaste a armar los circuitos de la juventud ¿en qué línea provincial estabas participando?

-Estaba en Marea Radical, cuyo referente es Rodrigo de Loredo, que fue legislador y titular de Arsat y ahora es precandidato a intendente en Córdoba. Siempre estuve en esa línea.

-¿Tenés alguna anécdota de esas idas y venidas para armar la juventud en los pueblos?

-Ibamos a los pueblos, comíamos choripanes, nos tomábamos un vino o un fernet, no era fácil armar la juventud. Hoy todavía no están armados algunos circuitos. Era difícil conseguir a chicos que se involucren en la política y más en el radicalismo cuando veníamos de diez años, en ese momento, de gobierno peronista en la provincia.

La mayoría de los pueblos eran peronistas, cuando yo fui presidente de la juventud, era difícil y supongo que ahora también es difícil con casi 20 años de gobierno peronista provincial.

-El radicalismo que empezaste a mamar de adolescente y el radicalismo de hoy ¿son distintos?

-(Risas) Cambió mucho el radicalismo. Creo que se murió Raúl Alfonsín y no tenemos más un líder. No hemos sabido sacar un líder, o no hemos podido. Hay mucho ego de los dirigentes, se creen que son el centro del universo y eso no ha permitido generar nuevos dirigentes.

Después viene el tema de la alianza con Cambiemos. Sinceramente, cuando se decidió eso, yo era de los radicales que quería llevar un candidato propio, aunque perdiéramos.

Tuve un dolor muy grande con la convención de Gualeguaychú, después fuimos a las Paso, Sánz sacó pocos votos y se decidió que el candidato tenía que ser Mauricio Macri.

Pero después me pongo a pensar que en política, los lugares que uno no ocupa, los ocupan otros. Entonces, dentro de toda esta vorágine, trato que se fortalezca la Unión Cívica Radical, que se restablezca, y eso es lo que vengo pregonando con mis amigos jóvenes radicales.

-¿Les resulta incómodo estar aliados con el PRO?

-Particularmente, a mí me dicen que nos vendimos, que vendimos los principios, pero creo que más allá de todo lo que pasó, el radicalismo decidió salvar un poco a la República de lo que se venía y por eso se decidió la alianza.

En mi caso no me resulta incómodo, lo que sí no he tenido trato con ningún dirigente del PRO, porque nunca se dio.

A Darío Capitani lo conozco de vista, nunca una charla. Creo que si el radicalismo va a seguir dentro de Cambiemos tiene que fortalecer los vínculos y que le den mayor protagonismo.

-¿No hay reuniones, diálogo entre los partidos de Cambiemos?

-En Villa María, he visto que dirigentes radicales y del PRO se han tirado palos entre ellos. No parece haber diálogo, y no sé por qué. Solo sé que en los diarios se tiran palos o quieren ser candidatos y estamos en veremos y no hay candidatos.

Yo cuando colaboro con un comedor no lo hago para sacar réditos, lo hago porque quiero ayudar, y cuando uno visita a los vecinos te reclaman, como si nadie del radicalismo fuera a verlos.

-¿Vos vas a conversar con los vecinos?

-Sí, voy solo. Converso con los vecinos, tengo mucha gente amiga del barrio Roque Sáenz Peña, del Hipódromo, trato de ayudar en lo que pueda. Por ahí quisiera ayudar políticamente, ya que el radicalismo está en Cambiemos, para tratar de conseguir algo para los vecinos, pero no tengo la llegada.

-¿Por qué no lo hace a través de la estructura, por qué no va al comité?

-Al comité voy, los lunes a la noche que se hacen las reuniones. Pero no voy muy seguido, me gusta más hablar con la gente cara a cara. Por ahí pareciera que en el comité siguen con la interna de Caronni-Veglia de la década del 80.

No se avanza en algunos temas y para ir y exponer una idea que resulte incómoda, prefiero no ir y hacer algo más productivo para mí como correr en la costanera (risas).

-¿Qué opinión tenés de la Juventud Radical de la actualidad?

-A nivel local, hay una juventud que está trabajando. No he sido invitado a las recorridas que hacen, me entero por Facebook (sonríe), pero no me molesta, es la realidad.

Cuando estuve en la juventud se trabajó, se hicieron muchas cosas. Hoy veo que hay mucho personalismo, como si molestara que otros jóvenes trabajen. Lo veo en la gente grande y en los jóvenes y eso nos debilita a nivel partido.

