“La Justicia tiene una gran responsabilidad de lo que nos pasó en Argentina”

Nació en Isla Verde, el 16 de enero de 1967. Casado, dos hijos. En 1983, empezó a militar en las filas de la Unión Cívica Radical en el ámbito del Centro de Estudiantes del colegio secundario. En el año 2003 su encuentro con Luis Juez lo llevó a integrar el Partido Nuevo. Durante la Intendencia de Juez en Córdoba, fue presidente de la Empresa Municipal de Transporte. En 2007, fue electo concejal de dicha ciudad y durante dos años ocupó la Secretaría de Gobierno del municipio. En 2009 asumió la banca y fue presidente del bloque del Frente Cívico. En 2011 integró la lista de candidatos a diputados nacionales. En 2015 fue electo Parlamentario del Mercosur. Hoy es candidato a diputado nacional de Cambiemos, en el sexto lugar de la boleta encabezada por Héctor Baldassi

Escribe: Nancy Musa (DE NUESTRA REDACCION)

Es un peleador, hace un culto de la lealtad y no abandona sus sueños. Es un dirigente convencido de la importancia del diálogo, no está de acuerdo con la confrontación y cree que la sociedad está esperanzada en la “transformación” que propone Cambiemos. Es uno de los hombres de confianza de Luis Juez, defensor de los valores pregonados por su conductor natural.

Nació y pasó su infancia en Isla Verde, el pueblo en el que tiene parte de su familia y muchos amigos. Walter Nostrala responde las preguntas con naturalidad, con energía y con el ímpetu de las convicciones que lo llevaron a transitar el camino de la política, con triunfos y derrotas, con alegrías y tristezas.

 

-Está en el sexto lugar en la lista de Cambiemos, ¿cuáles son las expectativas que tiene, cree que pueden entrar seis diputados?

-En realidad las expectativas nunca fueron muy grandes, porque antes de las PASO un sexto lugar era impensado. Después de las PASO, el resultado fue muy alentador, sabemos que va a crecer la diferencia entre Cambiemos y Unión por Córdoba, pero no puedo decir que vaya a alcanzar la diputación.

Lo que sí digo y estamos trabajando desde un principio para que Cambiemos logre una gran diferencia, es lo que hace falta para darle el apoyo al presidente en este proyecto que empezó en 2015. Si se da lo de la sexta banca mejor, pero nunca fue el objetivo primario.

 

-Cuando al Frente Cívico le tocó la sexta banca, ¿qué sintieron?, porque en realidad era uno de los partidos importantes del frente.

-Somos socios fundadores de Cambiemos, por supuesto nosotros pedimos un lugar más expectable, pero se dio así. Quedamos en el sexto lugar y en aquel momento dijimos con Luis Juez, “se terminó la discusión”, obviamente que las hubo, y una vez que estaba la lista decidimos salir a trabajar, esa fue la idea, no escondernos, no andar en un rincón, llorando ni haciendo pucherito. Nos tocó este lugar y vamos hacer todo lo posible para que entren la mayor cantidad de diputados y hacer una diferencia importante que es lo que queríamos mostrar en Córdoba.

Porque esto, también, nos va a dar la posibilidad de tener expectativas para 2019 con Cambiemos.

-¿No cree que el Frente Cívico, en esta alianza, ha debilitado parte de su estructura?

-No sé si la estructura, creo que el Frente Cívico cometió errores y de estos errores se hizo cargo el propio conductor del espacio que es Luis Juez. Pero, yo no creo que esté debilitada, pero sí me parece que la estructura, después de la derrota que tuvimos en 2015 en Córdoba capital, quedó golpeada. La verdad que ahora, después de haber recorrido primero en las PASO y ahora camino al 22 de octubre, hemos visto que la gente está de nuevo, se puso de pie, está trabajando, es muy optimista, tiene mucha expectativa.

Porque Cambiemos generó una expectativa importante y nosotros somos reconocidos dentro de esta estructura. Me parece que hoy estamos en otra situación, el Frente Cívico está en otra situación.

 

-¿Sin perder de vista la posibilidad de Luis Juez gobernador en 2019?

