El Diario del centro del país

Libros tirados, no

Cartas – Opiniones – Debates – Los lectores también escriben

Hoy aparecieron cinco cajas llenas de libros viejos en la zona del estacionamiento de la Biblioteca y Medioteca Municipal y Popular Mariano Moreno Villa María. El material bibliográfico tenía muchos años de antigüedad -había títulos con más de 100 años-, de diversas materias y géneros (sobre todo de Contabilidad, Administración y Matemática). Pero las cajas no contenían dato alguno que permitieran identificar a los donantes.

Realmente los ejemplares hubiesen sido de suma utilidad para incorporarlos a la Biblioteca. Pero se encontraban en muy mal estado: cubiertos de hongos, ácaros, insectos y polvo, algo propio del paso de los años, pero también de la falta de cuidado del material.

Por ello, la crítica es hacia la actitud de quienes decidieron tirar esas cajas en vez de donarlas como corresponde. Porque es evidente que no tuvieron la intención de hacer llegar ese material para que la Biblioteca pueda “rescatarlo”, procesarlo, guardarlo y reutilizarlo en beneficio de sus usuarios. Era clara la idea de sacárselos de encima, liberarse de la basura de su casa y dejarla a la deriva, a ver si en la Biblioteca se hacían cargo. Y lamentablemente la Biblioteca debió hacerse cargo, pero de descartarlos y tirarlos, porque los libros no servían.

Afortunadamente en la Biblioteca recibimos permanentes donaciones de usuarios, vecinos en general e instituciones que se acercan y nos dejan material, y son muy bienvenidas. No descartamos nunca las donaciones, porque resultan un aporte muy importante para el crecimiento de la colección. Casi siempre nos llegan cosas muy interesantes. Pero sí se descartan las cajas con libros rotos, ajados o con hongos o muy desactualizados, como estas que nos dejaron hoy.

Ese material se tira porque no le sirve a la Biblioteca y no le sirve a nadie. En nuestro caso, somos una Biblioteca pública, nuestra colección permanentemente se va actualizando y evaluando para sacar el material desactualizado, con un proceso de expurgo muy minucioso que incluye un estudio de las obras antes de descartarse.

La Biblioteca también pone muchas energías en la restauración de los materiales. Todo lo que es local se conserva, así el libro esté hecho pedazos, y se guarda en el Reservorio ubicado en el tercer piso. Las obras repetidas van a otra parte que se llama Biblioteca 2, y el material que supera los 100 años se ubica en el Tesoro.

Por todo esto, lo que quiero pedirle a la población, como miembro de la Biblioteca, es que si alguien quiere donar libros que lo haga, por más viejos que sean, pero que sea material útil, que sume, que realmente signifique un aporte histórico. Y las donaciones siempre deben hacerse por la vía correspondiente, ingresando al edificio y consultando a los bibliotecarios. También se puede preguntar por teléfono, al 4528353, o por las redes sociales.

Resulta muy ofensivo, un desprecio, para la Biblioteca y todos los villamarienses que usamos sus servicios, y para quienes trabajamos todos los días para que la institución brinde mejores servicios, recibir basura, producto del descarte en lugar de libros, donados con el espíritu de colaborar.

Luis Cecchini

Biblioteca y Medioteca Mariano Moreno

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

“Tenemos la intención de participar”

Mercedes Dagna

Diálogo con los hombres de mi tiempo…

Daniel Rocha

Hay que evitar una nueva trampa confiscatoria en el Presupuesto

Mercedes Dagna