El Diario del centro del país

La escuelita Valentina Navarro celebra más que 100 años

El grupo de visitantes se fotografió frente a la escuelita que festeja un año

TIO PUJIO – Reencuentros y acto protocolar

Con acto y almuerzo culminarán los festejos por el Centenario del centro educativo

Un encuentro de exalumnos y exdocentes, hijos de éstos y alumnos actuales fueron el preámbulo de la gran fiesta Centenario de la Escuela Rosario Valentina Navarro de la zona rural de Tío Pujio.

Los actos protocolares y el almuerzo de reencuentro se concretarán el próximo domingo, desde la mañana, cuando queden inauguradas además nuevas mejoras edilicias.

El acto se llevará a cabo en el centro educativo, desde las 9.30, con la participación de la comunidad educativa y autoridades de la localidad y regionales (Inspección de Zona) y la posible visita del ministro de Educación.

En ese marco se descubrirá una placa por los 100 años y se realizará un reconocimiento a las familias que donaron los terrenos para que esta escuela se levantara en el lugar, bautizando con el apellido Lovay a las nuevas galerías que quedarán inauguradas en la oportunidad.

 

Camaradería

De la escuela ubicada a unos 15 kilómetros de Tío Pujio, la celebración y sus participantes se trasladarán para asistir al almuerzo por el 100º aniversario que se desarrollará en el salón del Centro de Jubilados.

El menú contempla una entrada de chorizo y morcilla, ensaladas, pollo asado con ensaladas varias y postre helado, con bebidas incluidas durante los platos.

El costo de las tarjetas es de 450 pesos para los mayores y 200 para los menores (de 4 a 10 años) y se pueden reservar hasta mañana a los teléfonos 353-4224686; 353-4188161; 353-4061753 y 353-4595749.

 

Visitantes ilustres

Por otra parte, vale mencionar que el establecimiento recibió el pasado 23 de septiembre a exalumnos y exdocentes que acudieron a la invitación de comenzar a celebrar este primer siglo de vida institucional. En esa jornada, narró Eliana Rosales, directora y personal único (además de una profesora de Educación Física Itinerante, Ivana Huzuliak), junto a los niños que actualmente asisten a la escuela, escribieron un anecdotario.

Los exdocentes también pintaron de manera colectiva un mural y con integrantes del Consejo de Administración de la Cooperativa de Servicios Públicos, Vivienda y Crédito de Tío Pujio Ltda., realizaron y escribieron rimas.

Claro que, además, el pequeño salón multiuso estuvo además ambientado para los visitantes y hasta elaboraron entre todos una maqueta de la primera “escuela rancho”, donde comenzó esta historia, hace un siglo.

Breve reseña

El Centro Educativo Rosario Valentina Navarro, que celebra su 100° aniversario de vida institucional, se encuentra ubicado en la zona rural de la localidad de Tío Pujio, a 15 km al norte de la misma, a 30 km al sureste de la ciudad de Villa María y a 18 km al este de ruta 158.

En el sector escolar se observa una importante cantidad de campos que se utilizan principalmente para la agricultura, ganadería y algunos tambos.

Según datos que constan en los archivos de la escuela, este centro dio sus primeros pasos, en el año 1916 como Escuela Particular en la Estancia “La Vera” por iniciativa personal de la señora Fennia Chertcoff (en su casa, actual campo de Merani Estancia “La Vera”).

Esta escuela nace como producto de la necesidad de brindar atención escolar a los hijos de los chacareros de la población rural de la época.

Se creó a fines del año 1917 gracias a las gestiones realizadas por los señores Nicolás Repetto y Juan B. Justo, pioneros en la educación rural de la zona y de la provincia. Se transforma en escuela fiscal, recibiendo el nombre de Nacional N° 127, años más tarde N° 336 el 29 de octubre de 1918.

La Escuela Nacional N°127, funcionó provisoriamente en un rancho situado a la vera del bosque de algarrobos de la Estancia “La Vera” con techos de paja, paredes blanqueadas, piso de tierra, un escudo, una Bandera y una campana contemplaba el rústico cuadro de una cultura que se comenzaba a difundir al abrigo de los árboles y musicalizada por los gorjeos de los pájaros del monte.

Más tarde se trasladó a un galpón perteneciente al señor Lovay, para establecer definitivamente la escuela sobre la base de un plano realizado por el doctor Juan B. Justo y con el aporte de materiales donados por los señores Justo, Repetto, Lovay y todo el vecindario, se edificó un nuevo local, con techo de zinc, un aula grande para todos los grados y dos habitaciones laterales para la vivienda del docente, a fines del año 1922, donando Lovay el terreno.

Con la escuela rural surgió la “Biblioteca Juventud Agraria” para facilitarle libros de los más diversos géneros a niños y adultos, tuvo la dirección de Fennia Chertcoff, esposa de Nicolás Reppetto, la biblioteca llegó a contar con mas de 700 volúmenes y en el año 1918 fue anexada a la escuela, y tras sucesivos traslados, su identidad original se perdió en la ciudad de Villa María.

En el año 1988 se le impuso el nombre de Rosario Valentina Navarro en honor a la docente que permaneció allí durante 25 años.

Actualmente la escuela tiene una matrícula total de 11   niños, todos provenientes de la zona rural.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Despiden el verano en la plaza

Juan Pablo Morre

Entregaron materiales a escuelas

Alexis Loudet

Personal para Prohuerta

Daniel Rocha