-¿A nivel provincial seguís trabajando para Marea Radical?

-Tengo contacto con ellos, vienen las elecciones y si tuviera la posibilidad, si se diera, me encantaría ser candidato a legislador por el departamento, me gustaría mucho. Se lo comenté a Mario Negri cuando vino al Sport, si hay una interna me gustaría participar y que gane el mejor.

Digo interna, pero el PRO se maneja con los focus group (risas), que te miden el carisma (risas), con tu llegada a la gente, no sé cómo es eso.

Pero me gustaría y si hay una interna a nivel provincial entre Negri y Mestre también tendría que definirme por un candidato.

-¿Te ves más cerca de Mestre o de Negri?

-Hoy, me veo más cerca de Negri. Porque lo veo capacitado para gobernar la provincia. He estado con la juventud de Mestre, con los chicos de Confluencia, pero es como que siempre estuve en la vereda de enfrente.

Aparte tengo buena relación con el hijo de Negri, con Juan, y si hay una interna voy a trabajar para Negri y después trabajaré para el que gane, soy radical.

-¿En el análisis que hacés, creés que hay tiempo para una interna, que es el momento para una interna partidaria cuando las elecciones provinciales son en mayo?

-Están a la vuelta de la esquina. No sé si van a dar internas o levanta el teléfono Macri y dice “éste es el candidato y listo”. La verdad que ya estamos sobre las elecciones, muy

hábil Schiaretti al fijar la fecha de elecciones.

-Mestre también las fijó el mismo día para capital.

-O sea que no se pueden criticar (risas).

-¿Mestre va a ser candidato a gobernador, qué te dice tu olfato político?

-Negri no se quiere bajar de la candidatura, el candidato puesto era Ramón, pero apareció Negri con su intención de ser. No sé.

-¿Qué aspiraciones tienen los jóvenes hoy sobre el país, la ciudad, la provincia?

-Creo que los jóvenes de hoy aspiran a tener un buen trabajo, que les permita solventar los gastos, más si tienen una familia, aspiran a tener una casa propia, cosa que hoy en día con el crédito hipotecario es imposible. Ese es otro tema, muy importante.

Por eso veo que en los pueblos, la Municipalidad hace casas a precios accesibles.

Y creo que todo joven aspira a ser feliz, más hoy en día como está el país, como está la sociedad tan crispada.

-¿Percibís que el individualismo viene en ascenso?

-Pasa que se nota el individualismo en el deseo de salvarse uno mismo y no dar ayuda. Por ejemplo, cosas esenciales como saludar al vecino que se han perdido, se han perdido muchas cosas y hay un marcado individualismo, es verdad lo que vos decís.

-¿Crees que el ejemplo del individualismo viene de arriba?

-Sin lugar a dudas, el ejemplo viene de arriba.

-Vos hablaste de los créditos hipotecarios ¿qué opinión tenés sobre estos préstamos UVA?

-Son impagables, se ha ido la tasa de una manera que resultan muy caros. Lo sé por mi profesión, hoy comprar un terreno en las afueras de Villa María, de 10×25, cuesta 500 mil pesos. Es una locura para un laburante.

Tiene que salir urgente un crédito hipotecario flexible a nivel nacional.

-¿Tenés consultas de tomadores de créditos UVA que están en problemas para pagar?

-Sí, he tenido varias consultas de personas que tomaron el crédito UVA y tienen problemas. Y muchos jóvenes que han comprado terrenos cerca de los lugares de trabajo y no lo pueden pagar. Te doy un ejemplo de conocidos que trabajaban en la Fábrica de Pólvoras, compraron un terreno cerca y han sido despedidos.

Es una cadena, donde siempre cae el laburante.

-¿El sector inmobiliario en que trabajás  está padeciendo la crisis?

-Sí, un parate muy grande. Pocas ventas, esporádicas, aquel corredor inmobiliario que está subsistiendo es por la administración de propiedades, lo que es por ventas repercutió mucho la crisis.

No sé qué va a pasar este año. Pero el año pasado fue muy duro.

-La baja en el consumo es uno de los factores, ¿qué otros factores complican al sector del pequeño y mediano empresario?

-La mala cosecha repercutió en nuestro sector, más de 15 mil millones que no entraron, la alta inflación, cerramos el año pasado con una inflación del 45%. Los servicios son muy caros, la luz, el gas, eso son factores que han repercutido fuerte.

