El Diario del centro del país

La mal denominada impotencia sexual

En nuestra sociedad machista, los varones relatan los éxitos, nunca los fracasos

Escribe Dr. Eduardo Ambrosio Saurina Médico especialista en Urología y Sexología Clínica

Hay un grupo de patologías que confluyen bajo el nombre de “impotencia” (mal llamada así, porque su término más apropiado es “disfunción sexual”). Creemos que al determinar con cierta crueldad el nombre de impotencia, es lo que margina a una gran cantidad de pacientes en forma solitaria, silenciosa y no comunicativa.

Es muy difícil que los hombres hablemos de este tema en mesa de amigos, con parientes e incluso con nuestro médico de cabecera. Por tal motivo, constituye una verdadera dificultad obtener datos verídicos sobre dichas patologías. Esto trata de explicar el porqué buscamos en forma de publicidad (radial, televisiva, gráfica e Internet) un tratamiento mágico. Los que hacemos esta especialidad desde hace muchos años, hemos comprendido que no existe o no es lo más común que un paciente que haya consultado a un terapeuta sexológico lo transmita a otras personas ya que siguen siendo enfermedades tabúes. Esto responde a la extrema falta de educación sexual de nuestra sociedad. Una de las características masculinas de nuestra sociedad machista, es relatar nuestros éxitos con las mujeres, las salidas, los encuentros, pero nunca nuestros fracasos.

 

La frecuencia

No es sencillo obtener datos científicos sobre la cantidad de hombres que padecen estas patologías, pero sí es cierto, que en nuestro país el número puede oscilar entre los 2 o 3 millones de personas.

Distintos estudios establecen que la mitad o más de los hombres tienen alguna dificultad o patología en determinado momento de su vida.

Podemos decir que en la actualidad no existe un saldo netamente afirmativo en determinar si es psicológico u orgánico. Creemos que todas presentan componentes psíquicos y orgánicos asociados que van acompañados de un contexto sociológico determinado.

Así tenemos que en el caso de causas orgánicas, patologías como la diabetes, la hipertensión arterial, el sobrepeso, medicamentos a los que se les asocia componentes psicológicos como la ansiedad, el pánico, las fobias y también tenemos que destacar los factores tóxicos como el tabaco, el alcohol, las drogas, la falta de actividad física hacen que determinemos que se trata siempre de patologías mixtas (con causa psico-orgánica-social).

 

La edad

Tener en cuenta que en la actualidad, la edad constituye cada vez un elemento menos importante en la afección de estas patologías. Como se ha logrado aumentar considerablemente la vida media de los individuos lo mismo sucede con la vida sexual activa de los hombres. Podríamos decir que la misma es indefinida y el límite lo ponen componentes sociológicos que no se imaginan que personas de edad muy avanzada puedan tener una vida sexual muy satisfactoria.

 

Erección normal

La anatomía y la neurofisiología de cómo es la temática de una erección normal es un tema aburrido con muchos términos y muy dificultoso para comprender si uno no tiene una alta preparación médica. Por lo tanto, no vamos a extendernos en este tema.

 

Causas psicológicas

-La depresión endógena y exógena.

-La ansiedad.

-El estrés de la vida diaria.

-La relación hombre-mujer, el distinto comportamiento que debe afrontar el hombre en el nuevo rol de la mujer. El nuevo concepto de pareja, la lucha por el poder de género, las represiones culturales y sociales.

 

Causas orgánicas

Indiscutiblemente las causas vasculares encabezan los trastornos orgánicos (erectivos). Así tenemos la hipertensión arterial que cuando más temprano aparece y más medicado es el paciente produce daños importantísimos a nivel arterial. El colesterol, los triglicéridos, la diabetes (que afecta tanto la parte vascular como neurológica) enfermedades de la próstata (el tratamiento de las mismas en caso de tumores benignos su tratamiento con medicamentos como el finasteride, tamsulosina y terazosina; tratamientos quirúrgicos de los tumores benignos que alteran fundamentalmente la faz erectiva y en todos los casos produce eyaculación retrógada. En los tumores malignos tanto la prostatestomía radical, la radioterapia y los bloqueos hormonales siempre comprometen la potenciabilidad del hombre, haciendo la salvedad de que la radioterapia es la menos agresiva en este aspecto).

La poco conocida, pero cada vez más predominante enfermedad de La Peyronie conocida como “pene alterado en su estructura con una pronunciada curvatura que impide el coito” se ve con mayor frecuencia y los tratamientos tanto médicos como quirúrgicos resultan no todo lo efectivos que desearíamos.

 

Causas adictivas

Ser fumador de tabaco, cualquiera sea su cantidad, constituye un factor suicida en la vida sexual masculina (creo que no hacen falta más comentarios).

Ser alcohólico, es decir, haber superado la barrera del consumo social, afecta gravemente la calidad sexual del hombre, especialmente las bebidas blancas, fernet, cerveza, siendo el menos agresivo para el organismo el consumo de vino, que tiene componentes favorables como la vasodilatación (siempre que su consumo sea moderado).

Ser drogadicto (consumir marihuana, cocaína, paco, anfetaminas) es causa agravante de la función sexual.

 

Causas por medicamentos

Hay que ser muy precavido al tocar el tema de que muchos medicamentos afectan la vida sexual de los pacientes, porque ningún médico indica un tratamiento para que el paciente padezca disfunción sexual, sino, se da prioridad a la enfermedad más grave. Tomemos por ejemplo: hipertensión arterial, hay muchas drogas para la misma que producen impotencia, pero es fundamental dar prioridad a la hipertensión arterial porque puede producir la muerte, por lo tanto, nuestra función como terapeuta sexual es respetar las terapias de estas patologías abordando un esquema terapéutico que no afecte o agrave la hipertensión arterial.

A continuación advertimos sobre los siguientes medicamentos: antidepresivos, ansiolíticos, betabloqueantes, hipotensores, descongestivos, prostáticos y hormonas. Si el lector toma alguno de ellos nunca debe suspenderlos sin previa autorización de su médico de cabecera.

Recordar: no existen los tratamientos mágicos. Cada paciente tiene un tratamiento personalizado de acuerdo a los resultados de la historia clínica general, la historia clínica sexológica, el laboratorio, los estudios especializados sumados a los componentes socioculturales tanto del paciente como su pareja y su entorno.

 

Tratamientos

El mundo de la sexología se transforma totalmente a partir de 1998 con la aparición del citrato de sildenafil, conocido como Viagra, que es el nombre de fantasía de su laboratorio de investigación. Hay que tener en cuenta que dicha marca prácticamente muy pocos pacientes lo han tomado por su elevado costo, en cambio, existen más de 40 marcas de distintos laboratorios que son genéricos o similares, pero nunca la droga original.

Posteriormente, aparece en el mercado farmacológico el vardenafil y el tadalafilo ambos efectivos, pero de alto costo.

Dentro de nuestra larga experiencia de 30 años hemos podido observar que los medicamentos antes mencionados potencian sus efectos con combinación de otras drogas asociadas, pero no son estos medicamentos de elección para patologías del deseo sexual y la eyaculación precoz.

En la década de los 90 se comienza con la aplicación de drogas vasoactivas que eran aplicadas en los cuerpos cavernosos del pene previa a una relación sexual, lo que produce una erección en un periodo muy corto. Estas drogas son las siguientes: fentolamina, alprostadil, papaverina, prostagladina y trimix entre otras.

Son drogas efectivas, pero implican mucho riesgo para el paciente como priapismo, hematomas, infecciones dificultosas y traumáticas y poco prácticas para una relación. Por lo tanto, las mismas quedaron relegadas como última elección luego de la aparición de las drogas antes mencionadas por vía oral.

 

Ondas de choque de baja intensidad

En la actualidad, contamos con una nueva herramienta para el tratamiento de la impotencia sexual. Es un equipo de ondas de choque de baja intensidad, con el propósito de aplicarlos en el área vascular de pacientes de edad avanzada, hipertensos severos, diabéticos y patologías coronarias importantes, que pueden o no estar ya medicados por vía oral.

Esta tecnología utilizada en los cuerpos cavernosos del pene y el periné son aplicados una vez por semana durante 4 semanas. Este nuevo procedimiento es totalmente indoloro y hasta la fecha no se han reportado casos adversos.

La efectividad de esta terapia es de aproximadamente un 50% de los pacientes tratados. El médico debe explicarle ese dato al paciente, dado el alto costo del procedimiento y que solamente se obtiene el porcentaje antes mencionado.

 

Prótesis maleables

  1. prótesis hidráulicas

A partir de la Segunda Guerra Mundial, debido a la cantidad de traumatismo de todo orden y en especial las lesiones de pene, se comienzan a colocar las primeras prótesis penianas. A pesar de ser rudimentarias, fueron cumpliendo una función importante. Posteriormente aparecen las prótesis maleables donde el pene mantiene la rigidez y puede ser flexible.

En Córdoba colocamos la primera prótesis peniana maleable en 1977 conjuntamente con dos grandes maestros de la Urología, Pedro Minuzzi y Hugo Spaccesi en una clínica privada llamada UTA.

Posteriormente se evolucionó hacia las prótesis hidráulicas que permiten mantener el pene en flacidez y producir la erección cuando el paciente así lo desea. Efectuamos una larga experiencia en la colocación de estas prótesis con el urólogo chileno Eduardo Pino Aravena referente internacional en este tema y son las que se siguen colocando en la actualidad.

Hay que recordar que la prótesis simplemente le da al pene la rigidez, pero le permite tener sensibilidad y llegar al orgasmo y eyaculación.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Postergaron conferencia sobre neurociencia

Alexis Loudet

Historia Clínica Electrónica Unica: presentan proyecto de ley

Juan Pablo Morre

Alimentos ultraprocesados y obesidad: una asociación destructiva

Mercedes Dagna