El Diario del centro del país

Historias desde la pampa cordobesa

MONICA FORNERO

La presidenta de SADE Villa María nos comenta la actualidad de la agrupación y presenta su nuevo trabajo literario: “Historias demoradas”

Escribe: Daniel Rodríguez
ESPECIAL PARA EL DIARO

Escritora, técnica en Comunicación Social, incansable trabajadora en cuanto a las cuestiones de género y presidente de la Sociedad Argentina de Escritores Filial Villa María (SADE), presenta su nuevo material. Con una nueva obra literaria bajo el brazo, Mónica Fornero empieza a comentar como nació y se fue creando “Historias demoradas”, así también fue el año en SADE durante 2018, luego del año del cincuentenario.

 

Historias encontradas

“Nací en un pueblo de esa pampa cordobesa fértil y bondadosa, en Carrilobo, que significa “pradera verde” en el dialecto ranquelino”, dice el texto Niñez (página 59); colocando a la narradora desde un origen, una perspectiva y un contexto que atravesará parte de la obra, los personajes y sus referencias.

Editado por Pirca, sello editorial que tiene su sede en Alta Gracia, la escritora logró configurar su primera obra en soledad (anteriormente participó en placas colaborativas y antologías). En el prólogo, Norberto García Yudé define que dentro de sus páginas se encuentra “algo que estaba oculto, esperando en la oscuridad. Esto empezó a desperezarse en busca de la luz, y se transformó en un maravilloso fruto […]”.

En un compendio de cien páginas, casi cuarenta historias dialogan entre sí abocando diversas temáticas. En diálogo con EL DIARIO, Mónica define a Historias… con sinceridad: “No sabía que título ponerle, hasta había pensado en ‘Más allá de mí’ porque tiene algunos textos que tienen que ver conmigo, aunque la mayoría es ficción”. Es que, varias de sus obras se centran en su historia de vida y tienen “mucho que ver con mi origen, que es campesino. Son cuentos que yo hace unos cuantos años escribí, aunque hay algunos nuevos”, sostiene

La columna vertebral de dicha tarea artística y creativa tiene más que ver con la impronta personal, ya que el lector puede pasar por varios climas. La presidenta de la SADE, subraya respecto a esto: “No me fijé en un eje que los reúna, cuando lo fui armando no sé por qué los elegí así. Quizás hay una conexión en el estilo. Porque comienza con un cuento “1930”, de un anarquista argentino y después continúa con una historia que puede tener que ver conmigo”.

Asimismo, el trabajo tiene una división en donde también hay espacio para las microhistorias. Siguiendo la temática del volumen, los microrelatos reciben esa denominación.

Otro dato para no dejar pasar es el arte de tapa, el cual contiene una fotografía de ella misma sobre “la ruta olvidada que va para San Francisco”. Allí, a la vera, está ubicada “la escuela de campo a la que yo iba”, recuerda con nostalgia. En cuanto al trabajo de corrección, asegura tener un cuidado especial “soy muy obsesiva con las repeticiones salvo que sea un recurso literario. Siempre busco que la palabra no redunde”, afirma.

“Ya hay otro en camino”, asegura entre risas. Seguramente lo estaremos esperando.

Historias encontradas puede conseguirse en las librerías Hechizo de luna, en Librelibro o en contacto con la autora.

 

“A SADE se han acercado jóvenes y es un logro”

“Me queda un añito y algo” define Mónica en cuanto a su gestión. Es que su trabajo al frente de la comisión de la SADE es parte del período 2017-2020.

No hace muchos días atrás se llevó a cabo el acto de cierre en el que se entregaron las antologías anuales que “ya son tradicionales” para la sociedad de escritores. “Este año fueron dos, se editó la del año pasado y la de este año para que no se desfasara porque en 2016 hicimos el libro del cincuentenario, que fue más grande”. En tanto, estructuralmente “es una antología de 50 páginas y se trata de una hoja y media por socio”.

Respecto a los escritores noveles, Fornero celebra: “Hemos visto un acercamiento y eso es un gran logro para la SADE”.

Tras 2017, donde se cumplió el aniversario número cincuenta, el grupo sigue trabajando con “la idea de que podamos hacer cosas nuevas, como el concurso de teatro, de dramaturgia que no sé si en SADE se había hecho (a nivel local). No fueron muchos los concursantes y se declaró desierto en los primeros tres premios porque elegimos jurados de mucha relevancia”.

Y allí va, Mónica, desde hace años llevando adelante un grupo que cuenta con grandes escritores como “Puqui Charras, nuestra biblioteca viviente y a Dolly Pagani […] que están presentes y apoyan la gestión”.

Con la idea de explorar un poco más a nivel local y salir de los claustros donde siempre se han reunido, la SADE sigue creciendo e invita a todos los escritores, lectores o amantes de las letras a sumarse para compartir un poco más del placer literario.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Cine y Confitería Astoria, nostalgia del séptimo arte.

Mercedes Dagna

Gobierno municipal de Villa Nueva durante el terrorismo de Estado

Noemí Bramardo

Universo pop en versión orquesta

Juan Pablo Morre