El Diario del centro del país

Las mujeres asesinadas por hombres, “presentes” en la Vigilia por la Memoria

El intendente de Villa María, Martín Gill, fue una de las cuatro personas que fueron invitadas a descubrir el “Banco Rojo”, situado en la costanera entre calles Catamarca y Santa Fe

Día de la Memoria – En vísperas de un nuevo aniversario del golpe militar se descubrió

el “Banco Rojo” que trae a la memoria a las víctimas de femicidios

La juventud fue la principal asistente a los actos a 43 años del inicio del horror de la última dictadura cívico militar

Jóvenes, muchos
de la
Universidad, fueron el grueso de la asistencia a una jornada emotiva

Uno de los rasgos particulares de la concentración, movilización y Vigilia en vísperas del Día de la Memoria ayer en Villa María pasó por el descubrimiento del “Banco Rojo” en la costanera en memoria de las mujeres asesinadas por la violencia machista.

El banco se encuentra a metros de la calle Catamarca, frente a los monoblocks. Es el primero en la ciudad, a instancias de una idea que viene de Italia, impulsada por Elisa Mottini.

Daniela Chávez, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), precisó que hay más de 300 bancos en el país, siendo Córdoba la provincia con mayor cantidad. En Italia hay 20, comparó. Y recordó que el primero en la Argentina fue habilitado por la familia de Wanda Taddei en un hospital de Buenos Aires.

“En memoria de las mujeres asesinadas por quienes decían amarlas”, dice la leyenda que lleva el asiento villamariense. En el piso colocaron imágenes de víctimas de la ciudad como Alicia Copa y Tamara Córdoba, como así también de Angeles Rawson, Candela Rodríguez y Nora Dalmasso. Estuvo la de Mariela Bessonart, que está desaparecida desde 2005.

Chávez -impulsora de su instalación en esta localidad – contó a El Diario que el lugar elegido tiene que ver con la cantidad de personas que transitan diariamente por la ribera, lo que dará visibilidad al espanto de las mujeres que mueren asesinadas por hombres.

Al hablar en el sencillo acto que se inició cerca de las 22, la militante destacó que hay más de 300 niños y niñas que quedaron huérfanos porque un hombre mató a sus mamás. El 67% de ellos y ellas tiene menos de 18 años de edad.

El intendente Martín Gill, el jefe de Gabinete de la Municipalidad, Héctor Muñoz, Chávez y Omar Toscano, presidente de la APDH, fueron quienes descubrieron el “Banco Rojo”.

Luego, la escritora y narradora Alicia Perrig puso la piel de gallina a los presentes con su texto, que finalizó enfatizando: “Solo pedimos que no nos maten, ¿será mucho pedir?”, demandando a las autoridades que tomen cartas en el asunto.

Después, Gill indicó que “las palabras sobran cuando podemos ver las fotos” de las mujeres víctimas que “siguen reclamando justicia”.

Inmediatamente después, la asistencia continuó su marcha (había llegado hasta allí proveniente de la Medioteca, donde se iniciaron las actividades a la tarde) hacia el Reloj de Sol, donde se recuerdan a las víctimas de la última dictadura cívico militar.

Ese encuentro también fue inaugurado por Chávez, quien leyó una carta de familiares de Alicia Copa en la que cuentan que no pudieron acceder a lo que establece la Ley Brisa (dirigida a hijos e hijas de víctimas de femicidios) porque a dos años del crimen no han accedido a la resolución judicial.

Más tarde hubo canto y guitarra con Josué Cordero y Pablo Montoya, entre distintos oradores, que seguían al cierre de esta edición.

En la vereda, banderines distinguieron sucesos de la última dictadura, como los secuestros, desaparición y muerte de Ester Felipe y Luis Mónaco.

La juventud fue la que motorizó la movilización de ayer, ya que resultó mayoría en los eventos que demuestran que no hay olvido para la tragedia colectiva que significaron las atrocidades cometidas por la última dictadura cívico militar en la Argentina.

 

Presentes

Banderines colocados en la vereda de Naciones Unidas y costanera recordaron hitos de la última dictadura, como la muerte y desaparición de Ester Felipe y Luis Mónaco, secuestrados por los militares en Villa María.

 

Imágenes que piden justicia

“Quien ama no mata, no humilla ni maltrata”, fue una de las leyendas que acompañaron las imágenes de las mujeres víctimas de la violencia machista, abajo del “Banco Rojo” inaugurado anoche.

Entre las fotografías estuvo la de Mariela Bessonart, desaparecida el 28 de septiembre de 2005 en Villa María. El caso tiene un único acusado, su expareja Rodolfo Delpino. El expediente fue elevado a juicio, pero no tiene fecha de realización.

También estuvo la imagen de Tamara Córdoba, cuyo juicio acaba de finalizar, con la prisión perpetua para Alan Barrios.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

El salario va a las escuelas

Daniel Rocha

“No me parece la opción más feliz”

Juan Pablo Morre

“No hay un detenido pese a que fueron nueve las personas que lo atacaron”

Juan Pablo Morre