El Diario del centro del país

La solidaridad permitió que una vecina no corte su tratamiento

Las Iguanas Solidarias confirmaron la buena noticia

Lucha contra la enfermedad denominada lupus

Una vecina de Villa Nueva se enteró que desde este mes no le entregan más en forma gratuita uno de los medicamentos más caros que necesita. A raíz de esto se generó una movida desde ambas Villas mediante la que se pudo, momentáneamente, solucionar el inconveniente

Una movida solidaria logró solucionarle, al menos por los próximos meses, el problema de poder continuar con un tratamiento de salud a una vecina del barrio Ctalamochita de Villa Nueva.

La mujer en cuestión padece lupus, una enfermedad autoinmunitaria crónica y compleja que puede afectar las articulaciones, la piel, el cerebro, los pulmones, los riñones y los vasos sanguíneos de manera que provoca inflamación generalizada y daño del tejido en los órganos afectados.

Lucrecia Carlström es una de sus vecinas que se enteró que, en primer lugar, el medicamento que necesita cuesta $4.000 por caja y que la mujer, de quien prefirieron reservar su identidad por un propio pedido de ella, no puede costear ese gasto, más teniendo en cuenta que necesita tres cajas por mes y que no tiene obra social, por lo que debería desembolsar unos 12 mil pesos cada 30 días para poder llevar adelante el tratamiento.

A su vez, Lucrecia, quien integró Las Iguanas Solidarias, dio cuenta que “se hacía el tratamiento en el Hospital Córdoba y desde este mes le niegan la medicación desde la Provincia”.

Ante esto, puso manos a la obra y se generó una especie de “cadena solidaria” ya que mediante un posteo de la situación en sus redes sociales se empezó a generar un movimiento de favores que derivaron en una buena noticia.

De a poco fueron apareciendo personas que, por ejemplo, padecieron la misma enfermedad o que usan el mismo medicamento, pero en menos dosis, por lo que ofrecieron alguna caja de CellCept -micofenolato mofetil-, la droga que necesita.

Posteriormente, las propias Iguanas Solidarias tomaron cartas en el asunto y difundieron el inconveniente. Así, en menos de dos días, llegaron unas diez cajas, lo que le permitirá proseguir con su tratamiento por lo menos durante los próximos dos meses.

Algunos de los donantes prefirieron mantener el anonimato, otros se mostraron orgullosos de poder hacer llegar la ayuda. Anoche, pasadas las 20, le hicieron entrega de las cajas a la mujer.

 

La publicación de Lucrecia en sus redes sociales que disparó la movida solidaria en favor de su vecina del barrio Ctalamochita de Villa Nueva

El problema de fondo

La solución parcial o momentánea se generó de la mano solidaria de villamarienses y villanovenses para que por lo menos hasta marzo la vecina no se tenga que preocupar por no poder seguir con el tratamiento de su enfermedad.

Pero, en realidad, el inconveniente se generó porque de un día para el otro, le dijeron en el Hospital Córdoba que no iban a seguir cubriéndole el tratamiento.

Lucrecia contó que “le dijeron que esa medicación es solo para la gente que está por ser trasplantada renalmente, que a otro tipo de paciente no se la dan” por lo que desde este mes ya no la abastecieron más de micofenolato mofetil.

“Esta medicación se la venían dando. Desde 2016 padece esta enfermedad y se lo cortaron. También tiene otra medicación, toma unos 5 medicamentos, pero este que es el más caro no se lo dan”, destacó Lucrecia, quien está en permanente contacto con su vecina y quien inició la movida solidaria.

“Lo que tenemos que conseguir es que alguien meta el trámite en Nación para que quede como paciente crónico y pueda conseguir la medicación cada vez que la necesite”, advirtió y agregó que “a ella nadie le da bolilla, ahora estamos tratando de agilizar los trámites, porque había expedientes hechos, para que se apure y llegue a Nación”.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

“La actuación que está teniendo la Justicia me ayuda a curarme”

Noemí Bramardo

Dos jefas de familia no pueden afrontar una multa de EPEC

Daniel Rocha

Un tercio de los alumnos de la UNVM aprobó solo una materia

Alexis Loudet