-Sin perder de vista esa posibilidad. El Frente Cívico va a querer impulsar a Luis Juez como candidato a gobernador, siempre dentro de Cambiemos, después Cambiemos deberá fijar las reglas de juego para ver cuál de todos aquellos que quieren ser candidatos, llegue en mejores condiciones.

Me parece que lo más inteligente sería que todos nos pusiéramos a trabajar detrás del que esté mejor posicionado.

 

-¿Cuál es su mirada con respecto al plan económico que tiene Cambiemos a nivel nacional?

-Después de recorrer tanto, de hablar con la gente, hemos caminado toda la provincia, y desde los barrios más humildes hasta entrar en una fábrica, hablar con los dueños, con los empleados, vemos que hay una expectativa muy grande.

Estoy convencido de que esto fue lento, pero comenzó, comenzó la reactivación. No lo digo yo lo dicen los números, hay seis meses de crecimiento de la economía, está bajando la inflación, está creciendo el empleo, están bajando los niveles de pobreza, pero lo que más estamos notando nosotros es que en esos sectores más humildes, donde todavía no les llegó el cambio porque hay sectores que no la están pasando bien, esa gente está muy esperanzada en el Gobierno de Macri, porque valora que es un Gobierno honesto, con buenas intenciones y sobre todo porque hay una mirada para atrás muy crítica sobre lo que nos pasó a los cordobeses en los doce años de gobierno kirchnerista.

No nos podemos olvidar que nosotros la pasamos muy mal por culpa de los dirigentes de Unión por Córdoba que cuando se amigaban con el kirchnerismo le traían la lista para que la armen desde Buenos Aires y después se peleaban.

Y por esta pésima relación de vaivenes políticos, Córdoba pagó las consecuencias.

Y ahora estamos viendo que este Gobierno está enviando los fondos, que las obras comenzaron, obras importantes, rutas, viviendas, creo que eso la gente lo está evaluando, hay un tratamiento distinto de Buenos Aires a Córdoba.

 

-En las últimas horas salió Domingo Cavallo a decir que esta política estaba relacionada con la que aplicó él en los 90 ¿cuál es su opinión sobre estas declaraciones?

-Creo que no, yo estoy viendo el crecimiento de la industria, en la época de los 90 fue al contrario, se terminó con la industria nacional, terminaron con los servicios públicos, con los ferrocarriles, con la línea área, con YPF, y ahora está ocurriendo todo lo contrario.

Se está fortaleciendo Aerolíneas, YPF, se está tratando de poner en marcha los ferrocarriles y la industria está creciendo, en todo lo que tenga que ver con el campo y considero que el campo es el verdadero motor que puso en marcha la economía en la Argentina.

O sea que no tiene nada que ver con lo que pasó en la década del 90, lo que dijo Cavallo que se haga cargo Cavallo, yo no lo comparto.

 

-Walter, usted comenzó militando en la UCR, ¿qué recuerdos tiende de sus comienzos en la arena política?

-Fue una época espectacular, yo iba al secundario y no tenía la edad para votarlo a Alfonsín, pero militábamos muchísimo por ese sueño, la esperanza que generaba Raúl Alfonsín en la sociedad y en los jóvenes, por eso me enrolé en la Unión Cívica Radical.

Creo que Alfonsín fue quien consolidó la democracia en el país, a un costo alto, pero después de un tiempo se le reconoció el valor que tuvo la postura del doctor Alfonsín en cuanto a consolidar la democracia.

Yo no reniego de esos valores que me inculcaron, los valores del doctor Illia, lo tengo muy grabado a pesar de no haber vivido su Presidencia pero ojalá que ese ejemplo que dejó a los argentinos se repitiera.

El ejemplo de austeridad, de honradez, de valores que representaba don Arturo Illia y que se me grabaron a fuego.

 

-¿De qué manera vivió esos momentos históricos, guerra de Malvinas, recuperación de la democracia?

-Yo estaba en cuarto año en el 82, había mucha propaganda y nosotros lo vivimos con una visión equivocada, yo recuerdo que en aquella época el único dirigente importante que se oponía era justamente el doctor Alfonsín.

Lo de Malvinas lo vivimos con una frustración enorme, no solamente en lo personal, lo noté en todos los argentinos, pero creo que esta barbaridad en que nos sumió la dictadura dio paso al regreso de la democracia.

Pero más allá de la frustración, me dejó algo que todavía no se terminó de valorar y que es lo que hicieron los Veteranos de Malvinas. Ellos no fueron culpables de la locura de este borracho que decidió ir a la guerra, y me parece que la sociedad aunque lo está valorando, no termina nunca de darles a los veteranos lo que les deberíamos dar.

 

-Lo voy a llevar más atrás en el tiempo, de su infancia en Isla Verde, ¿qué recuerdos tiene?

-Hermosa, irrepetible, yo no le pude dar eso a mis hijos porque vivo en Córdoba capital. Jamás me voy a olvidar de mi infancia en Isla Verde, es un pueblo al que yo vuelvo porque pasé los mejores años de mi vida ahí.

Me fui de muy chico, pero recuerdo todos los días con los amigos, en esa época no se estilaba salir de vacaciones, mis viejos se lo pasaban trabajando.

Las vacaciones eran ir a la pileta del club, y seguir con los amigos, con ellos convivíamos todos los días desde el jardín, ir a jugar al fútbol, yo jugaba en el Sportivo Isla Verde, ir al jugar al tenis y siempre juntos con los amigos, con la familia, con los tíos, no me voy olvidar esas reuniones que eran multitudinarias (sonríe).

Ver a mi mamá, mi abuela, mis tías, cocinando, haciendo esas comilonas árabes para 70 u 80 parientes. Y la verdad que eso se terminó, se perdió por completo, a mí me causa una gran nostalgia y tengo los mejores recuerdos.

Me hubiera gustado darle a mis hijos esa infancia, pero era imposible en una gran ciudad. No poder enseñarles a andar en bicicleta en la calle, nosotros dejábamos la bicicleta afuera, tirada en la vereda, la puerta abierta de la casa, no existían los robos, todos nos conocíamos, era todo amistad.

 

-Sus padres ¿a qué se dedicaban?

-Mi viejo era un comerciante, mi mamá ama de casa, y mi viejo un fanático del fútbol, me inculcó el amor por Boca y no me voy olvidar estar escuchando Radio Rivadavia, el partido los domingos al lado de él.

Y me acompañó siempre, me llevaba a entrenar, después me iba a buscar y los sábados a ver lo partidos, nunca faltó a un partido en el que yo jugaba.

 

-¿Soñaba en su niñez con ser un jugador de Boca famoso?

-(Risas) Era el sueño de todos, las condiciones no las teníamos, pero el sueño lo teníamos todos (risas). Creo que yo nací y mi viejo me puso la camiseta de Boca, tengo fotos de cuando era chiquitito, con esa camiseta cortita, de una tela que parecía piqué y las medias.

Y a mí lo que me quedó es que mi viejo, tan fanático, nunca tuvo la oportunidad de ir a ver un partido de Boca. Yo sí la tuve, fui a la cancha de Boca, fui a Japón a verlo salir campeón intercontinental contra el Real Madrid.

Y poder ir ahora con mis hijos, a la cancha de Boca, es lo mejor que me puede pasar. Creo que si a mí me dijeran qué te gustaría hacer para pasar un lindo momento, ir con mi familia a la cancha de Boca, indudablemente.

Y yo con mi viejo no lo pude hacer.

 

-¿A qué edad se fue a Córdoba capital?

-A los 18 años me fui a estudiar, me fui a la Universidad a estudiar Ciencias Químicas, carrera que no pude terminar y entré a trabajar en la Universidad, fui no docente. Trabajé en el Rectorado durante siete años, y ya me quedé. Me casé, nacieron los chicos, y me dediqué a trabajar.

Y vuelvo a mi pueblo a ver a mi madre, tiene 88 años, están mi hermana, mis sobrinos, mis amigos, los seres queridos.

 

-¿Por qué se decidió estudiar Ciencias Químicas?

-Tuve un paso por Río Tercero, mi papá tuvo un traspié económico y nos fuimos a vivir a Río Tercero, allí estaban los hermanos de mi madre y mi papá tenía una posibilidad de trabajar. Mi papá tuvo un problema de salud y yo empecé a trabajar. Ya a los 14 años empecé a trabajar como cadete en una farmacia, primero trabajé en una fábrica de escobillones, hasta que encontré trabajo en la farmacia y eso me permitía seguir estudiando.

Y en la farmacia primero fui cadete, después atendiendo al público y me gustó la profesión y me fui a Córdoba a estudiar Farmacia. Me faltó un año, pasa que económicamente siempre estuve ajustado, comencé a trabajar, a ganar mis primeros sueldos, ya tuve novia, me casé, tuve hijos y se me complicó terminar la carrera.

 

-¿En qué circunstancias conoció a Luis Juez?

-A Luis Juez lo conocí cuando él empezó con su proyecto, de candidato a intendente. Lo busca de candidato a Giacomino y a través de él llego a Luis Juez.

Bueno, después Giacomino tomó su rumbo y yo sigo acá. Me parece que era una traición lo de Giacomino, a pesar de que era amigo de él, pero dejar a Juez que fue quien lo hizo. Lo fue a invitar a ser el viceintendente, y a mí me pareció una traición, una ingratitud hacia Juez que lo hizo viceintendente, diputado y luego intendente. Los votos eran de Juez, y por más diferencias que puedas tener en las formas, porque en el fondo son los valores y no podés tener diferencias en eso. Juez lo único que nos pidió fue una cuestión de valores, ser honesto, honorable y ninguna otra condición para trabajar con él. Y son cosas que sigue conservando, podés tener diferencia por su modo, pero nunca por sus valores.

Entonces, cuando Giacomino decide irse, yo continué al lado de Luis y lo sigo estando.

Siempre digo que el día que no esté de acuerdo con Juez, yo no me podría ir a otro partido, en ese caso preferiría irme a mi casa.

-Muchos que llegaron por Juez, después se fueron y lo traicionaron…

-Sí, algunos se encandilaron con las luces del poder. Creo que Giacomino se encandiló con el kirchnerismo y en realidad nunca le dieron nada. Se hizo un soldado de Cristina y le fue muy mal.

Y muchos lo traicionaron a Luis. Y lo que hay que decir es que todos los que llegamos a algún cargo, llegamos por los votos de él.

Los votos eran de Juez, pero algunos se creyeron que los votos eran de ellos. Y todos los que se fueron y traicionaron a Luis, ninguno está hoy en la política o están en un cargo a punto de terminar.

Ellos no tienen un voto y nosotros con el Frente Cívico seguimos con las convicciones intactas.

 

-¿Qué lo atrapó de Luis Juez?

-Su personalidad, es generoso, honesto, de pagarle a sus amigos con su amistad. Yo me siento un privilegiado con la amistad de él, de su familia. Es un tipo íntegro, y verlo que pasó por la función pública con un cargo importante y sigue viviendo donde vivía, tiene los mismos amigos, jugar al fútbol con los mismos amigos que jugaba, eso me pinta de cuerpo entero a la persona.

Después podemos tener diferencias, pero es un tipo que permite que le digas las cosas, le atiende el teléfono a todos, responde los mensajes, hasta los agravios, son cosas que me gustaron de la personalidad de Juez.

 

-¿No le parece que su estadía en Ecuador, dificulta el trabajo político en Córdoba?

-A nosotros nos cuesta, a él también porque está lejos de su familia. El es un tipo de trinchera, le gusta la pelea diaria, pero a nosotros nos cuesta. El es nuestro conductor natural y a pesar de las comunicaciones diarias, para nosotros es una pérdida importante tenerlo allá lejos.

Creo que la política necesita de un dirigente como Juez, que esté aquí, que pelee por sus valores, a algunos no les gustará sus formas, como él dice yo tengo la lengua larga, pero las uñas cortas.

Y yo prefiero que un tipo tenga la lengua larga y las uñas cortas, que pelee por sus convicciones, por sus sueños y la verdad nosotros extrañamos eso.Tenerlo más cerca, pero nos tocó que hoy esté a seis kilómetros y los que estamos acá tratamos de cuidarle las espaldas, de cuidar este espacio, que está vivo, que está en marcha y hoy es una pata importante de Cambiemos.

 

Opiniones

Mauricio Macri: Me parece una persona que vino para transformar en serio a la Argentina. No creo que tenga ningún otro interés personal, ni económico, que no sea pasar a la historia como un presidente que puso en marcha en serio a la Argentina.

Juan Schiaretti: Un personaje de la vieja política que me parece que ya cumplió un ciclo y espero que en 2019 se termine.

Martín Gill: No lo conozco mucho, es una persona joven de la política, es un intendente de la ciudad muy importante, no comparto su alineamiento político, pero lo respeto y creo que va a ser un protagonista de la política de los años que se vienen.

 

-De los cargos que ocupó en su trayectoria política, ¿qué le quedó?

-A mí me quedó mucho de la tarea ejecutiva. Porque uno puede resolverle en serio los problemas a la gente. Estando en la empresa municipal de transporte era resolver los problemas todos los días, antes que llegara Juez a la Intendencia, el 40% de Córdoba no tenía transporte. El puso en marcha esta empresa, compró 250 unidades 0 kilómetro y le dio dignidad a la gente y a los trabajadores de la empresa.

Y me parece que cumplimos una tarea social invalorable, y eso me quedó grabado.

 

-Ser parlamentario del Mercosur ¿qué significa en la práctica?

-Es una tarea importante, pero también frustrante. Hay una desinformación de la tarea, pero creo que es importantísima. Hoy nos toca pagar las consecuencias, pero es fundamental la tarea para ayudar a la consolidación del Mercosur.

El Mercosur como bloque regional, es el quinto en importancia en el mundo. Y me parece que hay que profundizar la integración, pero hasta ahora hemos dependido del humor de los presidentes y me parece que el Parlasur puede venir a darle esa dinámica que debería tener en forma permanente.

 

-¿Cuál es la mirada desde ese Parlamento, en un momento en que Brasil ha sufrido la destitución de una presidenta, la situación difícil en Venezuela, entre otras cuestiones?

-Este último año el Parlasur estuvo sumido en el problema de Brasil y también en el de Venezuela, hoy Venezuela está suspendida, casi a punto de la expulsión por los problemas que está viviendo.

Viajaron legisladores del Parlasur como veedores a Venezuela, a tratar de hablar y dar una mano. El Parlasur intenta ayudar para que Venezuela salga de esa crisis, debería llamar a elecciones urgente y salir de esa crisis porque el que está sufriendo es el pueblo venezolano.

 

-Para usted ¿cuáles son los principales problemas que tiene hoy Argentina?

-La pobreza. Tiene muchos problemas, pero el principal es la pobreza, hay que combatir esta pobreza estructural que no es fácil. La mejor forma de combatirla es con educación, con inclusión, con la generación de empleo. La mayoría que la está pasando mal lo que pide es un trabajo, quiere trabajar y la dignidad que da el trabajo.

Y el otro problema que tiene el país, es el narcotráfico. Es tremendo lo que está pasando, lo que le está pasando a los chicos, porque la droga atraviesa toda la sociedad, más allá de la clase social. Y hay una generación que está siendo muy dañada y en esto me parece que el presidente se plantó.

Se está plantando frente a las mafias, como se plantó frente a la mafia sindical, que usa a los trabajadores para enriquecerse, y también se plantó contra la mafia de las drogas.

Ojalá todos apoyemos esto porque es una tarea dura.

 

-¿Usted no cree que la oposición política, en su momento, también es responsable de los problemas que tiene el país hoy?

-Sí, creo que todos. De esto nos tenemos que hacer cargo, todos. En un país donde producimos alimentos para cuatrocientos millones de personas por año, tengamos 30% de pobres nos tiene que avergonzar a todos.

Todos somos responsables, en su medida, empresarios, políticos, jueces, todos somos culpables de esta tremenda situación a la que llegamos.

Porque estoy seguro de que parte de la culpa es de la corrupción, y que haya habido corrupción es culpa del empresario que pagó la coima, del funcionario que la recibió, pero también es culpa de los jueces que teniendo pruebas no fueron lo suficientemente corajudos de juzgar a quienes cometieron actos de corrupción.

La Justicia tiene una gran responsabilidad de lo que nos haya pasado, lo que nos pasó en Argentina.

 

-La Justicia sigue siendo lenta, por lo que vemos…

-Sí, son jueces cobardes. El tema de la República es fundamental en la Argentina, recuperar la República no es una frase, la independencia de poderes es un requisito fundamental para salir adelante. Que el Poder Judicial haga lo que tenga que hacer, pero con independencia, que el Legislativo haga las leyes y el Ejecutivo se dedique a gobernar.

Pero esto no pasó con los jueces, siempre se pusieron la camiseta del que gobierna, por cobardes, por conveniencia, pero los jueces nunca juzgaron al poder. Esperan que se vaya como está pasando ahora, todos le van a Cristina.

Algunos dicen que la Justicia tardía no es justicia, yo digo más vale tarde que nunca. Ojalá se los pueda juzgar y se les pueda sacar la plata que se llevaron y no le correspondía.

 

-¿La corrupción es estructural?

-Sí, es estructural y también nos deberíamos acostumbrar a juzgar a los empresarios que también son cómplices de la corrupción. Porque están los que ofrecen para que le den la obra pública, para obtener ventaja con esto, y también está el que la recibe.

Todo el mundo dice los políticos corruptos, hay políticos corruptos, pero también están los empresarios y están los jueces y parte de la sociedad.

Los políticos no vienen de un repollo, reflejan parte de la enfermedad que hay, la Argentina está enferma de corrupción.

Nosotros venimos de un partido que combate la corrupción, y había momentos en que nos decían “Luis Juez hasta cuándo va a denunciar”, pero todo lo que denunció es cierto. Juez se animó a denunciar a López, a Jaime, a De Vido. La corrupción es el cáncer que tenemos que atacar en la Argentina.

-¿Esta estrategia de Mauricio o Cristina le parece que es la correcta?

-Creo que hay dos alternativas hoy, una que es volver a estos años de corrupción y autoritarismo u optar por el cambio, por la esperanza. Por un camino para recuperar la cultura del trabajo, combatir la pobreza. Y me parece que son las únicas dos alternativas que hay. Sé que el gobierno anterior ha tenido aciertos, lo quiero aclarar, porque no existe un gobierno que haga todo mal, pero el gobierno anterior cayó en el peor de los pecados que es la corrupción.

 

-¿Qué diferencia ve para el Gobierno nacional a partir del 23 de octubre?

-Se va a sentir con el apoyo necesario para llevar adelante algunos proyectos hasta 2019. De otra manera, si no recibiera el apoyo de la gente, todos sabemos lo que pasa en las elecciones de medio término, si un presidente las pierde se complica, porque pierde el apoyo popular, y están los intereses de un montón de gente que pretende que los gobiernos no lleguen a buen término.

Si el 22 de octubre, recibe el respaldo de todo el país, y en Córdoba mucho más, va a poder consolidar este cambio que empezó en 2015.

-¿Tiene un alto costo en lo personal dedicarse a la política?

-Sí, un alto costo familiar, yo veo que los chicos tienen un padre que está en la política y la opinión en general de la gente es que todos los políticos roban y la verdad que no lo somos. Y ese costo lo paga la familia, mis hijos, pero soy honesto y lo demuestro y creo que la política es una herramienta para transformar la vida de la gente.

Pero sí se paga un costo.

 

-¿Cuál es su sueño hoy?

-Mi sueño es que mi familia viva en tranquilidad, que tengan salud y que la Argentina se ponga en marcha en serio y podamos darle tranquilidad de equidad y justicia a la sociedad.

 

-¿Si llega a entrar en la banca del Congreso tiene algún proyecto en particular para llevar a la Cámara?

-A mí un tema que me desvela es trabajar por la discapacidad. Creo que nunca va a ser suficiente el trabajo para ellos, tenemos que trabajar más profundamente en el tema y dedicarle más tiempo.

Y en otro tema que seguro me voy a involucrar es en la reforma impositiva que se viene.

Y la educación, tratar de volver a lo que fue la educación pública en la Argentina.

 

-La última, su opinión sobre la desaparición de Santiago Maldonado

-Cualquier argentino bien nacido quiere que se resuelva el caso, que aparezca con vida, que aparezca bien y que todos sepamos qué pasó con Maldonado.

La Justicia tiene que resolver qué pasó y el Gobierno tiene que aportar todo lo que esté a su alcance para que se resuelva.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus