El Diario del centro del país

Los abrazos son una terapia muy barata

Mejorarían el estado de ánimo y sus efectos durarían más de un día

Estudio del estrés

La ciencia lo confirma: los abrazos nos ayudarían a sentirnos mejor cuando tenemos un mal día, incluso más que las palabras de aliento

Escribe: Maribel Barros (Yahoo!)

Para nosotros, los latinos, los abrazos son cosa de todos los días. En general abrazamos siempre a las personas que queremos, y para festejar a alguien, pero sobre todo para acoger y acompañar. Ahora, un nuevo estudio, respalda la ventaja de los abrazos en el estado de ánimo.

De acuerdo con Michael Murphy, investigador posdoctoral del Laboratorio para el Estudio del Estrés, la Inmunidad y las enfermedades de la Universidad Carnegie Mellon, “un comportamiento sencillo y directo, como el abrazo, podría ser una forma efectiva de apoyar tanto a hombres como a mujeres que están experimentando conflictos en sus relaciones.

Y es que Murphy es el coautor de un nuevo estudio que descubrió que abrazar aumentaría las emociones positivas, especialmente durante los días en los que tenemos problemas, además de reducir las negativas.

Sin importar género, raza, edad, estado mental o número de interacciones sociales al día, los abrazos tendrían un impacto medible, y sus efectos positivos durarían hasta el día siguiente de haberlo recibido.

En pocas palabras, los investigadores asociaron los abrazos con el hecho de tener un mejor estado de ánimo y menor estrés. Sugieren que este tipo de apoyo, que incluye el tacto directo, sería más efectivo que solo las palabras de aliento porque haría a las personas “sentir que realmente le importan a alguien más y que además está ahí para apoyarlos sin juzgarlos”.

Pero los abrazos tendrían otras ventajas, según la ciencia:

Relajarían los músculos. Al dar un abrazo se libera tensión, se produce oxitocina, la hormona responsable de la sensación de unión y bienestar para con otras personas, tanto que se ha demostrado que las mujeres más abrazadas por sus parejas tienen niveles más alto de esta hormona. Además, reduciría el estrés.

Mejoraría el sistema inmune y combatiría enfermedades. Fue en 2014 que un estudio de la Universidad Carnegie Mellon descubrió que las personas que recibían más abrazos serían menos susceptibles a enfermar de gripe común. Los investigadores sugieren que además de reducir el estrés, estas personas se sentirían emocionalmente apoyados, lo que les facilitaría enfrentar el frío mejor.

Ayudaría a la salud del corazón. Se ha comprobado que los abrazos reducirían el ritmo cardiaco y la producción de cortisol, la hormona del estrés. Pero, además, se ha demostrado que los abrazos también reducirían la presión arterial.

Reducirían la ansiedad y mejoraría la autoestima. Un efecto de los abrazos es que estimulan la producción de dopamina, un neurotransmisor que controla los centros de placer y recompensa del cerebro.

Quienes padecen de ansiedad, Parkinson y depresión suelen tener niveles bajos de ésta, y se ha demostrado que los abrazos les ayudarían.

 

¿Cuántos abrazos hacen falta al día?

Para esto todavía no hay una respuesta científica y se dice que serían los necesarios los que sea que te hagan falta.

Sin embargo, Virginia Satir, una terapeuta familiar, llegó a expresar que harían falta al menos cuatro abrazos diarios para sobrevivir, ocho como mantenimiento y 12 para que haya crecimiento.

De todos modos, son un recurso gratuito, y a mano de todos.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Llega el verano: qué tener en cuenta en bebés y niños

Daniel Rocha

Los recursos actuales para quitar tatuajes

Daniel Rocha

“La mortalidad por cáncer de mama viene disminuyendo”

Noemí Bramardo