El Diario del centro del país

Los acordeones con lujo internacional

El destacado músico entrerriano Aldo Taborda, con premios en el exterior, actuó junto a su conjunto

Anoche en el Centro Favio – El festival contó con la participación de Aldo Taborda y músicos locales y de la región

Debido a la lluvia, la 15ª edición se realizó bajo techo en un salón colmado

El clima conspiró esta vez con la realización del 15º Festival del Acordeón el cual, como estaba previsto en dichas circunstancias, se trasladó desde la explanada al Monumento a San Martín hacia el interior del Centro Favio.

Allí se desarrolló la grilla anunciada por Cultura días atrás con acordeonistas de nuestra ciudad, de San Francisco (Pozo del Molle que no pudo llegar por complicaciones por la lluvia) y de la región, además de la apertura con la Big Band dirigida por Sergio “Pelado” Alonso.

El plato fuerte de la velada contó con la participación especial del acordeonista de talla internacional, el entrerriano Aldo Taborda, quien se presentó junto a su cuarteto instrumental.

El músico, que obtuviera el tercer puesto en el Mundial del Acordeón en 2013 en Italia, demostró su virtuosismo y ductilidad no solo sobre las sonoridades litoraleñas, sino sobre una amplia gama de estilos.

Josecito Berardi, quien actualmente lidera al Cuarteto Popular del recordado Oscar Lucarelli (conjunto que estuviera programado al cierre de la velada), destaca esa singular versatilidad en Taborda: “Tiene una apertura tan particular que participa habitualmente de las grandes Fiestas de Disfraces en Paraná, donde todo disfrazado toca el acordeón mientras un deejay le hace ritmos al lado para hacer música electrónica. También, versión que grabó de ‘Milonga de mis amores’ se usó en una película de España. Es así de importante”.

 

“La labor de Lucarelli fue importantísima”

Consultado sobre el estado actual del instrumento aerófono llegado a estas latitudes con las corrientes inmigratorias europeas del Siglo XX, Berardi precisó que “en estos momentos no hay un auge de nuevos valores, más allá de los solistas jovencitos como Antonio Nalino y Renzo Mattio, quienes fueron alumnos de Lucarelli”. Por tal motivo, quien también fue un discípulo dilecto de Oscar, subrayó: “Su labor como docente fue importantísima para la ciudad y la región porque no había nadie que lo enseñara”.

“Ahora, quien desea estudiar el acordeón se va a Córdoba o se consigue un maestro particular de algún modo. Lo que sucede es que el instrumento no está reconocido por los conservatorios en nuestro país, que tienen una formación clásica. Sí se lo estudia en los conservatorios de Europa; aquí se lo incluye, pero en la música popular. Te digo como dato: “Los tangos que grabó Gardel en las últimas películas en Estados Unidos con orquestas yanquis, incluyeron acordeones, no bandoneones. Así que imaginate lo adelantados que estaban ellos”.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Caruso presentó su propuesta gremial para los entrenadores

Alexis Loudet

Rodríguez en Cosquín

Mercedes Dagna

Rosso auguró un “año difícil” para el ámbito universitario argentino

Mercedes Dagna