El Diario del centro del país

La reforma laboral de hecho avanza

El secretario gremial de la CGT, Pablo Moyano, desmintió versiones sobre un acuerdo con el Gobierno en torno de las grandes líneas del proyecto de reforma laboral

Cartas – Opiniones – Debates – Los lectores también escriben

Desde hace varios años el Gobierno nacional viene alentando la reforma laboral en Argentina.

Hay que decir con todas las letras que esta reforma laboral que se busca aprobar legalmente en el Congreso es verdaderamente ruinosa para la clase trabajadora argentina.

No es una reforma para que se blanquee el gran número de activos que inescrupulosos empleadores tienen trabajando sin ser debidamente registrados y en clara infracción a los marcos legales vigentes.

No es una reforma para mejorar los convenios colectivos de trabajo ni para mejorar las condiciones dignas de trabajo, ni para nivelar hacia arriba los salarios ni para beneficiar al trabajador argentino.

Se trata de una reforma que buscará flexibilizar el trabajo en nuestro país; beneficiar a quienes no registran a sus trabajadores (premiando a quienes incumplen la ley), se trata de una reforma que buscará discutir convenios colectivos de trabajo y salarios a la baja, que buscará empeorar las condiciones de trabajo y que buscará avanzar sobre los derechos y conquistas obtenidos a lo largo de la historia por el movimiento obrero argentino, por figuras como Agustín Tosco, Atilio López, René Salamanca, entre otros.

Se trata de una reforma que pretende llevarnos a la era de hielo en materia laboral, es decir, a una suerte de esclavitud moderna.

El Gobierno nacional, si bien no ha logrado aprobar esta nefasta reforma en materia laboral, ha conseguido avanzar de hecho por actividades de forma sectorizada.

Han avanzado en flexibilizar las condiciones de muchos sectores, en los que por acción u omisión, algunos dirigentes que dicen ser sindicales han consentido que la reforma laboral en su actividad ya sea un hecho.

¿Los trabajadores piensan seguir sosteniendo en los sindicatos a personas que en vez de trabajar para el bienestar de sus representados se dedican a trabajar para su propio bienestar?

¿Los trabajadores están dispuestos a seguir perdiendo sus derechos y conquistas históricas en manos de dirigentes sindicales funcionales y genuflexos al poder político?

Los trabajadores deben dejar de criticar a esos dirigentes, y deben comenzar exigirles que cumplan la función para la que fueron elegidos por su voto en las elecciones.

Por suerte no son la mayoría. Hay muy buenos sindicalistas en la actualidad.

Ahora bien, el tema CGT merece también ser analizado.

¿Qué esperan los sindicatos argentinos para convocar urgente a elecciones y designar a un conductor que esté a la altura de las circunstancias en la CGT?

¿Hasta cuándo se va a seguir sosteniendo a los actuales dirigentes de la CGT, que no defienden para nada a los trabajadores y a los jubilados, ni cumplen su función, habiendo transformado a esta importante central obrera en una cáscara vacía de contenido, de convicciones y de acción gremial?

¿Cuántos trabajadores más tienen que perder el trabajo en el país por la inacción sindical de la CGT?

¿Hasta cuándo los jubilados van a seguir padeciendo la situación de indigencia en la que los tiene sumergidos el Gobierno actual, con jubilaciones de hambre, sin medicamentos y con recortes en sus prestaciones?

Señores de la CGT: si les queda algo de dignidad, den un paso al costado.

Señores dirigentes sindicales argentinos, defiendan enérgicamente a los trabajadores de este modelo antiobrero actual del Gobierno nacional (que es acompañado por varios dirigentes políticos que dicen ser de la oposición en distintas provincias), y que busca eliminar los derechos y conquistas de quienes representan.

Hay algunos sindicalistas que deben empezar a preocuparse por cumplir su rol para con sus bases, y dejar de andar sacándose fotos o expresando abiertamente su apoyo a políticos de turno.

La militancia política del dirigente sindical se debe hacer puertas afuera del sindicato.

Puertas adentro del sindicato, el dirigente sindical solo debe hacer política gremial.

Carlos Emanuel Cafure

Abogado laboralista

 

El Cispren y UTEM se solidarizan con despedidos del Hospital Pasteur y piden su reincorporación

El Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación (Cispren) junto a la Unión de Trabajadores de los Estados Municipales (UTEM) se solidarizan con los tres trabajadores despedidos del Hospital Pasteur y acompañan las acciones de nuestros compañeros y compañeras de la Unión de Trabajadores de la Salud, en defensa de las fuentes laborales.

Lamentablemente la precarización del trabajo sigue permitiendo al Estado, en este caso provincial, disciplinar a sus empleados, despidiendo con arbitrariedad y autoritarismo. Los despedidos del Pasteur tenían años de contrato y ni siquiera fueron desvinculados mediante telegrama como por ley corresponde, ni por causa alguna.

Resulta lamentable que quienes sostienen discursos sobre la justicia social, luego, en la práctica, dañen la dignidad de los más vulnerables y que utilicen formas irregulares de empleo para manipularlos. ¡Basta de despidos!

La ciudad toda conoce la importancia de los servicios del Hospital, como también de la necesidad de incrementar el personal del lugar. Ante estas necesidades la respuesta de las autoridades provinciales es el despido arbitrario de trabajadores con los cuales, por largos años, viene manteniendo una relación laboral precaria como en el caso de los contratos. Solicitamos la reincorporación de los/as compañeros/as despedidos/as.

Cispren y UTEM, Gremios de CTAA

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

“Educación por castigo”

Daniel Rocha

Hay que evitar una nueva trampa confiscatoria en el Presupuesto

Mercedes Dagna

Colegio para varones, según los psicólogos

Alexis Loudet