La Justicia frenó la matanza en Corea

Animalistas hicieron un gran trabajo en Corea del Sur, aunque la siguen peleando

Un fallo dictaminó a favor de proteccionistas que habían denunciado a un granjero que mataba animales para vender su carne de comida, algo que resultaba común en el país asiático del Sur

Un tribunal de Corea del Sur dictaminó el jueves que matar perros para comer es ilegal, un muy bienvenido primer paso para aquellos que buscan la prohibición nacional de carne de perro.

Según el South China Morning Post, el fallo proviene de un tribunal de Bucheon, una ciudad a solo 12 millas de Seúl, la capital coreana.

Un grupo que lucha por los derechos de los animales llamado Care presentó el caso contra un operador local de una granja de perros que encontraron durante una operación encubierta.

El tribunal dictaminó que el consumo de carne no era una razón legal para matar perros y el responsable fue multado con un total de tres millones de won (53.800 pesos).

“Es muy significativo, ya que es la primera decisión para no matar perros para comer tomada por la Corte”, dijo el abogado de cuidados, Kim Kyung-eun.

La práctica de matar perros y sacrificarlos por carne ha sido parte de la cocina de Corea del Sur durante mucho tiempo, con un estimado de un millón de perros que se comen cada año.

Sin embargo, recientemente, el consumo de carne de perro ha disminuido significativamente, ya que más coreanos han adoptado a los perros como mascotas en lugar de comérselos.

“En las últimas décadas, el discurso público sobre el consumo de carne de perro ha pasado a centrarse en la prohibición”, dijo el líder de Care, Park So-youn. “La industria de la carne de perro tendrá más presión debido a la decisión judicial”.

Sin embargo, una encuesta encontró que mientras el 70% de los surcoreanos no consumen carne de perro, solo el 40% cree que la práctica debería prohibirse. Después de la decisión, los granjeros furiosos salieron a protestar contra la decisión judicial de Bucheon, citando el doble estándar cultural como su objeción.

Cho Hwan-ro, un representante de una asociación de granjas caninas, dijo que los granjeros, cuyas instalaciones suelen funcionar como mataderos, no deberían aceptar el fallo por capricho. En cambio, Cho pidió al Gobierno coreano que legalice el consumo de carne de perro y autorice mataderos de perros directamente.

“Los perros para comer y los perros como mascotas deben separarse”, dijo, y mencionó que los perros criados para consumo humano en las 170 mil granjas caninas de todo el país son de diferentes razas, se alimentan de manera diferente y se crían para diferentes propósitos. “Las vacas, los cerdos, los pollos y los patos se crían para ser consumidos, ¿por qué los perros no?”.

Sin embargo, las opiniones de Cho no parecen ser compartidas por la Legislatura de Corea del Sur. Apenas la semana pasada, el partido gobernante Democrático en Corea del Sur presentó una legislación que efectivamente terminaría la producción de carne de perro en Corea del Sur para siempre. El proyecto de ley restringiría la matanza de animales a aquellos considerados como “ganado”, los perros no forman parte de este grupo.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus