Jofré: “Cualquier deseo caprichoso es proclamado como un derecho”

“Quieren que los niños por nacer sean declarados descartables por los poderosos”, manifestó el obispo Jofré durante el tedeum por el Día de la Independencia en la Catedral de nuestra ciudad

Día de la Independencia en Villa María

En el tedeum por el 9 de Julio, el obispo expresó que “en Argentina se ha perdido la noción de los sanos límites en el ejercicio de la legalidad”, en referencia a la legalización del aborto

La Iglesia transmitió un duro discurso contra la legalización del aborto en el tedeum que se realizó en la Catedral de nuestra ciudad ayer por el Día de la Independencia.

“Nuestra libertad tiene límites y desconocerlos resulta suicida para la libertad personal y comunitaria. Parece que en Argentina se ha perdido la noción de los sanos límites en el ejercicio de la legalidad. Cualquier deseo legítimo o caprichoso es fácilmente proclamado como derecho, provocando un espiral de reclamos y conflictos inacabables para recaer finalmente sobre un Estado que está fundido, antes moral que económicamente”, manifestó el obispo Samuel Jofré a los presentes, entre los que se encontraban el intendente Martín Gill, funcionarios y representantes de instituciones de la ciudad.

En su homilía, en consonancia con lo expresado por representantes de la Iglesia en los tedeum que se realizaron en distintas ciudades del país, expresó que “entre tantos enfrentamientos que vivimos, destaca hoy el peligro de los argentinos más pobres y débiles: quieren que los niños por nacer sean declarados descartables por los poderosos, a los que su vida pudiera resultarles o no”.

Por otro lado, aseguró que “estamos oyendo en estos días que se incita a los ciudadanos y autoridades a que dejen sus convicciones personales para obrar en sociedad. Todos debemos actuar de acuerdo a nuestra conciencia. La corrupción, la decadencia comunitaria, la anarquía y la violencia no son fenómenos que nos resulten desconocidos y, en buena medida, ya los estamos sufriendo. Necesitamos urgentemente recuperar el respeto y aprecio a la ley como condición para la paz y el progreso social”.

 

Apeló a la Constitución Nacional y Provincial

Pero Jofré no solo apeló a la “ley moral”, sino que citó artículos de la Constitución Nacional y Provincial, dando a entender que la sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) iría en contra de nuestras propias normas. “Buena parte de la herencia recibida que constituye nuestra Patria es el cuerpo legal que rige nuestra convivencia”, expresó, y agregó que “habrá cosas por corregir, pero eso no nos quita tener que cumplir y respetar la jerarquía que pone en la cúspide a nuestra Constitución. No hay ninguna mayoría circunstancial que pueda darnos normas contrarias. Debemos dejar ideología y sentimentalismos, es la ley de la razón la que debe guiar nuestras decisiones”.

Como fundamento, citó el artículo 29 de la Constitución Nacional y aseguró que “la autoridad ha claudicado y no tiene fuerzas para infundir respeto ni para satisfacer los legítimos pedidos de un ciudadano”.

Por otro lado, aseguró que “en la provincia de Córdoba nuestra Constitución reconoce que todas las personas gozan del derecho a la vida desde la concepción. Nuestras leyes no permiten la pena de muerte y menos aún la muerte de un inocente. Quien quiera matar un niño por nacer en Córdoba debe primero modificar nuestra Constitución. La pretensión de hacerlo sin estas modificaciones está sentando un grave precedente para que en Argentina los poderosos de turno avasallen a los débiles”.

“Cuando el Estado no pone sus fuerzas al servicio del interés de todos quedan amenazados los fundamentos mismos de un Estado de Derecho”, finalizó.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus