El Diario del centro del país

Jana se recupera en Tandil

La perra rescatista Jana, que se hizo muy conocida días atrás cuando se soltó un can de la dueña de la casa allanada y la atacó, luego de que encontraran en la vivienda restos de sangre de una persona desaparecida, se recupera de sus heridas.

Su dueño, Francisco Gerber, y director de la ONG K 9, dio detalles del apasionante trabajo que realizan en la organización que preside y que se dedica a la búsqueda de personas con perros.

Si bien Francisco tiene 23 años, su experiencia en la búsqueda de personas con perros es muy amplia. Comenzó a incursionar en el tema del adiestramiento de perros hace 10 años, por “curiosidad”, pero poco después descubrió el mundo del entrenamiento de los canes para búsqueda y rescate de personas.

“Me especialicé en eso, me capacité, fui bombero voluntario. Así continuó la carrera, fui de a poco aprendiendo y teniendo perros, preparándolos para trabajar”, contó.

La ONG K 9 de Campana fue fundada el 30 de agosto de 2016 y al respecto, explicó que “yo tenía la perra operativa, me había mudado de una ciudad a otra, y vimos que estaba la problemática de que no había perros que buscaran personas desaparecidas, así que nos juntamos un grupo y decidimos fundar la ONG”.

Así fue que incorporaron voluntarios y formaron perros, “con los que en el día de hoy seguimos trabajando, ya va a hacer 3 años. Estamos continuamente activos, trabajando tanto dentro de Buenos Aires como en otras provincias, y también afuera del país”.

“Me gusta, me apasiona, y le dedico mucho tiempo por día para poder hacerlo”, expresó.

 

La historia de Jana

Contó que Jana, una labradora, nació en diciembre de 2013 y que él la tiene desde enero de 2014. “La empecé a entrenar, le vi condiciones, la preparé para la búsqueda de personas desaparecidas, que es a lo que nos dedicamos nosotros”, señaló.

Y graficó que “las condiciones de un perro se ven de chiquito. A un perro se lo entrena jugando, es como la escondida nuestra, el perro tiene que encontrar un juguete con un olor determinado o que se lo asocia a una persona. A través del juego, el perro encuentra una persona y se lo recompensa siempre con juego”.

Asimismo, aclaró que “no es que el perro tiene que cumplir un horario porque es un perro de trabajo, la vida del perro de búsqueda es jugar”.

Hace tres semanas, Jana sufrió una agresión que le provocó graves lesiones y que tuvo mucha repercusión en los medios a nivel nacional. Fue en la localidad de Francisco Alvarez, en el norte de la provincia de Buenos Aires.

“Siempre nosotros colaboramos de manera voluntaria con la Policía o con el Ministerio Público Fiscal, y nos llegó un oficio que necesitaban hacer un allanamiento. Después de que Jana encontró dentro de la casa que se estaba allanando una mancha hemática -la Justicia está investigándolo-, un perro de la propietaria de la casa se soltó y la atacó en dos oportunidades en el lapso de 4 o 5 minutos, dejándola gravemente herida”, recordó.

Sucedió que Jana había marcado el lugar donde estaban las manchas hemáticas que fueron analizadas por la Policía Científica y dio positivo de la persona que aún sigue desaparecida.

Luego, Jana fue asistida por un veterinario y se está recuperando de a poco. “Vine para Tandil justamente para descansar, y para que de a poquito vuelva a empezar, vuelva a jugar”, sostuvo.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

A pasear con Pantera

Juan Pablo Morre

¿Qué hacer cuando los niños piden una mascota?

Noemí Bramardo

Un país mascotero

Alexis Loudet