El Diario del centro del país

“La mejor contribución a la unidad es no hacerle el caldo gordo a los que son, realmente, adversarios”

Mano a mano con Martín Rodrigo Gill

Escribe Nancy Musa
DE NUESTRA REDACCION

No es de escritorio, es de territorio. Tiene el don de aprender, escuchar, estar atento a todo. Hace tres años y casi cincuenta días que está sentado en el Sillón de Viñas. Conduciendo un municipio con multiplicidad de acciones diarias. Es por naturaleza un ejecutivo, no toma decisiones apresuradas, consulta, mastica, piensa en todas las aristas y cuando las toma lo hace con convencimiento.

Llega a la entrevista, en la siesta de viernes, relajado. Dispuesto a tomar unos mates y hablar del balance de los tres años de gestión, de los proyectos a futuro, de política.

Martín Gill no es un dirigente convencional, no es de estilo verticalista, se respalda en el acompañamiento de los vecinos, de las instituciones, de los empleados.

A los 45 años y después de haber recorrido un largo camino en el justicialismo, en la función pública y en lo académico, está convencido de que la educación es el pilar para cambiar la vida de las personas.

Y por eso su consigna es una ciudad con desarrollo urbano y desarrollo humano, una obra a veces no se ve.

-Lo entrevisté a pocos meses de haber asumido la gestión y usted me dijo que soñaba con ser un buen intendente. Pasaron tres años y casi dos meses, el contexto del país es complicado, ¿cuál es su balance?

-En un contexto tan difícil como el actual, tenemos 35 frentes de obras abiertos, estamos licitando tres o cuatro obras más, que van a empezar en los próximos días, no hemos reducido ni un solo programa municipal, por el contrario, hemos profundizado todos con una línea que siempre compartimos.

La ciudad tenía guarderías municipales, nosotros pasamos de 35 salas, a 53. Cuando se cerró FinEs, nosotros creamos 19 centros de terminalidad  escolar.

Había políticas de la mujer, pero dijimos hay que hacerlas integrales y creamos el Polo de la Mujer.

Necesitamos combatir la deserción escolar, pasamos a tener cinco equipos móviles trabajando en las escuelas. Siempre hubo una huella cultural en Villa María, potenciando lo que te ofrece Bellas Artes, el Conservatorio, la Universidad, los artistas independientes, generamos las condiciones para que Villa María sea hoy una de las ciudades con mayor desarrollo cultural, con manifestaciones de las más diversas, propiciándolas.

Trabajo y seguridad. Continuando con la política de regularización del empleo público armamos equipos eficientes de trabajo dentro del municipio, como es el equipo de pavimentación y hoy tenemos una productividad mayor a la que nos presentaban algunas empresas privadas.

Dijimos vamos a asumir el desafío de intervenir en el tema de seguridad y estamos a 60 días de poner en marcha el sistema de monitoreo de cámaras más importante que va a tener la provincia en relación a la cantidad de habitantes.

Demanda social. La demanda social con presencia permanente, todos los indicadores crecieron, ayuda alimentaria, asistencia por desalojo, provisión de leche a las familias vulnerables, cobertura infantil, atención a la salud. Hoy, la cantidad de centros de salud que tiene el municipio en relación a la cantidad de habitantes supera la media de cualquier otra localidad.

Y seguimos creciendo porque vamos a crear un nuevo centro en el viejo hospital para responder a las demandas del barrio San Martín, Lamadrid.

Seguimos trabajando en programas que nos permitan generar condiciones en el tema de vacunación y hoy tuvimos un reconocimiento del Ministerio de Salud de la Nación porque somos la ciudad con mayor índice de cobertura vacunatoria.

Por supuesto hay deudas pendientes, pero no hubo un solo día en un contexto donde todo fue para atrás, con viento de frente, que la ciudad haya ido para atrás.

Todos los días ha sido un paso adelante.

Porque no son los dirigentes los artífices de las transformaciones, el pueblo tiene, la sociedad tiene casi en su naturaleza un espíritu inquieto, de superación.

-Le tocó asumir en un momento complicado, la ciudad venía con un viento de cola y de pronto cambió todo…

-Cambió el escenario, el contexto político y el contexto social. Porque desde diciembre de 2015, todos los indicadores que hacen al desarrollo, al crecimiento, todos los indicadores fueron negativos. Fueron decreciendo, con lo cual se inició un proceso que se está haciendo muy largo. Y ahí tuvimos que agudizar el ingenio.

Como asumir una responsabilidad de diálogo con la Nación y con la Provincia, como sentarnos a una mesa de trabajo a superar antinomias con el Gobierno provincial y ver que si a Villa María le iba bien, contribuiría a que a la provincia le fuera mejor, y  viceversa.

Y armamos una agenda de trabajo compartida con el gobernador Schiaretti, trabajamos con el gobernador en una mesa, viendo cada proyecto, cada desafío, cada sueño y ver de qué manera podemos alcanzarlo.

Trabajamos muy fuerte la desgravación con el Ministerio de Industria de la provincia para hacer un parque competitivo. Por eso las tres inversiones que se anunciaron en noviembre en Córdoba, las tres son en Villa María.

-¿Piensa hacer cambios en el Gabinete?

-Siempre es perfectible, tanto las personas como las estructuras. Nosotros en el último año hemos incorporado muchas segundas líneas de gestión, con tareas de responsabilidad, a empleados municipales jóvenes que mostraron una voluntad de trabajo, de esfuerzo y los hemos incorporado con rango de funcionarios.

Hemos incorporado actores jóvenes en muchos lugares y creemos que esto es habitual porque la ciudad requiere sumar nuevos actores.

Hay mucha gente con voluntad de participar, nadie tiene un lugar comprado ni escriturado a su favor, ninguno, del intendente para abajo.

Creo que abrir los espacios a nuevos actores de la ciudad, es importante, lo venimos haciendo para que puedan pensar la Villa María de los próximos 30 años.

-¿Qué proyectos quiere concretar este año?

-Básicamente terminar todos los frentes de obras que tenemos abiertos, más otras que vamos a iniciar en estos días, tenemos todo planificado para poder cumplir ese objetivo, son obras muy estructurales, obras que le van a cambiar la vida a mucha gente como los desagües pluviales que cuando se hacen molesta, pero cuando se dejan de hacer nadie sabe que se hizo.

El Parque urbano,  la apertura del bulevar España, la reparación del puente Vélez Sarsfield y la construcción del nuevo puente.

Todas las obras se van a concretar este año.

Estamos regenerando el centro de adopción municipal, vamos a iniciar un proceso de vinculación de distintos tramos de ciclovías. Estamos muy próximos a licitar una obra que va a remodelar desde el Parque de la Vida hasta la calle Tucumán y va a quedar un gran paseo.

Pero junto con la obra pública, seguir con lo que nosotros consideramos, que no hay un desarrollo urbano sin un desarrollo humano.

Por eso he puesto tanto hincapié en la asistencia social, en la salud, en la educación y en la cultura. Tener un nuevo Salón de los Deportes que seguramente lo vamos a poder concretar.

-¿Se siente conforme?

-Estamos muy conformes porque tratamos de dejar todo en la cancha y con un municipio sustentable, equilibrado, porque gobierna con lo que recauda.

Villa María es una ciudad maravillosa, pujante, tiene un espíritu progresista.

Creo que ese es el gran cambio que le aportó a Villa María el proceso que iniciamos hace 20 años, no es tanto la obra, es el cambio de la mentalidad. Villa María durante mucho tiempo fue una ciudad chata, que miraba a otras localidades, y hoy tenemos el orgullo de que adonde vamos nos ven como una ciudad que está en permanente movimiento.

El gobernador mismo cuando sobrevuela la ciudad, viene y me dice lo mismo, es increíble el movimiento económico que tiene.

-¿Qué definición le daría al momento económico y político del país?

-Primero es un momento claramente difícil, con circunstancias políticas y sociales que generaron la creación de un fenómeno que significó la asunción de una fuerza política que sin casi base territorial logró llegar a la Presidencia de la Nación.

Y llegó con la expectativa de mucha gente, con una visión de cambio que significó la búsqueda de algo nuevo. Y ese cambio con consignas simples, pobreza cero, inflación cero que dijeron era muy fácil. Y hoy yo veo que a las dificultades económicas y sociales se suma otro elemento que es el desencanto de la gente, la desilusión.

Muchos que creyeron que el cambio podía darse,  hoy ven que más que un cambio es un retroceso a viejas épocas de la Argentina, donde los indicadores siempre jugaban a favor de unos y en detrimento de la mayoría.

Y en donde el país quedaba, prácticamente,  devastado por el endeudamiento.

-¿La historia se repite?

-Sí. Esa historia se vivió en la Argentina, fundamentalmente desde el derrocamiento del General Perón y se ha venido replicando por ciclos, y tiene que ver con políticas de corte neoliberal.

En ese sentido yo creo que se trata de una crónica con un final anunciado, no veo un cambio, ojalá el Gobierno encontrara el camino del desarrollo, pero cuando estas crisis se producen los que pierden son siempre los mismos y los que ganan son siempre los mismos.

Hoy, hay sectores que están ganando en forma exorbitante, como el sector financiero, y hay que sectores que se empobrecen cada vez más.

Por eso, ojalá el Gobierno encontrara el camino que le permita cumplir con las promesas.

A ese fenómeno y a esa desilusión le sumo una cuestión sociológica.

-¿A qué se refiere puntualmente?

-Creo que ha reimplantado en la Argentina una visión centralista, una concepción que marcó el origen del país y ha permanecido, con mayor o menor impacto, pero ahora se ha profundizado.

Hay una visión, sociológicamente, unitaria de la Argentina, que implica no conocer los motores de desarrollo del interior. Por eso creo que lo que viene, contemplando el potencial que tiene Buenos Aires, tiene que ser una visión profundamente federal, la construcción de un país federal.

-¿Al peronismo lo ve muy disperso o vislumbra la posibilidad de unidad a nivel nacional?

-El peronismo está viviendo un proceso que ya vivió en la otra experiencia de derrota que fue en 1983.  Eso gestó un proceso de renovación, que llevó un tiempo con nuevos liderazgos que le permitió volver al poder.

Creo que hoy está en esa etapa de debate y discusión, tras la derrota electoral por  un punto en 2015. Esto ha generado distintos escenarios, escenario de los gobernadores, del peronismo vinculado a la gestión de Cristina, del peronismo de la estructura partidaria.

Creo que hoy tiene una responsabilidad histórica, la presencia de esos sectores tiene la mayoría  y por lo tanto creo el peronismo tiene que darse los ámbitos de discusión para llegar a conformar la mayoría que se necesita para ganar las elecciones en democracia y también para asumir la responsabilidad del programa de acción necesario para salir de una crisis como la que se tiene.

En ese sentido tiene hombres y mujeres muy valiosos. Tiene gobernadores, como Schiaretti, que en un contexto tan difícil tiene los niveles de adhesión que no han tenido quizás otros gobiernos.

Yo conozco a todos los sectores, dialogo con todos los sectores y estoy confiado que esa unidad se va alcanzar.

-¿Antes del proceso electoral?

-Si no se alcanza en las PASO, se va alcanzar en la segunda vuelta. El peronismo tiene que ser una fuerza democrática, republicana y moderna. Tiene que dar respuestas desde un marco doctrinario que ningún otro partido tiene. Tiene que recuperar a los sectores jóvenes, asumir las nuevas agendas, ambientales, de género, impulsar claramente un continente para hacer una gran alianza social.

Hoy, las grandes transformaciones no las hacen solo los partidos políticos, necesitamos sumar a los sectores sociales, al sector del trabajo, de la economía social, al sector de la producción agropecuaria, el sector cultural.

Ese nuevo peronismo, es el que reconoce sus banderas, su historia, sus aciertos y reconoce sus errores. Ese peronismo es capaz de construir la unidad.

-¿Y qué liderazgos observa?

-Hay liderazgos sectoriales. Hay muy buenos recursos humanos en municipios, en provincias, en el Congreso, en organizaciones intermedias, en movimientos sociales.

Lo que no se ha generado, todavía, es la irrupción de un liderazgo colectivo, que sea capaz de hacer una síntesis.

Por eso capaz, es un proceso de transición que si se asume con responsabilidad se va a terminar de definir y es hora de superar las grietas.

Hoy la gente está pidiendo una agenda de futuro, una agenda para asumir en los próximos tiempos, la gente está pidiendo que superemos las antinomias y nos pongamos a trabajar en función de lo que son las necesidades reales de la sociedad, más en un país que tiene un potencial inmenso.

-Usted habló de superar las grietas internas ¿cómo está su relación con Eduardo Accastello?

-Cuando hablo de grietas no hablo solamente de diferencias de criterio, hablo de una cuestión mucho más profunda que supera a las personas.

Nosotros formamos parte de un proceso político que inició Villa María hace veinte años que cuando se escriba la historia de la ciudad, va a ser una etapa de bisagra. Porque fue el cambio cultural, fue la irrupción de la universidad, una ciudad que creció, que logró un liderazgo regional que estaba mucho más limitado.

Por lo tanto,  nosotros como parte de ese proyecto podemos tener diferencias de criterio, de oportunidad, de aspiraciones políticas, pero eso no implica generar grietas para el futuro.

-¿Están dadas las condiciones para llegar a la unidad?

-Estoy convencido de que vamos a tener la capacidad para construir un espacio de unidad con los distintos sectores del peronismo. No solo entre A y B, entre otros sectores del peronismo de la ciudad que han caminado por otras instancias, me refiero, por ejemplo, a Raúl Costa que fue candidato a intendente.

Y no solo con el peronismo, con otros sectores sociales que quizás no son peronistas, pero advierten la forma de gobernar en el plano local.

Nosotros hicimos mucho hincapié en la transparencia, en la apertura de datos, en la construcción de la información porque estábamos convencidos, que además de una obligación, significaba recuperar la confianza pública.

Y en el caso de Eduardo, las aspiraciones son legítimas, las de cualquiera, también la responsabilidad institucional que hoy me toca a mí, junto al equipo de gobierno y otras organizaciones, de pensar laVilla María que viene.

Uno va a estar donde le toque estar. Y de mi boca no va a salir nunca una palabra en detrimento de alguien, me parece que la mejor contribución que se puede hacer a la unidad, en la ciudad, en la provincia y en la Nación, es no hacerle al caldo gordo a quienes son realmente los adversarios.

Nunca van a escuchar de mi boca una palabra de agresión, de rencor. Puede haber diferencias, son lógicas, son saludables, pero también está la responsabilidad, la capacidad de los dirigentes y la voluntad de los compañeros para que cuando llegue la hora estemos en condiciones de construir los caminos de unidad que se necesitan.

-Trascendió que ustedes tuvieron una reunión días atrás

-Sí, hablamos, lo hicimos en varias oportunidades y lo que estoy diciendo es lo que hablamos en esas reuniones. Nos respetamos mutuamente, sabemos el afecto que hemos tenido en la construcción de un camino muy largo transitado.

Podemos tener diferencias, sí, las tenemos. El peronismo debe aprender a no ser una escuela de un pensamiento único, sino que ejerza la democracia interna y la pluralidad de opinión.

Podemos tener diferencias, pero sabemos perfectamente lo que nos impulsa en el desarrollo en la ciudad, creo que todos los elementos se van a ir acomodando en función de los próximos objetivos.

-¿Ya tomó la decisión de ir por la relección?

-Yo tengo primero la responsabilidad institucional, hoy gobierno la ciudad y estoy al frente de un espacio político que en medio de esta dificultad pudo llevar el barco a un lugar de desarrollo y crecimiento con un municipio ordenado, transparente, con un concepto de trabajar simultáneamente el desarrollo urbano y el desarrollo humano.

Haciendo las obras que había que hacer en este tiempo, y trabajando mancomunadamente con el gobierno de la provincia.

Nosotros representamos al gobierno de Juan Schiaretti en Villa María y esa responsabilidad institucional lleva a pensar la Villa María de los próximos tiempos, a ir por los desafíos que tenemos que cumplir.

Y que ese desarrollo no sea el pensamiento de un iluminado, sino una construcción colectiva y a partir de ahí yo estoy dispuesto a continuar la tarea de la gestión municipal.

Tengo las ganas, las fuerzas, la convicción, todos los días me levanto con ese objetivo de llegar a la noche habiendo podido solucionar, dar una respuesta y que la ciudad avanzara.

Me tocó hacerlo en la Universidad con el mismo criterio, me tocó hacerlo en la Secretaría de Políticas Universitarias, y acá. Los tres escenarios fueron contextos diferentes y en este me tocó el contexto más difícil.

Creo que la gente lo valora, porque sabe que la ciudad pudo seguir avanzando, lo pudo seguir haciendo aún en el contexto que nos tocó.

-¿Tiene una fecha estimativa de elecciones a nivel local?

-No y no estamos especulando. Los que especulan son los otros (sonríe). Nosotros tenemos tiempo para convocar, de acuerdo a la Carta Orgánica, y vamos a cumplir el parámetro cuando consideremos que es el momento apropiado. Y lo vamos hacer con la antelación suficiente para que todo el que quiera participar, participe.

Vamos a ver cuál es la fecha más propicia, lo vamos hablar con los sectores políticos, lo vamos a hablar con el gobernador y cuando sea el momento oportuno la vamos a dar a conocer.

-¿La relación con la oposición es buena?

-Sí, siempre ha sido muy respetuosa, muy cordial, obviamente los actores de la oposición tienen distintos matices, pero siempre ha sido cordial y de respeto. Con muchos nos conocemos de hace años.

Me he sentido muy respetado por la oposición, creo que ese es otro elemento que caracteriza a nuestra ciudad, que puede tener un nivel de convivencia democrática, hemos construido consensos y esto nos permitió trabajar en muchos proyectos con modificaciones, escuchar aportes.

Rumiar, rumiar hasta lograr el consenso, creo que son logros colectivos.  Tenemos la oportunidad de trabajar juntos por el bien de la ciudad, nadie puede tener la soberbia de creer que lo sabe todo.

-Ya llamaron a licitación para construir el nuevo Salón de los Deportes

-Sí, ya la hemos llamado, el 1 de marzo se abren los sobres. Cualquier persona que quiera comprar los pliegos, presentar el proyecto lo puede hacer sin inconveniente. Hemos tenido consultas al respecto. Esto nos permitirá poder tener un centro deportivo que necesita la ciudad y hacer que un lugar que nació como mercado vuelva a serlo en la recuperación histórica y además permitir el desarrollo de ese sector que hoy está perimido por una infraestructura que no responde a las condiciones para llevar adelante ese tipo de actividades.

-¿Y la ciudad deportiva a cambio de Plaza Ocampo?

-Recibimos una iniciativa, la presentaron a fines de diciembre. Hoy está circulando por el área jurídica, de obras, de planificación para pedir los dictámenes. Se han pedido las tasaciones, mientras tanto hemos generado una ronda de consultas.

Cuando me llamaron para decir que tenían un proyecto lo primero que dije fue “no”. Todavía me dura el dolor de cabeza de la época del canje de Nora (sonríe).

Era diferente, pero lo primero que dije fue “no”. Luego, me invitaron a mostrarme lo que está construido, lo que se está construyendo, entonces pensé que la evaluación no podía ser hecha solo por el intendente.

Quiero llamar a todos, oposición, oficialismo, instituciones deportivas, deportistas, centros vecinales, instituciones educativas. Mostrarle el proyecto y escucharlos a todos para que la decisión sea entre todos.

Si se logra el consenso, lo vamos a enviar al Concejo garantizando la transparencia y el proceso licitatorio.

Pero se trata de un proyecto superador, que va a poner a Villa María y a la región dentro del concepto de mejores infraestructuras deportivas del país.

-¿La recesión se nota en la recaudación del municipio?

-Hemos agudizado el ingenio. Lo cierto es que en el volumen nominal no hubo disminución,  hemos desarrollado planes, programas, estimulado el pago anticipado, reduciendo el monto de los impuestos para que todos puedan pagar.

Y se cumplieron las metas, y en el primer mes de enero estamos por sobre esas metas, por eso hablo del acompañamiento de una ciudad.

Con la contribución que realiza cada vecino se sostiene todo.

-El sector comercial está siendo muy castigado por la política económica

-Muy castigado porque la política económica uno de sus principales efectos es que hay menos disponible en la capacidad de consumo de la gente.

Por eso lo vemos con preocupación, porque la actividad comercial es una de las principales generadoras de trabajo en Villa María y empieza un proceso escalonado. Primero es precarizarlo, porque cuando el trabajo aumenta en su costo el resultante es la flexibilización.

Porque cuando en la Argentina se crearon cinco millones de puestos de trabajo, la disputa era por el impuesto a las ganancias. Vimos paros por ese impuesto y hoy se discute como llegar a fin de mes.

Y  lo estamos viendo, por eso creamos la tarifa social para el pequeño comercio y buscamos estimular que los fondos reingresen a la ciudad.

Y hay cosas que están conexas, que se pierdan puestos de trabajo en la Fábrica de Pólvoras impacta en el sector comercial. Tener una universidad en Villa María, con un presupuesto que es la mitad del municipal, implica un volumen de recursos que moviliza la economía.

Con una región que tiene condiciones disímiles, hay sectores que han ganado con la devaluación, vinculados al campo, y generan un movimiento.

Esto permite que en la ciudad, que si bien se nota la situación crítica, comparativamente con otras localidades estemos un poco mejor.

-¿Tiene buena relación con los empleados municipales?

-Muy buena, tenemos un diálogo permanente con la entidad gremial y no hay forma de que nos podamos desarrollar sin el trabajo de nuestros empleados.

Las doscientas personas que trabajan en las guarderías brindan el mejor servicio, o el área electricidad y pavimento que permiten que obras estructurales que antes se contrataba a una empresa ahora la realicen los empleados municipales.

Y que lo hagan con rapidez. El área de salud con trabajadores muy comprometidos.

En estos tres años incorporamos más de 200 a planta permanente y se hicieron los concursos excluyendo a los funcionarios.

Igualamos las condiciones del personal contratado y de planta, les devolvimos las vacaciones y en el último acuerdo,  la antigüedad.

Nos sentimos muy acompañados por los trabajadores en la tarea que realizan.

-¿En algún momento se sintió solo?

-No, siempre me sentí muy acompañado por la comunidad. Siempre. La función pública implica la soledad de la responsabilidad porque quien termina tomando una decisión, más allá de las consultas, es uno.

Pero yo he tenido una particularidad y es sentirme muy acompañado por los vecinos, por las instituciones, en cada lugar donde voy y eso en lo personal me ha reconfortado mucho y me ha dado la tranquilidad de las decisiones que he tomado.

Si bien soy alguien que rumia mucho las cosas antes de tomar una decisión, porque a veces pienso que el tiempo termina de ordenar algunas situaciones o que con más perspectivas se tienen más certeza,  al momento de tomar la decisión lo hemos hecho con absoluta convicción.

-¿Le gustaría ser candidato a vicegobernador?

-(Risas) Cualquier político siempre sueña con que la carrera pueda implicar un crecimiento. Siempre lo digo, me siento parte de este proyecto político que conduce el gobernador y no soy una persona que va a sentarse en paritarias con el gobernador.

No me voy a sentar a negociar nada, porque no corresponde. Y además es una decisión que le corresponde tomar al gobernador con la capacidad que tiene para hacerlo.

Y afortunadamente el justicialismo de Córdoba tiene muchos cuadros dirigenciales  que vienen pugnando por la renovación del peronismo. Pero no para cambiar lo que está, sino para asegurar la continuidad de lo que está.

Y creo que la fórmula que elija el gobernador va a ser la mejor para los cordobeses. Hoy mi cabeza está en la gestión y en la responsabilidad de conducir la ciudad durante otro período, si los villamarienses me lo permiten.

Pero, como hombre de ese proyecto político estoy abierto y disponible a lo que el proyecto considere oportuno.

Opiniones

Mauricio Macri

  Creo que ha sido un fenómeno que se dio por un contexto político y social y que no logró llevar a la práctica las expectativas y los sueños que generó ese proyecto político.

  Y hoy se encuentra en una encrucijada , creo que no pudieron o no supieron llevar adelante con actos lo que pretendían esos objetivos.

  Ojalá que el presidente pueda encauzar, en este año, esos objetivos. Nosotros no somos de poner palos en la rueda, el peronismo de Córdoba ha tenido una enorme responsabilidad institucional.

  Nunca hemos puesto un palo en la rueda, pero las responsabilidades corren por cuenta de quien las tiene que tomar.

Juan Schiaretti

  Creo que el gobernador, además de ser una persona a la que considero muy cercana, es un gran dirigente político y un gran técnico. Es una persona que sabe lo que hace, que se adelanta a los hechos y tiene un conocimiento en detalle de cada pueblo, de cada obra.

  Conoce y por eso toma decisiones acertadas y el pueblo hoy le da el apoyo a su gestión.

  Y la ciudad de Villa María va a tener que ser agradecida con la gestión provincial.

Me gusta

La actividad física, me hace mucho bien, estar con los afectos, leer.

Me divierte

Me encantan las actividades culturales y me divierten. El teatro es una pasión y me encantaría hacerlo. Me divertiría mucho actuar.

Me entristece

Además de las cosas personales, las pérdidas, me entristece la injusticia y la impotencia. Cuando uno palpa la injusticia, fundamentalmente en el rostro de los niños, me conmueve mucho. Por eso insisto en la educación.

Me enoja

Siempre me dijeron que soy muy tolerante, pero sí me enoja cuando uno planifica, dice, hace o prevé algo y después por alguna razón se encuentra un vericueto que cambia lo planificado. Si eso no responde a causas justificables sí me enoja mucho. Pero los que me conocen saben que cuento mucho más de 10 antes de enojarme.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Despidieron a 16 trabajadores en industrias del rubro alimenticio

Alexis Loudet

“En algún momento hubo una intervención desde lo militar, hoy hay una intervención desde lo judicial”

Mercedes Dagna

“Siento orgullo porque también represento a la Argentina”

Juan Pablo Morre