De lo individual a lo grupal: una modalidad terapéutica para adultos mayores

La presencia de varias personas reunidas con un objetivo, establece un espacio de encuentro, moviliza diversas formaciones y procesos psíquicos
La presencia de varias personas reunidas con un objetivo, establece un espacio de encuentro, moviliza diversas formaciones y procesos psíquicos

Escriben: Carolina Porello (Lic. en Psicología MP 5831) y Sonia Espíndola (Lic. en Psicología MP 3270)

La sociedad de hoy enfrenta un acontecimiento de dimensiones altamente significativas como es el envejecimiento de su población. La cantidad de personas viejas es de tal magnitud, que ha pasado a ser un tema de gran interés para los distintos países y sus respectivos gobiernos.

El aumento de las personas de más de 65 años en las distintas comunidades no sólo interesa porque da lugar al envejecimiento de la población, objeto de estudio de la demografía, sino que inciden en la economía, en la sanidad, en la cultura, en la política, en la Sociología, en síntesis incide en todos los aspectos que se relacionen de una u otra manera con la vida humana.

La presencia de población vieja en la sociedad no tiene antecedentes históricos sino que pertenece a los finales del siglo veinte y caracterizará el curso del siglo veintiuno (Vejez: Aspectos biológicos psicológicos y sociales. Segunda Ed. Córdoba. María A Cornachione Larrínaga. Editorial Brujas. 2013)

Es a partir de este momento que se inicia una nueva demanda: ocuparnos de satisfacer las necesidades de este nuevo grupo etario, donde ya no sólo se necesita de la familia sino también políticas de estado acordes a las demandas, como también emprendimientos privados, tendientes a la apertura de nuevos espacios que atiendan a las características de las personas mayores insertas en esta realidad sociocultural. La situación grupal, la presencia de varias personas reunidas con un objetivo, establece un espacio de encuentro, moviliza diversas formaciones y procesos psíquicos. Emociones, representaciones, afectos, acciones y pensamientos se ponen en movimiento y pueden ser diferentes de aquellos que surgen en la cura individual.

La integración de los adultos mayores en un taller terapéutico:

1) Mejora el humor.

2) Crea nuevos vínculos.

3) Genera sentimientos de autoestima.

4) Estimula la iniciativa.

5) Abre la posibilidad de participar en actividades nuevas.

6) Comparte vivencias con gente de su misma edad.

7) Pone en contacto con individuos del sexo opuesto no familiares.

8) Permite participar en un ámbito de sana recreación.

9) Fortalece la intención de adoptar medidas preventivas de salud.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus