El Diario del centro del país

La vergel junto al dique

INVENTARIO/Córdoba/Villa Ciudad Parque

 

Escribe: Pepo Garay (Especial para El Diario)

 

1) Bosques y playas: Villa Ciudad Parque es una preciosa aldea preñada de arboledas y aura serrana que se estaciona unos 200 kilómetros al noroeste de Villa María. Separada del dique Los Molinos por unos pocos campos, el pueblo se expande a lo largo de un boulevard boscoso, uno de sus rasgos más distintivos. Aquí y allá, el visitante encontrará una buena oferta de cabañas y casas quintas para alquilar a los largo del año.

Con todo, es el verano donde más se aprecia la traza del municipio, de la mano de los aromas en flor que lanzan los árboles y sobre todo de las playas que bañan las costas del río Los Reartes (la localidad homónima está justo del otro lado).

Allí, bañistas disfrutan a pleno de los bancos de arena, ollas y piedras bien típicas de la región, lo mismo que en el cercano río del Medio (ubicado unos pocos kilómetros al norte, cuando se une con Los Reartes y juntos van a morir al dique).

 

2) Dique Los Molinos: Los Molinos es acaso el dique más lindo de toda Córdoba, y por eso y otras cosas merece un párrafo aparte. Ya se dijo de su vecindad con Villa Ciudad Parque, característica que lo convierte en un atractivo propio del poblado.

Custodiado por algunos restaurantes y casas de artículos regionales donde parar a disfrutar los quesos y salames artesanales, el espejo de agua ofrece unas postales fantásticas de este punto del mapa, donde el Valle de Calamuchita y el Valle de Paravachasca se dan la mano.

El circuito en zigzag con vistas al lago ya justifica el traslado. Con todo, vale la pena descender a la costa para darse un buen chapuzón, navegaren en bote a vela o kayak, pescar o simplemente pasear por el gigantesco murallón (de casi 260 metros de longitud y 60 metros de altura).

 

3) Bodegas y viñedos: de un tiempo a esta parte, la localidad del norte del Valle de Calamuchita ha ido haciéndose conocida por su vino, que se realiza en un puñado de bodegas locales. Por ahora son dos: Famiglia Furfaro y Finca Vista Grande.

En ambas, el viajero podrá conocer los secretos de la elaboración de tintos y blancos, con un paseo guiado por los instalaciones. También, admirar los paisajes con fondos montañosos de la región, cortesía de la cadena de las Sierras Grandes.

 

Miniguía: Ubicación: norte del Valle de Calamuchita. Distancias: 205 kilómetros al noroeste de Villa María. Población: 1.000 habitantes.

 

4) Flora y fauna para admirar: otras actividades que va ganando adeptos entre los turistas que llegan a Villa Ciudad Parque es el avistaje de flora y fauna. Vale la pena salir a perderse por senderos y bosques, contemplando pinos, cipreses y eucaliptus, pro sólo nombrar algunas especies traídas por los pioneros (muchos de ellos centroeuropeos, amigos o familiares de fundadores de sitios “hermanos” como Villa General Belgrano o La Cumbrecita).

En lo que respecta a fauna, destacan especialmente las aves: pájaros carpinteros, zorzales, picaflores, loros, bandurrias, chingolos, teros e incluso halcones peregrinos.

 

5) Cultura viva: en términos culturales, el pueblo también tiene atractivos para tener en cuenta. El ambiente relajado, bohemio y casi hippie ya es uno. Otro es el Museo del Carruaje El Tacú, con cantidad de vehículos de este tipo utilizados principalmente a lo largo del siglo XIX. La completa colección incluye desde diligencias hasta coches fúnebres, además de fotografías de la época y objetos relacionados.

En tanto, el Vivero Medicinal Doña Pabla enseña sobre otra de las facetas de la región. El recorrido por el lugar es guiado por la célebre Pabla Olsina, quien durante la caminata enseña sobre las distintas hierbas medicinales autóctonas, la forma de cultivarlas y cuidarlas, y para qué sirven.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Se adelanta el Carnaval

Alexis Loudet

Noviembre muy musical

Daniel Rocha

Mucha agua, mucho verde, mucho embrujo

Alexis Loudet