El Diario del centro del país

La empresa asegura que restituirá “toda la margen y flora del río”

Cordoni y Tiranti brindaron detalles de la obra que estaría concluida en abril

Nuevo puente – Afectaron la margen villanovense

La firma adjudicataria trasladó montañas de tierra de una orilla a la otra del río, pero se compromete a restaurar todo. También explicaron los plazos, los pasos y los cambios en el proyecto

Los trabajos en la obra del nuevo puente que unirá las ciudades de Villa María y Villa Nueva se reactivaron y con ello las preocupaciones: decenas de camionadas de tierra fueron extraídas de la costa villanovense y depositadas en la margen de enfrente, por parte de la empresa CIAR, adjudicataria de la ejecución.

La firma retomó días atrás los trabajos a la altura de barrio Santa Ana (en la zona del Desagüe), pero las quejas quedaron del otro lado del río Ctalamochita, el villanovense barrio Golf (el puente desembocará precisamente en calle Barberis).

Frente a estas inquietudes y más, los ingenieros civiles a cargo, Tomás Tiranti (jefe de Obra) y Alexis Cordoni, brindaron respuestas por parte de CIAR. “El 60% de la tierra que está hoy en la zona de obra de Villa María (donde se ejecutan los pilotes) es propia del río, de la costa villanovense, y el restante 40% es de otros lugares”, admitió Tiranti. En esa misma línea expresó que “es ilegal dragar un río fuera de la zona de obra, por lo que es necesario contar con una licencia ambiental, para garantizar el menor impacto posible”.

Explicó que “toda antropización (la transformación que ejerce el ser humano sobre el medio) genera un impacto ambiental”, para lo que sostuvo, “se tomaron todos los recaudos, permisos y demás”.

Respecto a las alteraciones que podría haber sufrido el cauce del río con las extracciones y los daños en la arboleda, Tiranti precisó que “fue llevado a cabo un relevamiento, en marco del estudio de impacto ambiental, que nos llevará a restituir el cauce”. “La empresa que ejecuta estas obras se compromete a restituir el cauce y los alrededores, lo que comprende también la flora afectada, y si no se puede, en el caso de Villa María deberá reforestar en la proporción de 10 por 1 (diez árboles por cada uno extraído)”, amplió.

En cuanto al final de obra, “es uno de los aspectos a presentar, porque la obra se entrega a la Municipalidad, también a la Provincia y a Ambiente, quedando la empresa comprometida en responsabilidad civil y penal, hasta tanto no sea aprobada.

 

Avance rápido

En lo que hace a la obra, los ingenieros detallaron que “la semana que viene, concluidas las columnas, estaremos con las vigas de bancada, para en febrero llevar adelante igual proceso en Villa Nueva, para lo que necesitaremos reponer la tierra en ese sector”. Subrayó entonces que “está prevista la restitución” de la tierra extraída.

Tras las vigas de bancada, contaron que “se montarán las vigas longitudinales, lo que puede demandar tres días, por lo que se observará que el ritmo de tareas avanzará mucho”, dando por seguro que la fecha de abril, marcada días atrás por el intendente Martín Gill, es objetiva. Es más, Tiranti dijo que “el 1 de marzo se comenzará a trabajar en los accesos”, lo que es la segunda etapa del proyecto y restará la tercera, referente al entorno (el puente en sí es la primera de las etapas).

 

Cambio de proyecto

Tiranti y Cordoni se refirieron a los cambios en el proyecto original, frente a que se encontraron, remarcaron “a un cauce más alto de lo esperado”. “Lo principal está en que antes ibas a ver una pantalla de hormigón y ahora se verán tres columnas, en cuanto a infraestructura”, graficaron. Insistieron en que se trata de “un cambio de pilas a columnas”.

Partieron que “es un cambio en la cota de fundación” frente a “un problema de ingeniería, primero en la cota de fundación y segundo en la diferencia entre el acceso al puente y el nivel de la calzada existente, la que será elevada 60 centímetros”. Por lo tanto, en esa parte, la calle pasará a estar 60 centímetros por arriba de su nivel actual, de la misma manera que se elevarán los suelos de los lotes próximos ubicados al este (río abajo).

Tiranti se atrevió a marcar que “saldrá más barato, habrá un ahorro en metros cúbicos de hormigón, lo que marca que no existe un derroche de recursos, y a la Provincia y a los contribuyentes no les costará más este cambio”.

Entre esos cambios, los ingenieros sinceraron que el puente tendrá una pendiente de un lado al otro, de Villa Nueva a Villa María, de 90 centímetros (más alto el primero), lo que evita mayores trabajos en las nivelaciones para trabajar en los accesos del lado villamariense.

 

De las versiones

Sobre las versiones que circularon en la paralización de la obra, ratificaron que se trataron de llevar adelante los cambios necesarios frente a un “problema de ingeniería” y puntualmente “si hubiese filtrado agua, como se dijo”, hubiese sido mejor para el hormigón”.

Por último, subrayaron: “No nos podemos ir hasta tanto no esté restituida la ribera, en la margen, en su flora y en la pendiente de fondo (del río), que es fundamental”.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Marchan hoy para concientizar sobre el abuso sexual infantil

Mercedes Dagna

Más entrenamiento laboral

Daniel Rocha

Hubo “Villa María Emprende” en la UTN

Juan Pablo Morre