-¿Ves una salida para este año?

-Quiero verla. Soy optimista, espero que haya cambios a través de la cosecha con la entrada de dólares, pero si no es por eso no veo un año muy distinto al anterior.

Tiene que haber medidas del Gobierno nacional que ayuden a la clase trabajadora porque si no vamos a seguir la crisis que está cada vez peor.

-¿Para vos hay otro camino o éste es el correcto como dice el presidente?

-Tiene que haber otro camino. El camino que dice el presidente, a través del ajuste, lo ha pagado la clase trabajadora sin lugar a dudas.

También de que hubo una fiesta de 70 años, es cierto.

El Gobierno tiene que dar pautas para una salida hacia adelante, porque como estamos no estamos bien.

-Hugo, vos dijiste una fiesta de 70 años, lo que dice el Gobierno nacional para justificar sus políticas, pero en 1974 la pobreza era menor al 5% y el desempleo no llegaba al 3% y el nivel de industrialización fue el más alto de la historia o sea que la fiesta comenzó mucho después.

-Creo que cuando hablan de 70 años se refieren a la cantidad de gobiernos peronistas que hubo en el país.

-¿O sea que echarle la culpa al peronismo de los problemas económicos es la forma de gobernar?

-No, al contrario. Ya van tres años, no se puede seguir echando culpas. Si los otros fueron corruptos, si estos son corruptos, que la Justicia dictamine. Pero ya no se puede seguir echando la culpa al otro para gobernar. Ya van tres años, no vemos una activación económica.

-¿Vos pensás que este plan que no llega a buen puerto es premeditado o es fruto de la ignorancia para gobernar?

-No quiero pensar que no saben. Quiero creer que tienen gente capacitada al lado de ellos, pero un plan premeditado no me animo a decirlo.

No creo que tengan malas intenciones, quiero creer eso, pero de ahí en más no estoy en los zapatos de Macri.

-¿Tenés una idea de por qué al radicalismo lo usaron para el tema electoral y luego no le dieron el protagonismo necesario en las decisiones, es una falla del radicalismo?

-Creo que el radicalismo falla pero el Gobierno tampoco le ha dado lugar al radicalismo. Tiempo atrás estuvo Dante Rossi en Villa María, donde quiere buscar un rol protagónico, que el radicalismo vuelva a tener más peso en la alianza de gobierno.

Pero tienen que hacer más fuerza en el radicalismo para que tengamos más peso.

Está Negri, Gerardo Morales, Cornejo de Mendoza, Aguad y mucho más no se ve del radicalismo adentro del Gobierno y que tenga peso.

Veremos si en 2019, si Macri se postula de nuevo, si lleva un vice radical.

-¿Pensás que la alianza va a continuar?

-Para mí sigue la alianza. Se verá cuál es la fórmula, pero creo que con los radicales sigue, no sé qué va a pasar con Carrió.

-¿El enfrentamiento político en la sociedad, lo sentís o creés que es ficticio?

-Particularmente lo siento mucho. Veo la grieta, la famosa grieta entre los unos y los otros. La veo continuamente, tengo amigos peronistas y no hay entre nosotros grieta, pero sí la veo.

-¿Perdiste amigos por la política?

-No, nunca perdí amigos por la política. Nunca porque tengo mi límite, así como tengo amigos de Colón y yo soy de Rivadavia (risas), tengo mi límite.

-¿Para la democracia es necesario tener partidos fuertes?

-Sí, sin lugar a dudas, tiene que haber partidos fuertes y alternancia en el poder. Eso creo fundamental. No puede estar un intendente gobernando un pueblo durante cuatro, cinco, seis períodos. Es inconcebible.

No entiendo cómo se atornillan en un sillón y no salen más. Que estén cuatro, ocho años y que después se dediquen a un trabajo.

Y tiene que haber partidos fuertes para fortalecer la democracia.

-En este momento, hay un ataque a los partidos, pareciera ser la era de la antipolítica.

-Sí, se da esos ataques a los partidos por diversos factores. Pero ahora se tendrán que fortalecer para ver quién es el candidato del peronismo, un actor que ha estado siempre en democracia, no sé si se juntan detrás de Cristina u otros. Y el radicalismo seguirá con Cambiemos, pero sería bueno que tuviera su candidato propio.

-El arreglo con el Fondo Monetario Internacional ¿qué te provocó?

-La noticia del arreglo con el FMI, de los 50 mil millones, obviamente no me gustó. No pensé que se iba a llegar a esa medida, si el día de mañana tengo hijos, hasta mis tataranietos van a tener que pagar la deuda.

Pero según el presidente no quedaba otra medida, no sé, sabrá él en qué baile nos mete.

-¿Qué país soñás?

-Sueño con un país en que la gente sea feliz.  Un país consolidado, con justicia, que no exista la pobreza, que no haya niños pobres, un país que sea solidario.

-¿Vas a seguir militando para concretar tu sueño?

-Sí, siempre milité, en el radicalismo por el sueño que tengo de ayudar a los que menos tienen. Siempre quise que sea Unión Cívica Radical, hoy estamos dentro de Cambiemos y tenemos que ser flexibles y orgánicos. Pero soy de la Unión Cívica Radical, cuando pasó lo que pasó no lo esperaba, fue un golpe duro, pensé “pobre Leandro Alem, se debe estar revolcando en la tumba”, pero hay que mirar para adelante y ser optimista.

Vamos a ver qué pasa.

-Huguito ¿tuviste algún momento triste en tu vida, algo fuerte?

-No, no tuve momentos tristes. Cuando fallecieron mis abuelos, obviamente, fue triste.

-¿Y momentos felices, más allá de los triunfos de Rivadavia de Cabral?

-(Risas). Muchos. Momentos compartidos en familia, con mi padre, mi madre, mi hermana que está viviendo en Estados Unidos hace dos años. Ayer (por el jueves pasado) la llevamos a Buenos Aires.

-¿En política tuviste decepciones, cosas que te dieron mucha bronca?

-Sí, lo que me dio mucha bronca y frustración fue la alianza con Cambiemos, no tener candidato propio. Pero bueno, uno tiene que ser orgánico y seguir para adelante. Voy a seguir militando por lo que creo, dar una mano, ayudar a los que menos tienen, es lo que me gusta.

-¿Tenés algún candidato preferido a nivel local, para intendente?

-Hay nombres dispersos en estos días, al que veo más potable, más serio, más capacitado es a Gustavo Lazzuri. Pero no tengo un candidato, es al que más veo.

-¿Cómo conociste a Rodrigo de Loredo?

-A Rodrigo lo conocimos hace unos cuantos años con Alfredo Nigro, se armó Marea Radical. Un lindo grupo, participamos en un congreso en Carlos Paz, me acuerdo que era una convención nacional, estaba lleno de diputados y senadores y di un discurso ahí, me aplaudieron todos (risas), estaba de presidente Gerardo Morales y yo les dije que le den más lugar a la juventud.

Te estoy hablando de hace 10 años y seguimos hablando lo mismo. Tengo buena relación con Rodri, ojalá se alienen todos los planetas y sea intendente de Córdoba.

-¿Sos machista?

-No, para nada.

-Cuando eras chico soñabas con ser presidente de la Nación, ¿hoy qué soñás?

-Tengo el mismo sueño (risas).

-¿No te gustaría empezar por ser concejal?

-Sí, me gustaría ser concejal, te dije que me gustaría ser legislador departamental para defender a los pueblos, pero sí, me gustaría ser concejal. Nunca me convocaron para una lista, pero los que están no facilitan a que otros jóvenes, como yo, puedan ser candidatos a concejal.

 

Opiniones

Mauricio Macri
Nuestro presidente, merece el mayor respeto. Sigo siendo optimista y esperando que cambie el rumbo del país.

Juan Schiaretti
Como gobernador merece respeto. Creo que han sido muy hábiles él y De la Sota, pero veo a la provincia en estos últimos casi 20 años con mucha pobreza, droga y delincuencia.

Martín Gill

Tiene mi respeto como intendente, veo falta de transparencia en la gestión. Es joven, tiene mucho para dar, pero creo que no lo ayuda el entorno en ciertas cuestiones.

Me gusta
Ir a la cancha a ver Rivadavia de Cabral, juntarme a comer con mis amigos.

Me encanta
Hacer política.

Me divierte
Salir con amigos.

Me entristece
La pobreza.

Me enoja
La traición, la mentira.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

“La política no es vieja ni nueva, la política es mala o buena”

Alexis Loudet

“Si no hay equidad social, no se puede decir que es un país educado”

Daniel Rocha

“La calidad de vida de la gente no es un producto de mercado, es un estado permanente”

Daniel Rocha