El Diario del centro del país

La Placita, imán de campeones

En la última década siempre hubo vuelta olímpica

La tercera final que se jugará el próximo domingo seguirá marcando la energía de partidos históricos que tiene Plaza Ocampo.

Es que durante la última década, más allá de los nombres de equipos, siempre hubo un campeón en el estadio municipal de Villa María.

En definiciones mano a mano, en el Clausura de 2009 se coronó Alumni y, de ahí en más, la Placita siguió con celebraciones variadas dentro del fútbol doméstico.

Meses después, en 2010, le tocó el turno a Deportivo Argentino, y al año siguiente hubo doblete inédito de Universitario, que repitió las vueltas olímpicas en el coloso local.

En 2012, el equipo que ganó el título en Plaza Ocampo fue Alem, por entonces dirigido por Antonio Mazzini, que le ganó la final a Rivadavia de Arroyo Cabral.

Precisamente, el Verde se tomó revancha en 2013, cuando fue campeón en la Placita ante el León.

En 2014, en pleno julio, Alumni volvió a gritar campeón en la Placita, al vencer a Universitario en el partido decisivo.

Al año siguiente, Yrigoyen de Tío Pujio se consagró en el Apertura y en el Clausura, todo con festejos en Plaza Ocampo y con Germán Vicario como técnico.

En el verano de 2016, Deportivo Argentino fue campeón ante San Lorenzo de Las Perdices.

Por otra parte, el campeón de 2017 en Plaza Ocampo fue Rivadavia, que igualó con Universitario y se coronó por ventaja en los goles de los partidos anteriores.

Precisamente, la que viene será la quinta definición a tercer partido desde 2011, cuando se implementó esta modalidad. De hecho, ya pasaron 15 campeonatos con esta definición y solo hubo cuatro que estiraron la decisión final.

Montiel se adueña del balón con autoridad. El experimentado arquero no tuvo inconvenientes

El color en Playosa

Cinco sombrillas en las tribunas, tal vez seis, intentaban resistir los 34 grados que no aflojaban. Casi 1.500 personas volvían a verse las caras, esta vez en la Casa Blanca, todos juntitos, bien cerca; pero no tanto como el ocho oriundo de Ticino, Lautaro Monje, lo marcó al 9, Dino Gagliese, durante los 90 minutos.

Mientras los primeros balones comenzaban a volar por los aires, la voz del estadio opacó los cánticos de las tribunas rogando por un auto blanco mal estacionado en las inmediaciones del pueblo. Pidió, con número de patente mediante, una vez, pidió dos, tres, cuatro ¡Hasta que finalmente dio con su nombre y lo dejó en jaque! Sí. El vecino lo fue a retirar.

Acomodados oportunamente, una decena de medios de comunicación comentaban y entremezclaban sus voces con la misma intensidad, danzaban al mismo ritmo como los papelitos lanzados por los albos.

Casi mil personas cortaron entradas por la puerta de ingreso del local. Sí. El pueblo estaba convulsionado. Casi 400 marcó el talonario de los albirrojos. Aunque, seguro fueron más, no hay que olvidar a los “miranda” que desde una terraza, un acoplado o en puntas de pie seguían el partido sin abonar el ticket.

Una de las tres encargadas de la caja, donde los copones y los choris volaban, le preguntó a un oficial: “¿No se lleva un llavero de Playosa?”, los cuales tenían un costo de 50 pesos y había de dos variedades.

Todas estas líneas son numerología, casi sin quererlo; pero el más grande fue el cero que desinfló hasta los globos rojos y blancos que habían traído los de la visita. Ahora, el domingo, sí tendremos a un equipo festejando con trofeo en mano: la cifra que falta y que entregará Plaza Ocampo.

D.R.

 

El árbitro

Claudio Chávez

Tuvo una actuación regular, manchada por la infracción que no observó dentro del área de Antón Troxler sobre Emanuel Coria, lo que era penal para Ticino. En el resto del juego se lo vio bien, con las amonestaciones y hasta cuando se lo intentó engañar, en la simulación de Bergese, pidiendo pena máxima, por una falta que no existió.

 

La figura

Lautaro Monje

Se mostró sólido desde la última línea de Atlético Ticino, ganando constantemente desde arriba, en el duelo ante Dino Gagliese. El juvenil le dio consistencia a la defensa albirroja, mostrando mucha actitud también para jugar este partido clave.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Comienzan las inscripciones de los programas centralizados

Daniel Rocha

El mundo recupera a su máxima figura

Mercedes Dagna

Rivadavia sumó el título anual

Daniel Rocha