El Diario del centro del país

La Uni lo perdió contra sus nervios

Barengo impacta la pelota para estampar el 1 a 1 que entusiasmó a Universitario; de igual modo, en la parte final, Atenas encontró otra ventaja y logró el triunfo que le aseguró el boleto y el primer puesto

FEDERAL – Centro – Zona 7 – Penúltima fecha

En una noche complicada por tarjetas y un gol tempranero, Universitario cayó por 2 a 1 frente a Atenas de Río Cuarto en condición de local y complicó considerablemente sus chances clasificatorias

Escribe Daniel Rodríguez

Fotos Víctor Alvez

 

En Plaza Ocampo, La “Uni” fue víctima, indudablemente, de sus nervios. Es que desde los 20 segundos de juego la visita le tiró un baldazo de agua fría que caló hondo en los dirigidos por Joselito Bernadó.

Aún cuando los equipos no salían de los vestuarios, tras el pitazo inicial de Flores Roig, Blas Farchetto corrió hasta casi el fondo de la cancha y habilitó Brian Ferreyra que solo tuvo que empujarla por el segundo palo y desatar la locura del puñado de hinchas que habían venido desde el sur de la provincia. En la platea no lo podían creer y un mutismo se apoderó de la atmósfera que se tornó densa ante la desagradable sorpresa.

El tanto inicial (por supuesto) generó incertidumbre por el lado de los académicos ya que no estaba en sus planes encontrarse de cara con un inicio notoriamente adverso.

Por esa misma cuestión, en búsqueda de empardar el pleito, los anfitriones se adelantaron un par de metros, pero el resultado fue exponerse mayormente a un elenco Albo que no dejaba de atacar en profundidad con cinco jugadores en su mediocampo abasteciendo a dos delanteros (los volantes cumplían, tal vez, una triple función).

Rubén Villarreal, casi dueño de la mitad de la cancha, encaró varias veces y logró suministrarles ocasiones a Ferreyra y Farchetto que se apostaron en los últimos metros con deseos de hacer mover nuevamente los piolines. Es importante destacar que la cifra no aumentó por una esmerada actuación del arquero Simón Mellano que se replicó en el segundo acto y mantuvo con vida a los suyos.

Los dueños de casa también tuvieron sus posibilidades, ya que los dirigidos por Antonio Carnielli habían plantado tres en el fondo que quedaban mano a mano en cada réplica. En ese mismo marco, Lucas Barengo y Mauro Fuente, siempre acompañados por una buena faena de Bustamante y Fabián Martínez (antes de ser expulsado), tuvieron varias chances, pero Santiago Domínguez, guardián del arco de los de Río Cuarto, supo preservar la victoria transitoria.

Casi al final del primer acto se irían un jugador por bando. Tras una jugada polémica en la que Juan Acosta fue derribado en el área, el árbitro Flores decidió no hacer lugar al reclamo de la pena máxima; lo que desató la ira de los de la Universidad. En medio de un tumulto dos jugadores terminaron yéndose a las duchas: Fabián Martínez, que había sido amonestado anteriormente y Xavier Abba en los riocuartenses.

Aún así, tras el córner enviado por el penal no cobrado, Matías Bustamante lanzó una pelota que fue interceptada primeramente por Falco y finalmente empujada por Barengo. Fue un desahogo porque las cosas volvían a estar como al principio. Caía el telón y el partido se armaba.

 

Segunda etapa

Después de la “hecatombe” reingresaron diez contra diez. Los de la visita, llamativamente, siguieron manteniendo su triple mullara en el fondo. De igual manera, tal decisión les generó su rédito porque al minuto, a los once y a los doce, Mellano volvió a lucirse sacándole pelotas que claramente buscaban destino de red a Dutto, Albornoz y al propio Ferreyra.

En cierto punto, Universitario, que había logrado empatar; mostraba sus ansias de conseguir una victoria que no lo aleje tanto de los puestos de vanguardia. Producto de eso al inicio ya mostraba su inquietud y en el segundo tiempo exponía la prisa por un resultado favorable. Sin dudas esa cuestión lo terminó haciendo permeable a los contraataques. A los 23, Ferreyra volvió a “picar” soledad para enfrentarse mano a mano con Mellano, pero Juan Acosta (quien no puedo alcanzarlo) lo golpeó de atrás y recibió la roja sin atenuantes.

En el banco, Bernadó hizo ingresar a Nicolás Gayoso, pero no le alcanzó para fortalecer el poder ofensivo. Tanto va el cántaro a la fuente que en ese mismo espacio donde estaba el recién expulsado Acosta, el recién ingresado González (valga la redundancia) trepó casi 25 metros con el balón dominado y definió fuerte y al centro ante un arquero que nada puedo hacer esta vez.

Fue 2 a 1 y los de la casa de altos estudios sufrieron este golpe como un mazazo ya que no habría tiempo para empatar (a pesar de las ganas). De igual modo, los villamarienses aún conservan posibilidades matemáticas y deben agradecer a “San Mellano” no haber sufrido mayor veces la caída de su arco (también es importante destacar el desempeño de Picotti y Daniel Berterame que colaboraron frente a los embates del elenco rival).

Es importante mencionar que producto de la fricción de un encuentro de tal envergadura, varias jugadas de roce dentro del área generaron un reclamo airado desde el banco de suplentes del dueño de la localía.

Ahora, solo resta esperar la última fecha de su zona y tragar saliva.

 

La figura

Simón Mellano

El “uno” del local fue vital para que la derrota no fuera más abultada. Sobre todo en el segundo tiempo cuando tupo tapadas importantísimas.

 

El árbitro

Juan Ignacio Flores Roig

Polémica actuación. A veces utilizó correctamente las tarjetas, en otras le faltó mostrarlas.

Fue criticado por los locales al considerar que hubo ocasiones donde debiera haber pitado penal.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Exitoso cierre del “Lucas Golf”

Juan Pablo Morre

Notable triunfo de Gerardo Gómez

Mercedes Dagna

Los árbitros de la penúltima fecha

Alexis Loudet